domingo, 28 de abril de 2013

EL HOMBRE MAL TRATADOR...


Llevaba dos años viviendo en un apartamento, allí en el segundo piso “B”, de la calle Alvear. El contiguo, el “A”  estuvo desocupado casi dos meses. Ese domingo escuchó ruidos, alguien se habrá mudado – pensó. A la tarde,  cuando salía para ir a natación, se cruzó con su nueva vecina. Buen día – Le dijo… ella contestó – Buen día... al alzar la cabeza la reconoció. Pero… ¿Eres  Scarlet? Oh, si, y tú Matías, no has cambiado mucho en doce años, aunque has echado espaldas. - Tú estás más mujer, una bella mujer alcanzó a decir él. En ese momento un hombre sale del apartamento “A” ¿Qué pasa? ¿Qué te quedaste haciendo aquí? A ella se le dilataron los ojos, apareció un gesto de temor en su mirada  - Nada, nada – respondió a la vez  que se dirigía al ascensor. El hombre pasó al lado de Matías con gesto malhumorado y sin saludar. Matías  descendió pensativo los dos pisos por la escalera. Con Scarlet habían compartido desde el jardín  de infantes  hasta el secundario, se querían mucho como amigos, compañeros de risas, cumpleaños, bailes.   Los padres de ella se mudaron llevándola  a una ciudad del interior. Ellos se escribieron durante  un año hasta que se espació, para luego cortarse la comunicación.

-El lunes cuando llegó de su trabajo, Matías, se dio una ducha quedándose luego en bermudas y descalzo. Puso suave su música favorita mientras se preparaba un té de canela y miel. Siempre se quejaba de que las paredes que separaban los apartamentos parecían de cartón, se escuchaba todo lo que sucedía en el contiguo cuando alzaban la voz. Su reloj de pared indicaba las 19,45 horas, escuchó que alguien ingresaba al lado. Una voz masculina sonó,
¡Llegas media hora tarde! ¿Qué has estado haciendo?
 – Nada, es el tráfico que está infernal – respondió ella.
¿Con quién estuviste? Insistió el hombre.
 – Con nadie, hay piquetes por todos lados.  
- ¡No me mientas!
 – Suéltame las manos, me haces doler. Ay, Ay, no me pegues por favor, le escucho decir a ella. Matías se revolvía en su habitación. Escuchó decir al hombre, te espero en la cama, estoy apurado, ven enseguida imbécil.
– Llego muerta, no me pidas ahora mismo…
 – Muerta vas a quedar si no me obedeces, te doy media hora  – afirmó,  ponte el guardapolvo blanco de colegiala, sabes que me gusta, y no me hagas ir a buscarte porqué te traigo arrastrando de los pelos – concluyó.
 - Matías no podía creer lo que escuchaba, decidió ponerse su equipo de gimnasia e irse a correr un poco para calmar sus nervios.  En los dos días siguientes, las escenas violentas se repetían al lado con gritos y golpes. Tenía que habla con ella, el jueves siguiente  cuando llevaba la ropa al lavadero, la encontró.
- Hola, ¿cómo estás?   
- Bien, respondió Scarlet con una sonrisa forzada.
-¿Bien? - Disculpa, escucho todo desde mi apartamento ¡ese hombre es una bestia! ¿Cuánto hace que estás con él? -Dos meses – contestó. Pero no te metas,es peligroso…
- Déjame ver a mi cuán peligroso es. ¡Cuéntame Scarlet por favor!…no tengas miedo. Ella comenzó a contarle con dificultad, Cuando lo conocí era muy gentil, pura galantería, le presenté a mi hermana con sus dos hijas pequeñas, el les llevaba regalos y hacía bromas. En sociedad siempre se mostró de buen humor y gentil. A poco de vivir juntos mostró su otra cara. Me metió miedo, diciendo que si lo denunciaba, mi hermana y mis sobrinas la pagarían. Estoy aterrada, me golpea en la espalda y en las costillas, nunca en la cara por qué se notaria.
¿Quieres sacarte de encima a esa bestia?
-Si, si, pero…
- No digas más nada, esta todo dicho

