martes, 3 de septiembre de 2013

EL RAPTO ¿Qué hacer?


Lucas estaba sentado en la Terminal de ómnibus de larga distancia, faltaba media hora para que partiera el suyo, una pelotita de papel rodó frente a sus pies. Sin saber porqué, la levantó, desplegó el pequeño papel arrugadoleyó una frase, SOS me raptan. Levanto la cabeza mirando hacia el frente y los costados. ¿Será una broma? – pensó. Pero con esto no se jode – se dijo. La gente caminaba de prisa por los pasillos, recorrió con mirada escrutadora a los pasajeros que aguardaban en los largos asientos de madera frente a él. Matrimonios con niños, ancianos, una jovencita de unos catorce años, al lado de un hombre fornido de cabello pelirrojo, éste esbozaba una sonrisa tonta permanente en su rostro. Llamó su atención que la niña tenía anteojos de sol, siendo un día de lluvia, además que la mano derecha del hombre estaba apoyada en su espalda. ¿La estaría sujetando? ¿Amenazando? - pensó para sí. Desvió la mirada un instante para disimular, cuando volvió a mirar, observó que las manos de ella estaban sobre su regazo, subió la mirada, los anteojos negros estaban fijos en él, volvió a mirar sus mano, el dedo índice de ella se movía señalándose a si misma, como si lo llamara. Se puso tenso, se le erizó la piel, presintió la situación de peligro, el pelirrojo observó que los miraba, rápidamente bajó la mirada, agachándose para ajustar los cordones de sus zapatos. Luego, nuevamente se incorporó, ya decidido.

¡¡Prefiero pasar un papelón antes que dejar cometer un posible secuestro!!- se  dijo para si mismo.

Encaminó sus pasos hasta reunirse con dos hombres de gendarmería que se hallaban en el lugar, les explico la situación y sus sospechas. Por favor, con pedirle la documentación no se pierde nada - sugirió. Los gendarmes se dirigieron hacia la pareja, Lucas iba detrás, se detuvieron frente a ellos. Disculpe señor ¿Se pone de pié y me permite sus documentos? El hombre con gesto de incredulidad se paró, ¡¡Maldición!! ¿Cómo me descubrieron? Extienda las manos, está arrestado. La jovencita se puso de pié quitándose los anteojos, acto seguido se arrojó a los brazos de Lucas llorando, gracias!! gracias!! repetía sin parar de llorar. Cálmate le dijo Lucas, ya todo esta bien, fuiste valiente, te van a llevar a tu casa.

Esta es una re-edición de un post que escribí hace tiempo, es que estoy ocupadito para sentarme a escribir, pronto llegará algo nuevo.
Te saludo amigo visitante deja tu comentario si gustas. 



18 comentarios:

Ame dijo...

Si todo fuera tan sencillo, muchos secuestros se podrían evitar.
Te abordan en el estacionamiento de un centro comercial, algo te hacen pero a la fecha no logras saber qué fue, estas consciente sientes todo pero no te puedes mover, o simplemente te amagan con armas potentes, no importa si te están viendo, nadie interviene, ni siquiera las autoridades, o simplemente llegan en autos y varios sujetos de rodean y montan en el coche, la gente no interviene, ni llama a las autoridades, por lo menos en México no sucede así, las mismas autoridades te dan "consejos" para tener una oportunidad de vida, dicen no permitas que te lleven, no importa si te disparan, al menos tendrás una oportunidad entre noventa y nueve de que puedas llegas a un hospital y salvarte, si te llevan solo estás perdido y reza por tu alma.

Me disculpo si mi comentario está fuera de lugar, nunca es intencional, solo comparto mi propia visión de los hechos.

Un saludo Migue

TORO SALVAJE dijo...

Una historia muy triste con final feliz.

:)

Saludos.

Migue dijo...

Ame,
el relato es ficción,en cuanto a seguridad desde México para abajo,la inseguridad es una constante en la gente.Los reclamos no son atendidos para llevar más tranquilidad a los ciudadanos.

Vale tu comentario si es una realidad que vives.
Un saludo para ti.

Migue dijo...

Toro,
no siempre terminan igual, pero en este caso si.
Saludos.

Migue dijo...

balango, gracias amigo, valorar mal o bien el relato es la cuestión.

Un abrazo.

Soñadora dijo...

Fue valiente el protagonista, muchos optan por hacerse de la vista gorda, pero en este caso se involucró, bravo!

