jueves, 18 de julio de 2013

EL POZO DE LOS DESEOS

Con este post respondo a la convocatoria juevera de SAN del blog http://galisan33.blogspot.com.ar sobre el título propuesto. .
Los Garcia Insaurralde eran una familia muy  arraigada en los pagos de Tandil, esa hermosa ciudad con sierras bajas, lagos y tierra negra fértil, en la que todo brotaba cubriendo de verde y colores la zona. Don José y Carmen formaban un matrimonio que junto a sus hijos, Mariana de quince años y Marcelo de cinco, eran muy queridos por sus vecinos, familiares y amigos. Es que cuando alguien tenía un problema recurría a José, que lo hacía pasar a su casa, escuchándolo atentamente  y la solución surgía ante sus ojos. Solían decir que para cada problema tenía cinco soluciones. Él con mucha humildad decía, que no tenía idea de donde le venían las respuestas, solo escuchaba y luego le daba a la gente las alternativas posibles. Un día, llegó un matrimonio a visitarlos, los Rodríguez,  le dijeron que venían desde  Buenos Aires, habían recorrido cuatrocientos kilómetros para verlo. Carmen trajo una bandeja con finas tazas de té, con miel canela y limón  para convidarles, junto con unas porciones de una torta de vainilla hecho por ella misma. Platicaron sobre las actividades de los visitantes en la Capital, luego, de la referencia que tenían sobre los dueños de casa. 

Finalmente le trasladaron a Don José su problema, tenían tres hijos, el mayor, Lucio,  de diez y seis años, era un excelente estudiante, pero cuando llevaba dos años de noviazgo con una compañera de la escuela. La jovencita decidió romper el romance y el joven no tuvo consuelo, dejó sus estudios y deporte, encerrándose en su cuarto y cayendo en un pozo depresivo. Durante un año habían consultado toda clase de profesionales, y hasta los llamados “curanderos” pero no conseguían revertir su cuadro, temían que quisiera suicidarse, ya que había tenido un intento. Don José escuchó atentamente, luego permaneció un instante en estado reflexivo. Finalmente les dijo: allá en Buenos Aires tienen una fuente frente al Congreso Nacional, tiren una moneda, estando de espaldas al que llamaremos el pozo de los deseos, deseando previamente sanidad para Lucio, el deseo se cumplirá si la moneda cae cara para arriba, una semana más tarde me vienen a ver nuevamente,  pero con su hijo mayor.

 Pasó una semana y así lo hicieron,  presentaron a Lucio a Don José, el hombre de campo le invitó a recorrer los jardines con glorieta que se  hallaban en el fondo de su casa. Lucio caminaba por un sendero, cuando escuchó risas y ruido de agua, se encontró poco más adelante con una niña preciosa de ojos azules que lo miraba sorprendida, era Mariana que estaba en la piscina con su hermano. ¿Quién eres? – preguntó ella. Me llamo Lucio, respondió él, me invitó a pasar tu padre. ¿Y… tú? Mariana – replicó ella. La mirada de Lucio, se perdió en las profundidades de los ojos de Mariana, un sentimiento nuevo comenzó a rondar en su corazón. –¿Me permites que me siente a mirar mientras ustedes nadan? – No hay problema, hazlo si te place. Y, así, siguieron nadando y jugando entre risas con una pelota en el agua, mientras Lucio, no perdía de vista a Mariana. Casi sin darse cuenta  comenzó a sonreír, la angustia, el vacío interior se le había ido. Esa tarde retornaron los Rodríguez con su hijo a Buenos Aires, no salían de su asombro por la recuperación de Lucio. El pozo de los deseos, había permitido cumplirlos. Don José les había dicho, su hijo se recuperó cuando volvió a amar la vida, a si mismo y a todo lo que le rodea. Lucio y Mariana se despidieron, ella le dio un beso en la mejilla, diciendo -  Puedes escribirme si quieres, quiero saber de ti, si estás bien y has retomado tu vida normal. - Así lo haré, respondió él, con una sonrisa amplia.Podríamos decir también que la recuperación de Lucio fue algo así como una "Gracia concedida".

