lunes, 8 de noviembre de 2010

¿Eres sobreprotectora?.... ¡¡ten cuidado!!

Esta historia es real en su esencia,hubo un padre que tuvo un ACV, una madre, un niño,una psicóloga, que vivieron esta situación.

La narrativa y los diálogos con el padre de ella están creados por mi pluma, no son reales. La cuento para compartir los efectos de la sobre-protección, y la "simbiosis" de una madre con su pequeño.

Papá...

-Recibí tu mail, pasaron seis años desde la última vez, era mi casamiento, recuerdas... bailamos el vals,... yo era tan feliz!!

-Esa madrugada te volviste a ir luego de un rápido beso, mi gran noche seguía, la música y el baile nos llenaba a todos de risas y alegría.

-Nunca más supe donde estabas, ahora me dices que te has vuelto a casar, que tengo una hermanita de cuatro...

-¿Que quieres que diga? .... aún estoy con sorpresa!!

-Aquí pasaron tantas cosas, Hernán mi marido te recuerdo su nombre, por las dudas, tuvo un ACV, accidente cerebro vascular... con veintinueve años.

-Pegué un grito, como un rayo llamé a emergencias, en 20 minutos llegaron, eso,... en principio, salvo su vida...

-La peor de las noches cayó sobre mí, luego los estudios, consulté cinco neurólogos, deposité mi confianza llegó la cirugía...

-Estaba como loca, tomé la mano de mamá y dije, si lo pierdo... me arrojo bajo un tren, ella,no pudo decir nada... lloramos abrazadas las dos!

Salió “bien” siguió con rehabilitación, no podía mover parte de su cuerpo, tampoco hablar, yo le bañaba, cambiaba, afeitaba, los días parecían de plomo, pero nunca perdí la fe… él estaba conmigo.

Algunas noches pensaba en tí. –Te necesitaba. - ¿No era yo la luz de tus ojos? Y tú - ¿Él que siempre me cuidaría?...

Se fue recuperando, le faltaba solo más confianza. - Un amigo le ofreció un empleo, en principio dudó... finalmente aceptó, se puso cada vez mejor, volvió a sonreír.

-Me pidió que tengamos un hijo, no era mi momento pero dije que si. Pasaron nueve meses y Pablo nació por parto normal, era hermoso, como él...

Nuestro niño tuvo seis años insomnio, si, lo que digo, insomnio, de noche, al paso de una o dos horas se echaba a llorar y gritar... yo lo abrazaba, hamacaba y besaba -él dormía, pero al dejarlo comenzaba de nuevo, terminé a su lado... todas las noches.-Consultamos médicos,... no hallamos respuestas.-Cuando cumplió seis, nos recomendaron a Sarah, una psicóloga. Y en siete sesiones mi niño curó...

Sarah dijo que debía romper la "simbiosis", ¿Sabes que es? Cuando estaba en mi vientre estábamos como en “comunión”, "conectados" dependíamos uno del otro, cuando el bebé nace y se corta el cordón, debe ir separándose... independizando de a poco.

Yo, lo sobre protegía y esa separación no ocurría, tal vez lo que paso con mi marido me hizo así, pero me han dicho que puede darse en otras madres hacia sus hijos, no los sueltan y ellos no quieren ni pueden independizarse, crecer, fuera de la dependencia normal, afectiva.

Tampoco crecen aún adultos.

Cuando comenzó el primer grado lo llevamos a una nueva escuela, Sarah dijo... llévenlo los dos, pero tú quédate detrás, que Hernán esté delante.-Ese primer día se tiró al suelo, gritó y pateó, toda la escuela nos miraba, sentí el corazón estrujado, pero no me moví, Pablo allí quedó con la maestra y compañeros.

En noches anteriores, ya comencé a no acudir a su llamado, hasta que fue durmiendo más... pasó un mes... es feliz... duerme bien, es alto y rubio como mi Hernán.

En este momento me mira, tira de mi mano,dice que quiere comer...

¿Sabes que tiene tus ojos? Así te miraba yo.

