sábado, 20 de diciembre de 2014

La chica del bikini rojo

Pablo salió dando un portazo, se sentía muy ofuscado, era la primer pelea en dos años del dulce noviazgo que mantenía con Rocio. Descendió velozmente  por las escaleras del departamento hasta el jardín, escuchó la voz de ella llamándolo  pero no se detuvo. Su reloj indicaba las  siete de la mañana en ese domingo de enero, era pleno verano, se dirigió a la playa que estaba a tan solo una calle de distancia. Estaban pasando un fin de semana largo en la costa atlántica, la noche anterior se habían divertido a lo grande junto con otras parejas amigas en un boliche bailable, estuvieron hasta las seis de la mañana. Bailaron a morir bebiendo un poco más de lo habitual. Mientras regresaban ella le hizo una escena de celos injustificados, continuándola una vez llegados al departamento – Recordaba él mientras ingresaba velozmente en la playa, necesitaba  aire marítimo y caminar. Estaba descalzo, enfundado en su bermuda y remera blanca, las huellas de sus pies  quedaban marcadas profundamente en la arena ya que descargaba su enojo.

La playa se veía  desierta  a esa hora, el cielo azul celeste presagiaba un bello día para disfrutar el mar. Miró hacia delante, en sentido contrario se acercaba caminando una mujer, vestida aparentemente con  bikini roja cubierta por un pareo, lo hacía bordeando las aguas que mojaban sus pies. Se hallaban a unos doscientos metros de distancia, se sintió molesto porque rompía su soledad. A los dos  minutos ya iban a cruzarse, él miro hacia su derecha, a unos ciento cincuenta  metros,  acostado  sobre los médanos un perro raza  dóberman negro de gran porte los observaba. De pronto éste se para y comienza a correr en dirección a ellos. Pablo no  podía creerlo, en cinco pasos largos alcanzó a la joven que lo miró asustada. Quédate quieta y detrás de mí,  mira, ese perro nos ataca – Le dijo. Por Dios – Afirmó ella, nos va a matar. - Si salta sobre mí, corre a la costa sin detenerte me oíste – Espetó él  en alta voz  sin darse vuelta. Se paró con las piernas y los brazos en jarra, esperando.

Cuando el animal enfurecido estaba cerca Pablo gritó ¡¡Paraaaaaaaaaaaaa!! Aunque pareció un loco,  éste aminoró la marcha, mostrando sus afilados colmillos, avanzó lentamente  para saltar. Parecía el final, cuando sonó un silbato, el dóberman emitió un gemido, se dio vuelta regresando velozmente y perdiéndose detrás de las dunas y los arbustos. ¡¡Se fue, se fue, dijo la joven!! Huyamos de aquí, por si vuelve -  dijo él, tomándola de la mano. Mientras corrían comentó- No se porqué diablos nos atacó ¿No sería un toro, que atrajo  tu bikini roja? Una vez que salieron de la playa alcanzando las primeras casas se recostaron sobre la pared de una. Ella temblaba respirando agitada, él la abrazó, cálmate el peligro ya pasó le dijo al oído ¿Cómo te llamas? Ana Belén, respondió a la vez que se echaba a llorar. -Llora, desahógate, ya pasó repitió Pablo mientras la sostenía en sus brazos con la cabeza apoyada en su pecho. Luego la separó con suavidad, ¿Dónde estas parando? Te acompaño, si quieres. Si, si en la calle dos y treinta y tres, Gracias!