¿Que cosas tiene de él en el apartamento?- inquirió Matias. Su ropa y nada más - respondió Scarlet.
Escúchame bien por favor, mañana ven tres horas más tarde a tu apartamento, dame tu número de celular ahora. Mañana no lo encontrarás a  él aquí. No hagas preguntas, por nuestra amistad, hazme caso. Se estrecharon las manos y así se separaron.
El viernes a las siete de la tarde, Matias golpeó en la  puerta del “A”
¿Si? ¿Quién es?- De portería le traigo un sobre. Al abrir la puerta se vieron cara a cara. – Soy tu vecino de al lado… ¡rata! le gritó mientras con su pierna zurda le daba una patada en los genitales. El hombre se dobló por la mitad, Uggg en ese momento con su pierna derecha le pegó un rodillazo en el mentón, que lo tiró con el trasero en el piso. A continuación le dio varias patadas en las costillas del lado derecho y otras en el izquierdo. ¿Porqué? pará, pará, sollozaba el hombre.
¿Eres malo con las mujeres? ¡¡Enfermo!! Ve a tratarte antes de que te maten. Tomándolo del cuello lo obligó a levantarse, ahora toma tus maletas, pon tus cosas dentro que aquí no vuelves más. Tienes veinte minutos o te tiro por el balcón¡¡bolsa de excremento!!     

  Sacó su ropa del placard, y de los cajones, también sus efectos personales. Cuando estuvo listo, Matías le sacó una foto con su celular y  le dijo, ahora te llamo un taxi, te vas y nunca más aparezcas en la vida de tu mujer, porque estás fichado y mueres hombre. Si te la cruzas de casualidad, corre para el otro lado, porque lo sabremos y morirás sufriendo como el miserable que eres.  En la puerta del ascensor le dio otra patada en el trasero para que entre más rápido. A la hora aproximadamente lo llamó el chofer del radio taxi. Hola Matías, le aviso que el hombre que llevé se alojó en un hotel barato de la zona de Constitución. – Gracias José, ¡un abrazo!. Cuando llegó Scarlet la puso al tanto de todo lo sucedido, ella se abrazó a él llorando sobre su pecho, así estuvo unos minutos. Matías la dejó desahogarse, luego la invitó a sentarse y conversar.
 Mira, este personaje no aparece nunca más, pero como hay locos, te sugiero que lleves una foto suya a la policía, y muestres los golpes recibidos así lo fichan. En tu trabajo puedes pedir traslado a otra filial y le explicas los motivos. Puedes hablar con el dueño de este apartamento y mudarte a otro cercano a tu trabajo. Y te diría que veas por un tiempo  a una psicóloga para liberar tus emociones y sentirte mejor. Ve haciendo estas cosas sin prisa y sin pausa, llámame si me necesitas, yo te llamaré todos los viernes para ver como sigues.
-No se como agradecerte- dijo ella.
-Poniéndote bien, fuerte y saludable, esa es mi recompensa respondió él. Volvió a darle un abrazo, ahora ve y descansa sin preocupación le dijo dejándola en la puerta de su apartamento. Luego de darse una ducha ella se acostó, mientras cerraba los ojos pensaba. Dios existe…me envió un Ángel…

Los hombres golpeadores son enfermos que arrastran problemas desde su niñez y adolescencia. No cambian si no deciden por si mismos buscar la cura en manos de profesionales psiquiatras y psicólogos.El maltrato que ejercen es físico, psicológico, emocional, anulando la personalidad de su víctima. 

Te saludo amigo visitante, tus comentarios alimentan este blog. 


sábado, 20 de abril de 2013

TACOS ROTOS...


