miércoles, 17 de abril de 2013

GLAUCOMA...cuida tu visión!!



Javier notaba cierta dificultad para la lectura, debía entrecerrar los ojos para leer mejor. Ante la insistencia de Mariana su pareja, fue al oftalmólogo a controlarse la visión. Del control surgió la necesidad de utilizar anteojos de lectura, para los cuales le extendieron una receta. Preguntó a quién le atendía si podría tomarle la presión ocular. Si, si,  como no, - le respondió. Cuando efectuó el control puso en su conocimiento que tenía elevada la presión, que volviera al día siguiente para un control computado. Javier así lo hizo, lo ubicaron en una cabina, tomó asiento frente a una pantalla, como un monitor. En su mano derecha sostenía un pulsador. El cuarto estaba oscuro, el tenia la frente apoyada en un visor. Le indicaron que cada vez que viera un punto luminoso, apretara el pulsador. En un círculo a distintas distancias del centro subiendo y bajando aparecían lo puntos luminosos, él pulsó ante todos los que vio. Luego la Doctora dio por finalizado la práctica, llevándose la planilla con resultados.

Luego de un tiempo de espera lo llamó a su consultorio -  Debo decirle que - sufre usted de GLAUCOMA – Confirmó la médica,  su presión ocular es alta, le daremos un colirio para que se instile una gota en cada ojo por la mañana y por la noche. Tiene parte del nervio óptico socavado, con pérdida de visión hacia los laterales, aún no es grave… la descubrimos a tiempo. En el estudio, usted no vio muchos puntos luminosos laterales, la visión  que perdió,  ya está, no tienen recupero, ahora a conservar la que tiene. Javier volvió a la semana, el control indicó que su presión  ocular se mantenía normal como resultado del tratamiento con las gotas. Se sigue controlando cada seis meses desde el año 2000,  hace dos años ha dejado de manejar su automóvil de noche, debido a que no se siente tan seguro como antes, además que el tráfico está infernal. No todos los casos se resuelven con gotas oculares, lo importante es detectarlo antes que dañe o ciegue los ojos.

-Javier no tenía antecedentes de glaucoma en su familia. No es necesariamente una enfermedad hereditaria. La hay de ángulo abierto, como la de él, y de ángulo cerrado.  Hay gente que ha perdido la visión casi repentinamente. ¡¡Un espanto!!  Este post mío, es a fin de alertarte de que aunque no tengas síntomas, cuando concurras a un oftalmólogo ¡TE CONTROLES LA PRESIÓN OCULAR!

La imagen ha sido tomada de la red, de surgir inconvenientes la quitaré.Te saludo amigo visitante.