¿Vendrás a vernos?-Hazlo con mi hermanita...van a jugar juntos, y así, mi Pablo... conoce a su abuelo...

Tus cosas con mamá no tienen que ver con nosotros ¿No es así?...

Ahora sabes que pasó aquí, mi puerta esta abierta, por favorsi tardas mucho en dar una señal...comenzaría a cerrarla...

¡Te quiere!… tu hija… la mayor!!

Este post lo edité en este mismo blog el 5 de junio pasado bajo el título: El amor sobreprotector puede dañar. Cuando tenga tiempo volveré con estas historias. Deja tu comentario si gustas. Te saludo.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Si,Miguel la sobreproteccion puede hacer tanto daño,como la no proteccion de los hijos.
Maria Rosa.

Migue dijo...

Agradezco tu visita Maria Rosa.Los padres pueden ser amigos de sus hijos,escucharlos, alentarlos, jugar mucho con ellos,mimarlos. Pero primero que nada ser padres,...eso es saber decir No, o todavía no es tiempo...forma parte de su educación. Ayudar a crecer a los hijos, amarlos pero saber poner los límites, aunque se enojen de momento, lo van a agradecer cuando sean mayores.
Te saludo.

Belkis dijo...

Cierto Migue es que la sobreprotección no es buena. Es cierto que debemos estar pendientes de todos los detalles de nuestros hijos, pero debemos dejarlos volar con sus propias alas. Que sientan que no están solos, que siempre hay compañía, alguien dispuesto a oírles y a compartir cosas, pero que también se les deja su espacio para pensar y actuar por si mismos. A veces cuesta, sobre todo cuando sólo se tiene un hijo, como en mi caso, pero hay que ser fuerte por el bien de ellos.
Te dejo un gran abrazo y mi cariño

Migue dijo...

Es cierto Belkis
La sobretección ahoga,asfixia,mental y emocionalmente a los hijos.Si,a la protección,cuidado,atención. Nuestro gran aporte es desde que nacen hasta los 11 o 12 años,luego sigue otra etapas en la que seguimos cerca,con el oído atento, para cualquier cosa que quieran y necesiten compartir.La tarea de ser padres tienes sus cosas,tu hija tiene contigo una excelente relación...no hubo simbiosis allí. Acompañas,... dejando crecer.

Mi abrazo y cariño,vuela hacia ti en Murcia.

TORO SALVAJE dijo...

Yo me he dado cuenta tarde de eso.
Y hablo a nivel laboral.
Al final haces más daño que bien.

Saludos.

María dijo...

Hola, Miguel:

No sé cómo se me ha podido pasar este post tuyo, bueno, sigue aquí, no se le ha llevado el viento jajaja, y aquí estoy para dar mi humilde opinión.

Yo creo que los padres no pueden ser amigos de sus hijos, tampoco son defensores de ellos, ni jueces, los padres son eso, PADRES, para darles cariño, una educación, y toda la atención, pero lo que creo que no se debe hacer es protegerlos demasiado porque con ello el efecto que conseguimos es que cuando sean mayores no sepan actuar ante los problemas que se les venga encima, el exceso de protección es perjudicial, una cosa es darlos cariño, y otra cosa distinta protegerlos.

Mi hija, como sabes, tiene 11 años, y hace tiempo que voló de mis brazos, ella sale con sus amigos y amigas, aunque claro, sabe que en casa hay unas normas, y las cumple, caso de no cumplirlas sabe que no me gusta, y no me suele nunca enfadar, es una buena hija, y me da muchos abrazos, son para mí una gran energía.

Un beso.

Migue dijo...

TORO, por lo que dices supongo que se te ha ido de las manos. Tal vez por estar muy ocupado con tu trabajo. También el facilitarle mucho las cosas, o darles demasiado,puede terminar mal. Pero, no no quedemos en los lamentos si los tenemos aún, hagamos lo mejor que podamos por ellos.

Un abrazo,fuerte.

María dijo...

Hola, Miguel:

No tienes nada nuevo, tampoco comentaste mi comentario, pero no importa, yo vengo a saludarte, esperando que todo esté bien en tu vida, y que pases unas felices fiestas y feliz año 2011.