Un abrazo,

Migue dijo...

Soñadora,
somos conscientes de que involucrarse a vece conlleva a situaciones de riesgo y muerte.En el relato, el protagonista ante la duda,llamó a la policía y todo terminó bien.

Un abrazo.

Migue dijo...

Por error he borrado varios comentarios antes de editarlos.Pido disculpas a los que los emitieron...fue un lapsus,ya que estaba en medio de una mudanza.
Migue

Susana Jiménez dijo...

Un realto optimista , un final que nos permite creer que sí se puede y que en algunos casos es factible actuar a tiempo.
Saludos

Migue dijo...

Susana,
creo en la solidaridad de la gente, siempre que puede.El protagonista percibió la situación y actuó,tal vez otros no la hubieran detectado,o habrían hecho la vista gorda.
Saludos para ti.

Malena Alvarez dijo...

Hola Migue

Llego desde el blog de María al tuyo, y si no te importa te enlazo, para así poder seguir leyendo, tus palabras, que me han gustado y mucho, a pesar de que este relato es duro y triste

Malena

Migue dijo...

Bienvenida Malena,el relato se refiere a cosas que pasan,pero aquí terminó felizmente.

Me estoy demorando en volver a escribir debido a que estoy de mudanza,tú sabes que es un lío acomodar y ordenar las cosas jajaja en eso ando, de aquí para allá.
Saludos.

Blog la estratagema dijo...

Somos lo que hacemos, no lo que pensamos ni lo que sentimos.
Lo importante es actuar.
Saludos.

Migue dijo...

Antonio,
es cierto somos nuestras acciones.
A veces pensamos analizando la decisión a tomar, otras lo hacemos automáticamente.

Saludos y bienvenido al mundo blogs,te visitaré.

Tramos Romero dijo...

Me gustó Migue, sí, porque creo en el ser humano, porque no quiero dejar de creer que hay finales que no son desgraciados, porque tanta mala noticia de informativos, hace necesario al menos para mi, creer en la buena fe de personas desconocidas.

Un acierto reeditar, yo no lo leí, y me diste la oportunidad, este verano yo tambien utilice este sistema, además por escasez de tiempo también porque muchos relatos quedan al final de la cola y los ultimos que vamos llegando no los leemos.

Besos muchos ♥♥3

Migue dijo...

Tramos,
haces bien en seguir creyendo, los noticieros pasan todas las pálidas,que suceden,pero resaltan poco lo bueno, la solidaridad de todos los días que podemos percibir.

Si, las reediciones cumplen las dos funciones, por lo menos reeditar las interesantes.Agradezco tu visita.

Besos vuelven a ti.

VivianS dijo...

Hola Migue.
Hola Migue!!!!

Pienso que en muchos casos los secuestros, raptos, o como prefieran llamarlos, se podrían evitar si prestásemos más atención a nuestro alrededor; me refiero a determinados detalles. También, aunque esto no venga al caso, la trata de esas chicas llevan a los cabaret de las rutas donde muchos clientes se hacen los de la vista gorda. En esta historia hubo un final feliz, pero la mayoría no lo tiene (hasta los políticos miran para otro lado, ellos tienen custodia para sus hijos)
Espero estés bien, lo bueno de las mudanzas es que encuentras cosas que no recordabas y tiras otras que ya no necesitas. Ojo con los papeles que tiras jaja, después te vuelves loco ( fíjate que no sean los ahorros, ayer leí en el diario Clarín que un carnicero tiró 40.000 pesos a la basura)
Acuérdate del limonero, pon algunas macetas con tomates para esta primavera.
Uy, parezco un mayoral dando ordenes.
Te mando un beso, espero la familia esté contenta con el cambio.

Migue dijo...

Vivian,apareciste!!!En la primer parte de tu comentario tienes razón es tal cual. En los papeles soy cuidadoso dentro de mi desorden,nunca tiraría los 40.000 porqué no los tengo jajaja y porqué pasan solo por mis manos,ya que el carnicero tuvo confusión por un empleado suyo.
Escribo historias con finales felices ¿viste? Pondré macetas colgadas porqué me gustan pero con flores bonitas,y algunas de hojas lindas.Lo que pareces es una amiga dando sugerencias jajaja.En esta oportunidad el que está feliz con el cambio soy yo.Me sacas sonrisas Vivi...eso es bueno.
Otro beso para ti.