Fueron caminando juntos, quedaba cerca, ella preguntó ¿Porqué no huiste tú solo para salvarte? -  ¿Que clase de hombre crees que soy, nunca tendría paz si hiciera algo así. – Replicó él. - No salgas nunca sola en horas y  lugares desiertos,  ¿De dónde eres? De la provincia de Córdoba, llegué anoche sola y ya quise conocer el mar, esta noche llega el resto de mi familia. No se como agradecerte ¿Quieres pasar a tomar  algo?- Preguntó. Pablo miró la belleza de mujer que tenía frente a él - Mira…mejor no, he tenido una pelea con mi novia, volveré a hacer las paces con ella, me voy, cuídate mucho. -  Bueno, es afortunada tu novia, si pierde un hombre como tú sería una tonta. Mi apellido es Flemingh, mi padre es un gran empresario, ponte en contacto conmigo por cualquier cosa que necesites, le dijo posando suavemente sus labios sobre los de él.A Pablo le subió la temperatura pero emprendió el regreso con una sonrisa. –Espero no arrepentirme pero he hecho mi buena acción del día jajaja, continuó caminando y riendo para reencontrarse con su Rocio.  

Estoy con algunos problemas para escribir amigo visitante, aquí he reflotado un relato de tiempo atrás. Te saludo...

lunes, 10 de noviembre de 2014

Pasión bajo la lluvia.


Dormía en su casona de Adrogue, el calor había sido asfixiante durante el día, un trueno espantoso le hizo dar un brinco en su cama. Lo primero que vio es que ella no estaba a su lado, se encontró transpirado, recordó haberse acostado rendido por lo que se había dormido  de inmediato. Por  el ventanal observó que se había largado a llover, se levantó  desnudo, bajo la llovizna  divisó que ella estaba parada sobre el césped con su camisón rojo de fina tela. La prenda se adhería a su cuerpo permitiendo ver sus marcadas y amadas  formas. Levantaba los brazos hacia el cielo disfrutando del agua fresca, él salió acercándose por detrás, la tomó de la cintura pegándose a su espalda. Ella se sobresaltó dando un pequeño grito, enseguida lo reconoció por su virilidad. ¡Me asustaste! Dijo. ¿Cómo me reconociste? Replicó él. Por tu perfume – afirmó ella mientras se echaban a reír como locos. ¿Qué te parece si…? –preguntó él. Sabes que estoy siempre lista contigo – afirmó ella. Él le quito con delicadeza el camisón rojo e hicieron el amor bajo la lluvia, estrenando un lugar nuevo para hacerlo. Empapados, luego de revolcarse por el césped, él la levantó en sus brazos, entrando juntos hasta el baño en el que se dieron una ducha tibia. Amor- Preguntó ella, llevamos un año de casados, ¿seguiremos divirtiéndonos así dentro de unos años?  Por supuesto – afirmó él, no te salvaras de mis travesuras y deseos dijo  mientras hundía sus labios en la boca de ella…..

Bueno, cada tanto estoy un poco travieso en mis relatos, espero te haya gustado… 

miércoles, 22 de octubre de 2014

Mi celosa guardiana...


Cada mañana la veía, de apariencia frágil, suspendida en el aire, de color lila.
Ni la lluvia, ni el fuerte viento, ni el granizo de madrugada, consiguió quitarla de su lugar. Celosa, cuidaba mis noches y me sonreía por las mañanas.
Le pregunté ¿Porqué estás siempre aquí?
Me gusta velar tu sueño - Respondió. 
Porqué el mío? -Pregunté
Porque tu sensibilidad ha llegado a mi corazón - espetó. 
Además mañana  es tu cumpleaños y quiero ser la primera en saludarte.
Gracias!! eres tan dulce como hermosa - afirmé.

Y así nos despedimos hasta el día siguiente....


jueves, 16 de octubre de 2014

Mi padre y yo...