Un beso.

Migue dijo...

Hola Maria,

¿Dices que no he comentado tu comentario? ¿sabes porqué? porque a los ángeles a veces no los vemos,...jajaja.Sabes cuanto te aprecio,y que estoy poco conectado actualmente.
Estoy de acuerdo contigo en que los padres tienen que ser padres, eso involucra muchas cosas, cariño,comprensión, atención,protección,en una palabra darle las herramientas,para que se vayan valiendo por si mismos, aprendiendo a razonar, a interpretar los porqué.. si, y, porqué.. no.Hay que poner límites para preservarlos,..cada vez parece vuelan más temprano.Les transmitimos nuestras experiencias, para que vuelen con los 5 sentidos.Me alegra te lleves bien con tu hija.
Bueno, ahora no te quejes, te he respondido. Siempre me tiras de la lengua,llevándome al mouse.
Aunque ya lo he hecho ayer en tu espacio, te reitero mi deseo de que pases felices fiestas con tus afectos,y tengas un muy buen año 2011.

Senovilla dijo...

Decía un sabio que a los humanos se les mide por la cantidad y calidad de sus amistades, tengo la fortuna de que formes parte de mi entorno.

Te deseo una Feliz Navidad en compañía de los tuyos y que tus sueños se cumplan siempre.

Un abrazo

María dijo...

Jajjajajaj gracias, Migue, y además, me alegro de haberte tirado de la lengua, así has comentado mi comentario, para mí es una delicia leerte.

Te deseo unas felices navidades en compañía de tu familia y que el año 2011 esté lleno de amor, paz y felicidad.

Un beso.

Migue dijo...

Gracias Senovilla, no se si tengo una gran cantidad,pero estoy seguro de la calidad de mis amistades. Tú estas entre ellas.
¡¡Feliz Navidad para ti!! en compañía de tus afectos.

Un abrazo.

Balovega dijo...

Buenas noches..

Hemos entrado en la semana de navidad...

Que tengas a partir de ahora, los mejores momentos, las mejores fiestas, todo lo mejor te deseo junto a los tuyos... Un abrazo

Bruja-Luna dijo...

Ahora que dispongo de mas tiempo voy leyendo todo lo que me quedo atrás. Creo que todos debemos volar, extender nuestras alas y levantar el vuelo. Y nuestros hijos deben seguir ese mismo camino. No les hacemos ningún favor yendo siempre por delante poniendo colchones para suavizar sus caídas. Deben aprender a gestionarse por si solos, eso fortalece su espíritu y refuerza su autoestima.
Un abrazo

Migue dijo...

Hola Cristina!!

Has entrado en vacaciones con tus estudios,te agradezco por venir a visitarme.Entiendo lo que quieres decir,darles las herramientas, ponerles el oído, sin facilitar al punto de que sean frágiles.

Abrazos.¡¡Un buen 2011 te deseo!!

Marina Fligueira dijo...

Un relato estupendo que además enseña a reflexionar o a meditar... sobre este asunto importante como es la sobre protección de los hijos. Yo que ya soy abuela, tengo algo de experiencia... Me parece que para todas las cosas debe haber un equilibrio. Así que, lo mismo con la educación de los hijos. La demasía protección no les favorece, pero dejarlos volar a muy temprana edad en estos tiempos en que vivimos, me parece una irresponsabilidad. Esta es mi opinión,
¡Claro está! Un saludo muy cordial.

Migue dijo...

¡Bienvenida Marina!Agradezco tu apreciación sobre el relato. Vale tu concepto de la necesidad de equilibrio en la educación,formación de los hijos.Ni,... sobre protección,ni a volar sin tener alas.En estos tiempos los hijos piden pista muy pronto,si los traemos al mundo. Debemos prepararlos para vivir y convivir en el mundo. Creo que enseñar a pensar,ser exigentes con ellos dándoles libertades forma parte del proceso madurativo que los hará fuertes,con capacidad para enfrentar y resolver situaciones.
Te saludo, agradeciendo tu visita.