Los adolescentes, pueden ser muy frágiles en temas del corazón. Lucio tenía el corazón roto, la luz entró, y pudo salir de su ensimismamiento. Tal vez "El pozo de los deseos" haya aportado la magia.
Esta historia es mi humilde contribución.
¡Gracias SAN por haberme invitado a participar en la convocatoria!. 

Amigo visitante deja tu comentario si gustas. Te saludo....

39 comentarios:

Paraíso Perdido dijo...

Nos dejas una muy buena reflexión Migue...hace pensar, y mucho.

Besos grandes.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tal vez haya sucedido, o tal vez haya habido una casualidad oportuna. Ambas opciones serían asombrosas.
Me gustó la resolucion.

Fabián Madrid dijo...

Bienvenido si te animas más jueves. Yo me quedo con la duda de saber cuales son las cinco soluciones a los problemas.
Un abrazo.

San dijo...

Bienvenido Miguel, me ha gustado la historia de este cuento, como la reflexión que nos dejas.Gracias por participar.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Migue !bienvenido a los jueves! te sigo de cerca y gracias por visitarme.

Creo o me equivoco, que al chico se le echaba la vida a golpes, encima, las dudas, le faltaba esa moneda a la que llamaría tiempo, calma, gozo del instante. Cuesta madurar, a lo mejor lleva la vida.
Hasta pronto !salve!

Migue dijo...

Fabian,
dicen los especialistas que solo utilizamos una parte de nuestro cerebro. Don José sería una de esas excepciones que usan más, o algún poder superior lo ayudaba. `

Un abrazo.

Migue dijo...

Paraíso perdido,Ana, me alegra que te haya gustados.

Besos más grandes..jajaja.

Migue dijo...

Demiurgo,
Me alegra que te haya gustado la resolución.Estas cosas suceden,la causa un conjunto de factores.

Migue dijo...

Fabián,
los especialistas dicen que utilizamos una parte pequeña de nuestro cerebro.En Don José,estaría ampliada,o tenía la ayuda de un poder superior.
Un abrazo.

Migue dijo...

Natália,
hay mujeres y hombre más maduras que sufren la ruptura amorosa.A este joven le faltaba templanza en la vida.En una palabra, vivir más, luego de este golpe no creo tenga una caída igual.También te sigo.

Hasta pronto.

José dijo...

Buen relato Migue, muy bien trabajado y con moraleja, me ha gustado, enhorabuena.
Un abrazo.

Migue dijo...

Gracias por tu generoso comentario José,me alegra te haya agradado.

Un abrazo

Neogéminis dijo...

El amor suele ser el mejor remedio para las heridas afectivas. No siempre el sitio para hacer realidad los deseos resulta ser tan frío como un pozo!
=)

balamgo dijo...

Un relato muy bello y lleno de ternura.
Abrazos.

Migue dijo...

balango,
gracias, hay gente que tiene el don de la solidaridad, sumado a otros con los que pueden ayudar más.
Abrazos.

Migue dijo...

Neo,
don José a través del pozo, les dio esperanza.El joven seguramente sintió el renacer del amor, y eso lo sanó.
Un beso.

Tracy dijo...

Un cuento mágico con una reflexión para meditarla.

Carmen Andújar dijo...

El pozo de los deseos y Mariana, que algo tuvo que ver. Pudo ver que volvía a sentir amor.
Una historia muy bonita
Un abrazo

Migue dijo...

Tracy,
me alegro te haya gustado.
Abrazos.

Migue dijo...

Carmen, por algo lo mandó Don José a visitar el parque en que se hallaba la hija, todo confluyó. Gracias por tu visita y comentario.
Un abrazo.