Siempre pensé que todo el que trabaja o ha trabajado mucho, tiene derecho a tomarse unas vacaciones, cambiando de ambiente, viajando adonde sus posibilidades le den. Cuando mi padre vivía y contaba con 84 hermosos años lo llevé a la costa atlántica a disfrutar del mar. Hubiera querido llevarlos a las aguas termales, pero en ese tiempo solo pensaba en las Termas de Río Hondo que quedaban a unas 20 horas de viaje de Buenos Aires. Era demasiado viaje y él tenía problemas de espalda. Hace años que el partió al cielo de los hombres buenos a reunirse con mi madre, ella lo había hecho seis años antes. Ahora a cinco horas de aquí tengo para visitar unas termas preciosas que han proliferado en la provincia de Entre Ríos. Cuando voy las disfruto como si él estuviera conmigo. Aunque ya no estén con nosotros se me ocurre pensar que nuestros seres queridos se siguen alegrando cuando estamos bien, así como que se apenan si nos ven con problemas.
 Acompaño unas imágenes del lugar que visité…

El  hermoso tobogán de tres pisos de arriba, deleita a niños y adolescentes que no paran de arrojarse desde él, se encuentra en la Termas de Colón, provincia de Entre Ríos, Argentina.

Esta es una vista panorámica del lugar, la temperatura era de 30º C,  por ser comienzo de primavera, elevada.Al fondo se ve el Río Uruguay, que nos separa del país hermano y estaba tres metros por arriba de su nivel normal
Esta foto está tomada en el parque del complejo turístico en el que nos alojamos para dormir y desayuno, Complejo Don Juan, atendido por sus dueños de tal manera que invita a volver... 



Contrariamente a lo que se supone, la mayoría de gente que concurre son matrimonios con niños pequeños y adolescentes, adultos y pocos ancianos. El agua termal es sur gente a través de bombas, tiene unas 15 piletas externas y dos grandes cubiertas de 1,50 mts de profundidad.

Bueno, hoy me salí del molde editando este post, pero en la variedad está la sal de la vida.Mi padre estaría feliz de verme sin duda. 
Te saludo amigo visitante, deja tu comentario si gustas....  










jueves, 2 de octubre de 2014

Los amantes.....

Sobre las blancas sábanas de fino lino, tendieron sus cursos desnudos. Ella de espalda, él  extendido sobre su costado izquierdo, apoyando la cabeza sobre su mano y codo la miraba. Los ojos negro azabache de ella  brillaban con infinita luz, los grises de él también brillaban con infinita ternura. Sonreían, gozando el instante presente y el por venir, se amaban tanto que temblaban a veces en la previa a los encuentros. El con su mano derecha le acaricia los cabellos, la frente, descendiendo por el cuello hasta llegar con suavidad a sus pechos de miel. Luego del éxtasis de la contemplación, se corre hacia abajo, cruzándose sobre sus tobillos comienza a subir recorriendo con sus labios cada centímetro de su piel, lo hace lentamente, dejando besos y caricias en el camino. Transitan las curvas y las elevaciones lentamente, ella suspira con deseos crecientes. Él llega a su boca, apoya sus labios en un beso suave al comienzo, que se va ahondando en  la de ella. Así continúan bebiéndose, comiéndose las bocas, aumentando sus pasiones, pasando poco a poco de lento a frenético. Sus mundos de cóncavo y convexo finalmente se encuentran, son uno ya, amándose. Y lo son, y lo son. Él en un momento interrumpe, se pone de pié, va en busca de la botella de champagne rosado, sirve dos copas, ambos las toman de pié junto a la cama, luego beben otras dos mientras ríen de felicidad. Nuevamente en las sábanas, cambian posiciones que gozan con placer. El amanecer los encuentra abrazados. Ella le hace cosquillas en la nariz. Vamos remolón – le dice al oído. El se despereza. ¿Ya es hora? – pregunta. Sí,  mi amor, tenemos que ir a casa a ver cómo están los niños. Esto que hacemos de romper la rutina es de lo mejor que se nos ha ocurrido, pero ahora pongámonos los anillos y veamos cómo están en lo de  los abuelos. Luego de una ducha y compartir un café, parten dejando detrás su nido de amantes.


Hoy cambié el tono de mi post, a veces es bueno innovar. ¿Qué te ha parecido amigo visitante? Deja tu comentario si gustas….

martes, 23 de septiembre de 2014

El dolor y la cura de Carmen....

