domingo, 12 de septiembre de 2010

¿Te preocupas? ¿De que? ¿Para que?

La preocupación aunque es común que mucha gente la experimente, no siempre es necesaria. Cuando la propia vida, o la de otros a los que amamos está en peligro es normal no sentirse bien, preocuparse, esperando el resultado de todo lo que hagamos por ellos, aún cuando los tengamos también bajo control y cuidado de profesionales idóneos.Se define como,... el tener la mente ocupada, pensando de una manera que genera sentimientos de inquietud, temor, intranquilidad. Pudiendo producir otros efectos como: ansiedad, angustia, estrés, insomnio etc. La preocupación tiene origen con referencia a: personas, cosas o situaciones determinadas.

No soy indiferente sobre lo que sucede en muchas partes, al contrario, soy sensible o duro según la situación. Muchos dicen que siempre hay algo con que preocuparse. En esa parte no estoy de acuerdo opino que, siempre hay algo de que ocuparse. A veces, hay que desprenderse emocionalmente (eso no es fácil de aprender, para quien no lo sabe) sin dejar de dar lo mejor de si mismo, para ver, analizar,con mirada objetiva como lo haría un cirujano médico(galeno). El sentido de la “preocupación” es ocuparse sobre la causa que la motiva, el diligenciamiento para que se resuelva, mediante la acción propia, derivación o trabajando de manera conjunta con terceros idóneos. No cabe duda que hay problemas, conflictos muy complejos, que requieren el análisis de asesores especializados. Pero sin querer herir susceptibilidades, mucha gente se preocupa, se hace problemas por cosas que son simples,básicas (aunque ellas no lo sientan así).

¿Que sentimientos complican nuestras vidas? preocupación por uno mismo, egocentrismo, exceso de preocupación por otros etc. Toda emoción llevada al extremo no termina bien.Los sentimientos tóxicos, negativos, hacen que uno se sienta mal, actué, reaccione como reacciona, afectándose a si mismo o a su entorno. El que recibe un daño (o se lo provoca por excesos o desconocimiento), ya sea emocional, mental o físico, podría afectarse, pudiendo perder el equilibrio emocional, cayendo en tristeza, desánimo, frustración, enojo, en muchos casos llegar a pasar de víctima a victimario, con lo que no tiene paz interior para continuar en plenitud la vida, que es bella a pesar de los sinsabores que pueda tener." Los que tienen fe en Dios, u otra creencia en algo superior a ellos mismos, comparten con Él su preocupación dejándola en sus manos, sobrellevando más serenos la espera".

El tema es solo una reflexión desde mi punto de vista. No dejes de tener en cuenta que los estados de ánimo alterados, deben consultarse con médicos, porque también podrían deberse a causas neurológicas, u otras que requieran tratamiento. "Estar bien es una necesidad tuya, ya que no solo te afecta a ti sino que también a quienes amas y te aman"

Te saludo y doy la bienvenida. ¿Te preocupas mucho? ¿Qué opinas? Contesta una pregunta si gustas... ¡no es necesario que todas!

Nota: este post lo edité ayer y lo reedité hoy 13 de septiembre,...no debo escribir cuando no cuento con el tiempo para expresar con claridad mi pensamiento, me disculpo por haberlo hecho antes de hora. El desarrollo es un tanto complejo, para leerlo con ligereza y quizás más aún interpretar lo que expongo en él.

8 comentarios:

María dijo...

Hola, Migue, ¡qué bueno volver de nuevo a leerte! un tema muy interesante.

Te dir´que yo soy una persona bastante preocupada de las cosas, me gustaría no serlo tanto, pero es mi forma de ser, y es que, hasta que no soluciono un problema, mi mente no para, y mi interior no descansa, una vez solucionado, me quedo agusto, pero como la vida es un camino, siempre hay preocupaciones, porque luevo vendrá otra y otra, así que me paso la vida preocupada.

Quizá sea debido a que soy muy sensible y todo me afecta, y porque me ahogo en un vaso de agua, me gustaría tener más fuerzas y ser de otra manera que me diera igual todo o casi todo, pero nada, ese es mi gran defecto y mi debilidad.

Este tema dá mucho dialogar, por lo que, volveré por aquí en otro momento.

Un beso.

Migue dijo...

María,eres como eres,solo unos pequeños ajustes que están en tus manos necesitarás. Eres apasionada trabajas duro hasta dejar terminada/o una situación,problema,cuando queda solucionada,
quedas conforme empezando con otra.¡Eso es normal y bueno!tampoco te ahogas en un vaso de agua,ni eres débil, eres fuerte ¡Te ocupas en resolver!No vives "preocupada",congelada en el problema. Si todo o casi todo te diera igual no serías la María que eres,una mujer muy querida respetada por familiares,amigos,entorno afectivo,laboral.