María dijo...

Veo que te has animado a escribir en la sección de los relatos de los jueves, y has escrito ésta historia que me ha encantado, se te da genial escribir relatos, Migue, enhorabuena por tu interesante aportación.

Un beso.

Migue dijo...

Maria, me alegra tu visita,no quería pedirte que la hagas porqué debes descansar un poco.Gracias por tu apreciación!!

Un beso.

Rafa Hernández dijo...

Buen relato, y en la foto que has puesto de cabecera vaya "choza", jajaja. Con las calores que hacen por aquí, a mí no me importaría hacerle una visita a esa piscina. Gracias por tu comentario Migue, y un abrazo.

Cristina Piñar dijo...

Me gusta tu primera participación juevera. Una suerte que Mariana andara por allí, creo que tuvo bastante que ver en la recuperación de Lucio. ¡Bienvenido al grupo de jueveros! Nos seguimos leyendo. Un beso.

Migue dijo...

Cristina,
me alegra que te haya gustado. Seguramente Mariana estaba por allí,porqué debía ser así.
Gracias por la bienvenida,no se si podré acompañar todos los títulos,a veces debo seguir con los míos.Pero nos seguiremos leyendo.

Un beso.

Migue dijo...

Bienvenido Rafa,
esa piscina está espectacular,estuve en ella en el verano pasado a 300 kilómetros de Buenos Aires, en nuestra provincia de Entre Ríos.Veo que tienes ganas de arrojarte desde el monitor jajaja.Un placer visitarte.
Un abrazo.

casss dijo...

El amor a lo que sea, nos hace ver y sentir de un modo diferente.

Una historia repleta de esperanza, como deberían ser los pozos donde arrojamos deseos.

Me gustó ver ese pozo cerca de donde vivo: Tandil y sus sierras.

Bienvenido al club juevero.

abrazos

Esilleviana dijo...

Me gusta tu cuento porque desmonta la versión del pozo mágico de los deseos. Lucio superó la tristeza del alejamiento de su primer amor al ver los profundos ojos azules de Mariana. Lo que realmente importa es la intención y las ganas de cambiar nuestra vida.

un saludo cordial :))

Patricia dijo...

paso de visita, gracias por tan linda y profunda reflexion!!
besos,

Cristina dijo...

Me encantó el relato, había leído sobre esta propuesta en el blog del El Demiurgo de Hurlingham y resulta un trabajo interesante leer sobre un mismo tema relatos diferentes.
Te dejo un abrazo!

*´¨)
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•` Buen fin de Semana, con todo cariño!

Migue dijo...

Casss,
gracias por tu bienvenida,es cierto, el amor cambia la mirada. ¿Cerca de Tandil vives? mucho iba hace tiempo.

Abrazos.

Migue dijo...

Patricia, me alegra que te haya gustado y agradezco tu visita.

Besos.

Migue dijo...

Cristina,
es la primera vez que participo, es interesante en verdad.
Buen fin de semana para ti también.
Un abrazo.

Norma2 dijo...

El corazón siempre sana cuando tiene por quien latir.
Saludos desde Mar del Plata

Migue dijo...

Norma, las penas se van más rápido,cuando late por alguien.
¿Estás radicada en La Feliz? que frío en invierno has de tener.

Abrazos.

Charo dijo...

Bienvenido a los jueves Migue.
Tu relato me ha gustado mucho, tal vez el pozo actuó como efecto "placebo" en la curación del muchacho.
Encantada de leerte.

Juan Carlos dijo...

Más eficaz me pareció la piscina de Mariana que el pozo de los deseos, realmente.
Bienvenido Migue.

Migue dijo...

Charo,el efecto "placebo" también es efectivo muchas veces.También me gustó leerte a ti.
Abrazos.

Migue dijo...

Juan Carlos,
sin duda Mariana pesa en este resultado.Gracias por tu recibimiento.
Un abrazo.