Carmen era una mujer joven, rondaba los 50 años, durante años practicó natación por lo que mantenía un cuerpo estilizado, sin excesos de peso. El dolor de sus rodillas la tenía no obstante preocupada, le dolían tanto de noche que llegaba a angustiarse. El día anterior se había sacado placas radiográficas pero debía esperar 15 días para que las vea el médico. Esa tarde de abril la visitó su hijo Marcos.
– Hola mamá, tengo una buena noticia, me he ganado en el trabajo como premio, una estadía de seis días en un tiempo compartido en Mar del Plata. ¿Porqué no vienes conmigo? E s para una pareja, pero sabes que me he peleado con Marcela. Carmen pensó que sería mejor esperar fuera de su casa que en ella y le contestó que si a su hijo. Así,  al día siguiente salieron, eran 400 km a recorrer, en cinco horas llegaron. Por la ruta Vieron el cartel de ingreso al predio, se desviaron, hicieron un par de kilómetros encontrando el lugar, Marcos aparcó su auto que era un Fiat Modelo 94 impecable, entre suntuosos y modernos vehículos que no bajaban de modelo 2010. Se anunciaron ante la vigilancia del lugar, quienes les dieron paso, avanzaron por un camino bordeado por pinos y parque con césped alrededor. Así llegaron a la recepción, les impresionó un enorme salón, con sillones repartidos para los visitantes, un piso de impecable brillo, hacia la izquierda y derecha con una separación de unos 25 metros dos escaleras que conducían a un entrepiso. La recepcionista les tomó los datos, indicándoles luego como llegar a su apartamento. Caminaron por pasillos bajo una fina llovizna mirando los números de los apartamentos hasta llegar al suyo. Tenía dos dormitorios uno matrimonial y otro con dos camas marineras, una cocina con todos los utencillos y un comedor con gran ventanal que daba al parque arbolado. Acomodaron sus ropas en los placares,  y prontamente fueron a almorzar al restaurante que estaba en el entrepiso del salón de entrada. 

Carmen subió con dificultad la escalera, diciendo que no se esperaba que hubiera que subir para ir al comedor. Si bien era fuera de temporada, había bastante gente en el lugar, fueron estableciendo conversaciones con gente proveniente de distintos lugares del país. Afuera el clima seguía con lluvia y viento, así que socializarse era el mayor entretenimiento. No obstante  Carmen iba todos los días a la pileta climatizada del lugar, también tenía Spa pero no lo utilizó, los anfitriones procuraban hacerles pasar lo mejor posible,  en una sala de cine interno vieron una película que les gustó mucho. Al tercer día Carmen notó que las rodillas no le dolían al subir las escaleras,  así pudo hacer unas caminatas por los alrededores del complejo. El día anterior a la fecha de regreso, papá sol les regaló un día espectacular, el micro del lugar los acercaba hasta el balneario privado que tenían, allí ocuparon una carpa con vista al mar. Por una escalinata descendían hasta la playa, de allí a la zambullida había solo segundos, las bromas con otros matrimonios y personas solas con las que se habían conocido iban y venían. Más tarde hubo juegos muy divertidos en la playa que organizaban las coordinadoras, Marcos se ganó tres premios y Carmen dos. Esa noche de cierre, hubo música y baile en el salón, las mujeres,  más atrevidas que los hombres bailaban casi todas, eran unas diez o 12 y solo dos hombres.  La vitalidad de Carmen era sorprendente. El regreso a Buenos Aires, habiendo intercambiado una serie de móviles con conocidos en el lugar, fue sin problemas. Carmen no fue nunca a ver al médico, seguramente no le habría encontrado nada,  llegó a la conclusión que sus dolores si bien habían sido reales y dolorosos, eran psico somáticos, originados en la mente, por estrés, crisis no resueltas, que repercuten en el cuerpo físico. Estos trastornos somáticos pueden afectar la piel, con manchas,tipo psoriasis, u otras partes del cuerpo, en personas más sensibles que otras. 