Tienes alma sensible,pero guerrera,sacas las uñas con razón cuando te atacan sin razón.Tan solo mira un poco tu vida,si,...tal vez debes acomodar prioridades,bajar unos cambios,dedicar un poco mas de tiempo a lo que más te guste a ti,no siempre debemos vivir más para los otros que para nosotros mismos.Cuando te cansas, quieres ser de otra manera, pero vuelves a la carga sin cambios de actitud (a no quejarse entonces,hay q aprender a cambiar algunas cosas)

Tendrás más fuerza si llevas menos peso.Vuelve más tranquila en otro momento,lee mi comentario detenidamente,reflexiona el contenido y sigamos dialogando porque el tema da para seguirlo un poco más.

Un beso amiga.

40añera dijo...

Yo he pasado años preocupada ka salud de un ser amado, pero me perdia en esa preocupación los momentos más hermosos de la vida los pierdes y ahora digo: si el problema tiene solución ¿para que te preocupas? y si no tiene solucion para que te preocupas?
En cuanto al mundo arrima el hombro pero sin preocuparte,
Saludos

Migue dijo...

Hola 40añera,cuando estabas junto al que amabas estando enfermo,te ocupabas de él ésto debía hacerse sin "preocupación",de manera que los momentos hermosos pasados,aún en esa circunstancia,se disfruten,no se pierdan. "La preocupación no tiene sentido",como en forma corta lo dice la frase que has escrito.
Gracias por el consejo,arrimaré el hombro,sin preocuparme.(ni que me quite el sueño)
Un saludo,amiga.

María dijo...

Hola, de nuevo Migue:

He vuelto a leer, otra vez, el post, ya con las nuevas modificaciones, y como te prometí el otro día que volvería, aquí estoy de nuevo.

En primer lugar decirte que tienes alma de psicólogo ¿te lo dije alguna vez? es que desde que conozco tu blog siempre lo pensé, quizá esté en lo cierto, o no, no lo sé, pero lo que te quiero decir es que has acertado plenamente en tu respuesta a mi comentario respecto a mí, porque así soy, realmente.

Cuando tengo alguna preocupación me bloquea, me paraliza y no me deja ni hasta dormir, intentando hallar una solución, pero que no sólo llamo problema a lo mío, sino, a los problemas de las personas cercanas.

Yo creo que nadie puede llegar a sentirse indiferente, que todos, en mayor o menor medida somos preocupados, de ahí nos distinguimos a los animales, a que pensamos y razonamos.

Lo peor de todo es cuando se desequilibria la balanza, llegando a la obsesión, yo conozco a alguna persona que es así, y tiene que acudir al médico de la mente por angustia, teniendo que tomar medicamentos, ya que su obsesión es la hipoteca porque no sabe cómo pagarla cada mes, y eso actualmente, está a la orden del día en España debido a la crisis las depresiones y angustias aumentan cada día más.

Tu tema, como te dije el otro día, dá para mucho comentar, me gustan estos temas, gracias por publicar, amigo.

Un beso.

Nicolás dijo...

Creo que nos preocupa sobre todo nuestra propia supervivencia, la salud, el trabajo las personas que queremos por ellas pero por ese lado egoista de que nos dejen...

Migue dijo...

María,en estos días leí que si bien es normal dormir 7 a 8 horas,hay personas que 3 o 4 les alcanza para una intensa actividad diaria.Debe ser cierto porque sería yo una de ellas.Los problemas no me bloquean,hago lo mejor posible para mi y los que amo,(en realidad me dicen que porqué me intereso también,en problemas que no son míos,procurando ayudar)

Te digo,sin ser obsesivo,me ocupo y resuelvo hasta donde llego o me deja el que recibe la ayuda. Para mi ocuparme de una causa, no es preocuparme (efecto),por eso no me enferma.Las crisis en España traen disgustos,enojos,malestar que alteran la salud de las personas.Aquí paso lo mismo en su momento de gran crisis. Preocuparse es una actitud,común en la mayoría,pero nada debería llevar a una persona a deprimirse,o infartarse por una razón económica.La vida,la salud es lo más importante.
Un saludo amiga.

Migue dijo...

Hola Nicolás,como dices nuestra propia salud,la de los que amamos,el trabajo, que genera el bienestar de todos,son motivos que redoblan nuestros esfuerzos para mantenerlos bien. Que nos dejen los que amamos,no se bajo que circunstancia lo dices,para decir si tiene algo de egoísta de nuestra parte.
Un abrazo.