Tacos finos.
En esa tarde de abril la avenida Luro estaba tan concurrida como siempre, la gente caminaba  mirando vidrieras. Martín circulaba entre ellas.  En dirección hacia el, la vio venir... lucía espléndida en ese trajecito color arena, ¡Qué mujer! -  pensó. En un momento sus miradas coincidieron, ella lo miró unos segundos antes de apartar la vista. Cuando iban a cruzarse, no alcanzó a decirle ¡Guapa! porque ella se ladeó, inclinándose encima suyo, el extendió su brazo sosteniéndola por la espalda. Ay, disculpa - dijo azorada, pudieron ver que el taco de su zapato se había despegado por un hueco en la vereda. El se inclinó para des-trabarlo  quedándose con el taco en la mano. Jajaja, Qué situación – afirmó ella, no se si reír o llorar. Todo tiene arreglo – replicó Martín, no te preocupes…yo me ocupo. Me aguardas un momento en la mesita de ese bar., mientras llevo a arreglar tu zapato aquí a la vuelta. Ella llegó cojeando y de la mano de Martín  hasta la mesa, se sentó y pidió un café. El regresó a los cinco minutos, ya dejé “al paciente”, el zapatero lo atenderá en menos de una hora. ¿Y vas a quedarte aquí conmigo todo ese tiempo? No te preocupes ahora eres mi prioridad uno – respondió él con una sonrisa franca. Salvo que te comprometa, ¿eres casada? No, no, divorciada hace cinco años. ¿Libre entonces? Así es ¿y tú? Yo - Separado en la actualidad, nunca me casé. 

Me llamó Martín y tú, Yo me llamo Noelia, pero me dicen Noe. Me gusta tu nombre, en realidad me gusta todo lo que veo de ti sin querer ser meloso. Se que hay alguien que soñaba contigo. ¿Si? ¿Quién? el recordado Nino Bravo, te dedicó una canción. Ah, si, de chica me tomaban el pelo con la letra, pero es romántica. ¿Tú eres romántica? En verdad si, pero estoy decepcionada con los  hombres. Siguieron hablando, conociéndose, bromeando y riendo, la hora se convirtió en dos horas, Martín fue a buscar el zapato y se lo calzó como a una princesa. No se como agradecerte – le dijo ella, lo miró a los ojos dándole un beso en la mejilla a continuación. El la tomó de la cintura, diciendo -  Permiso, y le dio un suave beso en los labios, el perfume de ella embriagó sus sentidos. Terminaron intercambiando sus números de móviles, citándose para  el viernes a la noche. Mientras se alejaba Martín dijo en voz alta ¡Gracias taco por romperte! Y continuó tarareando una canción, parecía un loco, pero los enamorados tienen su parte de locura ¿No? Noe por su lado, avisaba por el celular a sus amigas que era muy feliz, que creía haber encontrado al caballero de sus sueños.

En cualquier lugar, en cualquier momento puede surgir la compañía de vida que deseas, solo hay que estar alerta. 
Te saludo visitante.    

miércoles, 17 de abril de 2013

GLAUCOMA...cuida tu visión!!



Javier notaba cierta dificultad para la lectura, debía entrecerrar los ojos para leer mejor. Ante la insistencia de Mariana su pareja, fue al oftalmólogo a controlarse la visión. Del control surgió la necesidad de utilizar anteojos de lectura, para los cuales le extendieron una receta. Preguntó a quién le atendía si podría tomarle la presión ocular. Si, si,  como no, - le respondió. Cuando efectuó el control puso en su conocimiento que tenía elevada la presión, que volviera al día siguiente para un control computado. Javier así lo hizo, lo ubicaron en una cabina, tomó asiento frente a una pantalla, como un monitor. En su mano derecha sostenía un pulsador. El cuarto estaba oscuro, el tenia la frente apoyada en un visor. Le indicaron que cada vez que viera un punto luminoso, apretara el pulsador. En un círculo a distintas distancias del centro subiendo y bajando aparecían lo puntos luminosos, él pulsó ante todos los que vio. Luego la Doctora dio por finalizado la práctica, llevándose la planilla con resultados.

Luego de un tiempo de espera lo llamó a su consultorio -  Debo decirle que - sufre usted de GLAUCOMA – Confirmó la médica,  su presión ocular es alta, le daremos un colirio para que se instile una gota en cada ojo por la mañana y por la noche. Tiene parte del nervio óptico socavado, con pérdida de visión hacia los laterales, aún no es grave… la descubrimos a tiempo. En el estudio, usted no vio muchos puntos luminosos laterales, la visión  que perdió,  ya está, no tienen recupero, ahora a conservar la que tiene. Javier volvió a la semana, el control indicó que su presión  ocular se mantenía normal como resultado del tratamiento con las gotas. Se sigue controlando cada seis meses desde el año 2000,  hace dos años ha dejado de manejar su automóvil de noche, debido a que no se siente tan seguro como antes, además que el tráfico está infernal. No todos los casos se resuelven con gotas oculares, lo importante es detectarlo antes que dañe o ciegue los ojos.

-Javier no tenía antecedentes de glaucoma en su familia. No es necesariamente una enfermedad hereditaria. La hay de ángulo abierto, como la de él, y de ángulo cerrado.  Hay gente que ha perdido la visión casi repentinamente. ¡¡Un espanto!!  Este post mío, es a fin de alertarte de que aunque no tengas síntomas, cuando concurras a un oftalmólogo ¡TE CONTROLES LA PRESIÓN OCULAR!

La imagen ha sido tomada de la red, de surgir inconvenientes la quitaré.Te saludo amigo visitante.
  

viernes, 12 de abril de 2013

Ser...


“Somos dueños de nuestros pensamientos, sentimientos y decisiones, eso nos iguala y diferencia con el resto de los mortales. Haciéndonos de esta manera únicos e irrepetibles en el todo.”

Te saludo amigo visitante. 

jueves, 11 de abril de 2013

SOBORNO...(Coima)


A Martín lo habían puesto a cargo de un área de ventas conflictiva. Cuando comenzó a visitar sus clientes vio que eran una treintena de industriales, que lo recibían desesperanzados. ¿Cuánto piensa durar? - Le preguntaban Dos ingenieros de venta ya habían renunciado antes que él,  por inmanejable -. Por ese motivo los clientes  tenían que importar de Brasil a costos más altos. En Argentina no había otro proveedor. El joven técnico de 30 años, desarrolló su plan de acción. Le pidió a cada uno de sus clientes un listado con  sus consumos mensual y anual detallando  medidas que adquirían. Con este en su poder, elaboró una planilla de stock mínimo - máximo, y un programa de producción, para que no falte pero que tampoco halla mucho stock.  Lo presentó a su gerencia  con el requisito de que expediciones entregara dentro de las 48 horas de recibido el pedido de ventas, además que control de calidad no demore más de ese mismo tiempo en atender los reclamos que pudieran surgir. “Ventas es servicio”, eso hace a la eficiencia, comentaba.
En tres meses las entregas llegaban en tiempo y forma a sus clientes. ¿Por qué no lo habían hecho los ingenieros anteriores? Porqué no habían sido creativos, no se esforzaron en pensar una solución o no eran capaces de encontrarla.  Al poco tiempo Martín   no sabía como parar los regalos que le traían a la oficina de ventas. - Por favor, no tienen obligación, solo es mi trabajo – Les decía, pero las cajas de finos vinos seguían llegando de manera que se hizo una bodega en su casa. Su gerente miraba con el rabillo de ojo esgrimiendo una sonrisa de satisfacción.

Un día, Anselmo, uno de sus clientes de mediana envergadura, le llamó por teléfono. Martín, ¿podría venir el martes cerca del mediodía así vamos a almorzar y conversamos unos temas?  Cómo no, allí estaré -  le respondió. Ese martes se encontró con Anselmo que era hijo del dueño y tendría su edad más o menos. Durante el almuerzo aquél le comentó de sus creencias religiosas, entre otras cosas para llegar al tema que le interesaba. Martín ¿Cuántas toneladas tiene de la materia prima X 08?  Unas nueve respondió. Y ¿Cuándo volvería a fabricarla? Volvió a inquirir Anselmo. En 25 o 30 días respondió Martín ya sorprendido sobre hacia adonde iban las preguntas.  Quiero pedirle que me entregue todo el stock de esa medida –dijo Anselmo, yo le voy a dar un auto cero kilómetro o su valor en pesos, lo que usted quiera.  Si se lo doy desabastezco al resto -  replicó  Martín. ¿Y usted que problema se hace? que esperen la próxima producción - Sugirió su cliente. La propuesta quedo flotando en el aire, Martín para salir del paso le dijo que no lo veía, pero que analizaría la posibilidad, y así se despidieron.

Cuando llegó a su oficina, pidió un te con limón, se sentía molesto, rabioso, como si cargara una mochila. No esperó más y fue a ver a su gerente, Darío, contándole  que lo habían querido sobornar. Éste le escuchó atentamente, diciéndole que se quede tranquilo. Y… así fue, como si hubiera ido a un confesor, siguió su trabajo tranquilo. El manejaba íntegramente el producto, nadie le iba a echar en cara a quién entregaba stock  ¡solo el mismo!
Al día siguiente estaba en la oficina con otros vendedores, entra otro  de ellos, Enrique y le dice-Che Martín, te llaman de  la oficina de Van Pe tersen. ¿Qué? ¿A mí? Si, ¿Que te mandaste para que te llame el Presidente de la Compañía? Tiene 5000 empleados y seguro conoce solo a su chofer ja,ja,ja,. Martín subió por las escaleras a un primer piso, pasando a una oficina enorme a su derecha.
Cuando él ingresó el hombre se puso de pié y le tendió la mano. Gusto en conocerlo-  le dijo, igualmente señor - respondió Martín. Se sentía extraño ante un hombre que medía no menos de dos metros, con su metro ochenta de estatura no le era común cruzarse con personas más altas que él. El diálogo fue breve, le preguntó si estaba cómodo en la empresa, si tenía hijos, y finalmente le comentó  que tenía muy  buenos informes de su persona y que el capital humano era lo más importante para la empresa. Gracias - contestó el joven antes de retirarse. En la oficina de ventas todos le preguntaban porqué lo había llamado, pero era un hombre que sabía guardar un secreto, a nadie más lo comentó.

Amigo visitante, los nombres son ficticios las acciones las dejo a tu imaginación. Se hizo demasiado largo el texto,  espero lo hayas leído hasta el final. Siempre habrá gente incorruptible, como contra cara de los corruptos.

Corrupción – soborno – honestidad –. Coimas - confianza.   

martes, 9 de abril de 2013

LA CARRERA...(competencia)


Hacía seis meses que me  había mudado a ese barrio nuevo, tenía doce años pero era alto delgado y fuerte, ya forjado en un trabajo anterior. Mi padre me había llevado como su ayudante para reciclar una casa antigua que había comprado. A esa edad si te gusta, aprendes todo, pronto el aprendiz superó al maestro. Conocedor de herramientas y materiales, pronto incorporaría el diseño de aquello que planeáramos hacer.Lo que no imaginaba era que  siendo adulto en medio de grandes crisis, estos conocimientos me ayudarían a salir al frente.También me recibí de pintor de puro rodillo y pincel mi mano volaba  dando tonos a las paredes. Mi mayor alegría era cuando llegaba mi madre y se ponía muy feliz por como había quedado todo. Mis dos hermanos eran de tres y seis años mayores que yo, pero les gustaba la electrónica... nada de construcción.

Yo no había hecho amigos nuevos de mi edad, un sábado me enteré que en el club de la otra calle, había una carrera de embolsados.(Me pregunto si alguno de mis lectores no sabrá que es)  Conseguí una bolsa de arpillera y allá fui. Se hallaban presentes muchos familiares y miembros del club, acompañando a los niños sobre una gran pista de unos treinta metros. Nos alineamos diez en el lugar de largada, cuando uno de los hombres tocó el silbato, comenzamos a saltar como canguros. Pronto dos quedamos adelante, el resto a no menos de cinco  metros detrás, en mi último salto toqué la pared de llegada, y alcancé a ver  que mi competidor también lo hacía cinco segundos después. Enseguida se arrimaron y lo llevaron en andas como si fuera un campeón mundial. ¡¡¡Pero si había ganado yo¡¡¡ Pero nadie lo vio , en ese momento pensé que mi padre debería haber estado allí, aunque no se lo conté luego.En realidad habría hecho falta un juez de línea como en el fútbol actual.  Parece mentira que aún me acuerdo de ese acontecimiento, por lo injusto tal vez para un niño. Comencé el secundario un año más tarde, pero la casa estaba hecha, era nuestra y mi madre y mis hermanos se mudaron con nosotros.´¡Qué mayor alegría par mi!  

Amigo visitante aquí te he dejado otra anécdota de viejos tiempos. De las miles de cosas que he hecho en la vida. Te saludo. 

aprender- trabajar- competir- estudiar. 

jueves, 4 de abril de 2013

Intuición masculina...


Pablo y  Mariana llevaban cinco años de casados, ella tenía 30 años y trabajaba como técnica radióloga, él 32, y era ingeniero trabajando en venta técnica. Esa noche mientras estaban en los preparativos para la cena le comentó a Mariana: Amor – tengo una buena noticia para darte. Cuál – ¿Me vas a llevar al Caribe ja,ja,ja?  Eso ya llegará ja,ja,ja - pues mira,  estuve haciendo números y  es momento de cambiar el automóvil, sabes que tiene muchos kilómetros y pronto comenzará a dar gastos. ¿Estás seguro de que podemos? – inquirió ella. –
Si, si ya estuve en una sucursal de la  concesionaria, me tasaron el nuestro y la diferencia que debo poner en efectivo. Debería entregar todo el miércoles y el martes siguiente pasar por la casa central a retirar el nuevo. Me pone feliz, pero solo te pido que el color sea gris plata metalizada – dijo Mariana. - Me parece bien pero otros colores… ¿no te gustan?  No, estoy enamorada de ese color… ¿Ah, y de mi no? - respondió Pablo. -Tú sabes que eres lo más para mi- repuso ella y terminaron en un beso apasionado, que más tarde continuó en el dormitorio. Al día siguiente como tenía previsto, entregó su auto y la diferencia del dinero.

El martes de la semana siguiente, con cierto grado de ansiedad y entusiasmo, se presentó en la concesionaria oficial, anunciándose en portería, notificaron su llegada y luego lo invitaron a subir por una escalera a la oficina de ventas. Al entrar  se encontró con una especie de Hall en el que había siete personas, dos parejas y tres hombres solos. Miró sus rostros y todos tenían un gesto adusto, malhumorado, algunos fumaban como chimeneas. Le consultó a uno que sucedía. -Que no entregan en fecha, no entregan - espetó con rabia, a la derecha y hacia el fondo vio  una oficina, con puerta de Cristal Blindex, adentro una mujer elegante de unos 45 años estaba detrás del escritorio, delante del mismo un hombre de pié hablaba a los gritos y  gesticulaba con los brazos. En un momento dado paró, se retiró de la oficina, pasando a su lado como una tromba, salió a las escaleras dando un portazo detrás de él.  A los pocos minutos llamaron a Pablo por su nombre para ingresar a esa oficina. -La Mujer le tendió la mano presentándose – soy la gerente de ventas. Pablo estrechó su mano y se sentó frente a ella. - Bien, bien estoy viendo en el monitor ¿Usted viene por un auto gris metalizado? Si, pero cual tiene en  existencia -  Preguntó el. Uno negro azabache -  le respondió- Por una vidriera a su derecha pudo ver el auto negro en planta baja. (Si le pintan de amarillo el techo puede ser un taxi) pensó para si Pablo) Con una sonrisa le dijo, me gusta, hagamos los papeles y me lo llevo. - De acuerdo, baje por la escalera de atrás ya les aviso para que le entreguen todo, tendrá que aguardar una hora al menos. –Ningún problema, espero, gracias.

Una hora más tarde salía con su auto con olor a nuevo, y un andar espectacular.- Ahora Mariana me mata, pensaba, pero ya se le pasará. Cuando llegó a su apartamento estacionó frente al garaje. Entró y al ver a su mujer le dijo, traje el auto, únicamente no pude conseguir el color. - A ver, a ver, salió a la puerta quedando perpleja, ¿Es negro? ¿Me estas tomando el pelo? -No querida tuvo que ser así. - Déjame que te explique.- ¡Basta! no me expliques nada, estoy furiosa –Replicó ella volviendo a entrar a la casa. Esa noche ella se encerró en el dormitorio. El prefirió dormir en el sofá. Trascurrieron tres días con mínima comunicación entre ellos. El viernes por la tarde  Mariana recibió un llamado de su amiga Cecilia. ¿Sabes que ocurrió? ¿Qué? Allí donde tu marido compró el auto, los dueños se fugaron con todo el dinero, dejando parados a sus empleados,  y muchos autos sin entregar. ¿No me digas? ¿Y que van a hacer los clientes? Reclamaran a la fábrica para que se haga cargo, pero vaya a saber que tiempo lleva.-Gracias Cecilia, me he portado muy mal con Pablo veré como disculparme, gracias nuevamente.     

Esa noche ella le contó sobre los sucesos. Menos mal que sacaste nuestro auto le dijo. -Bueno ahora me entiendes, estando allí, con el clima de tensión que había se me prendieron las luces rojas, tenían nuestro auto anterior y nuestro dinero. No dudé en traerme el que había, por lo que veo, no me equivoque. Si, mi amor, no volveré a enojarme así, tú sabes bien lo que haces y por que lo haces. Mira, tengo la espalda cansada, ¿Qué te parece si nos damos una ducha juntos como otras veces? ¡Esa es una buena idea! ¡Esta es mi chica ja,ja,ja! Ve tú adelante que ya te alcanzo –Replicó Pablo. Minutos después entraba bajo la ducha masaje ando el cuello y la espalda de Mariana. (Que sucedió después no lo puedo decir porque entramos en horario de protección al menor ja,ja,ja) pero que gozaron esa ducha…sin duda…….

La imagen, la marca, del auto ha sido tomada de la Web, no tiene nada que ver con esta historia que es de ficción.
Agradezco tu visita y comentario si gustas..

lunes, 1 de abril de 2013

El justiciero...


Martín caminaba con las manos enfundadas en los bolsillos,  eran los finales del otoño,  por lo que obscurecía más temprano. Las luces de la calle iluminaban las veredas, cincuenta metros más adelante vio un colectivo detenido y un grupo de personas en la vereda, al estar más cerca, observó que cuatro de ellas estaban encima de un hombre robusto. Mientras observaba, éste hizo un movimiento brusco, se desembarazó de ellas poniéndose de pié y echando a correr en dirección a él. ¡Ladrón! ¡Ladrón! gritaba la gente corriendo detrás, seguramente es un carterista que se les escapa. – Pensó.

Cuando pasó junto a él, Martín levantó el pié y su empeine pegó con fuerza sobre la cara del  hombre, el impacto lo tiró de espaldas al suelo. De inmediato varias personas se subieron sobre el nuevamente, tomándolo de brazos y piernas a la vez que alguien llamaba al 911. Algunos preguntaban  ¿Quién lo detuvo? Martín siguió su camino por un costado sin decir nada, prefirió pasar desapercibido. Hacía 15 días un automovilista había atropellado a su perro Rocco  huyendo del lugar, la rabia contenida la descargó en ese golpe, ya que practicaba Karate. Siguió caminando ahora en dirección a su casa. –Tendré que poner el pié en  una palangana con agua y sal, se decía para si, es la primera vez que lo uso fuera del gimnasio.- Por lo menos un delincuente pagó por el otro miserable - se decía. Le dolía el empeine pero se sentía desahogado, además tenía noticias de que Rocco pronto estaría mejor, ya que al día siguiente le sacarían el  yeso de las patas traseras.

Amigo visitante, estoy escribiendo más seguido, será la llegada del otoño que invita a la reflexión. Mis escritos son simples, no soy escritor, pero procuro darte lo mejor de mi. Te saludo!