Así que, amigo visitante, procura soltar lo que te molesta, cambiar, viajar, etc  porque sino….  por algún lado revienta.  

martes, 9 de septiembre de 2014

Mantenerse vitales...


¿Cuando  pensamos que nos estamos poniendo viejos? Que se nos pasó la vida… ¿Porqué  algunas personas de edad avanzada continúan vitales, trabajan, pasean, bailan, se enamoran? En tanto otros de igual edad sienten que están solo para la reposera. ¿A ti te gusta envejecer? Creo que lo mejor sería seguir viviendo sin pensar en los años que pasaron. ¿Cómo se logra esto de no estar pendiente? Seguro que teniendo proyectos, y no solo uno, una cartilla de ellos, cumplido uno, sacamos de la galera otro para continuar. Los proyectos pequeños nos dan placer cada vez que los alcanzamos, pueden formar parte de un proyecto mayor que vamos alcanzando por etapas. No deben causar ansiedad, sino alegría, Para todo hace falta imaginación, si piensas que tienes poca no te impacientes, lee revistas de actualidad, piensa en algo que sepas hacer para ofrecer a familiares y amigos. Recuerda tu adolescencia, si te quedaron cosas por hacer, emprender un curso, de jardinería, teatro, fabricar collares. ¿Sabes que la única que puede pararte eres tú misma? Los niños necesitaban que les organicemos juegos, los adultos necesitamos proyectos que nos guste hacer, dar el primer paso es lo más difícil pero fundamental, luego no podrás parar. No digas no puedo, busca la manera de alcanzar lo que quieres. No te conformes ni resignes, arma un proyecto, debes escribirlo sobre un papel, luego métete en el, un poco cada día, cuando quieras darte cuenta estarás a la mitad del  camino y sigues. Que otros se ocupen de la edad que tienen, tú solo ocúpate de vivir cada día con serena alegría y proyectos. .A veces el solo hecho de hacer es lo que te mantiene vital, aunque no sea remunerativo. 


Te saludo amigo visitante, deja tu comentario si gustas. 


miércoles, 3 de septiembre de 2014

La llave perdida...


Lucas llevaba 20 días viviendo en la casa de su compatriota Mario, quién le  había brindado hospitalidad. Él había llegado a Buenos Aires  ante la propuesta de Mario, de que tendría un puesto  como médico en el mismo sanatorio en que él estaba como residente. Por un aviso en Internet, Lucas vio un apartamento en alquiler que ofrecía un dueño. Se contactó con Matías el propietario, visitó la vivienda y quedó encantado con ella, allí le contó que era para él y su novia  Ana  que llegaría en cuanto le avisara que ya tenía el apartamento. Así,  hicieron un contrato de locación en el que Mario salió como garante solidario de Lucas.
A los dos días se mudó con las pocas cosas que tenía, pasaron dos días más y llegó al aeropuerto de Ezeiza su novia Ana. Al encontrarse se dieron el beso más largo de sus vidas, es que  un mes había sido demasiado tiempo... Lucas había pedido permiso en su trabajo y permanecieron encerrados dos días sin salir del apartamento, amándose a pleno,  solo permitían que el sol entrara por la ventana durante el día. La música con canciones melódicas se escuchaba desde el exterior. Los siguientes dos meses mientras tramitaban sus documentos, la joven pareja  aprovechaba su tiempo libre para recorrer los lugares más bonitos de la ciudad. Pasado unos meses recibían amigos y parejas amigas,  en general  compañeros de trabajo de Lucas. Así alternaban con Marisol y Pedro, Karina y José Luis, Mario y Lucía, Esteban y Sara. A los cinco meses de estar radicados, Ana  consiguió un empleo, ella era psicóloga recibida en su país de Centro América.

Una tarde de abril, le tocan el timbre de calle de  Matías, era Lucas, quién viniendo del sanatorio le contó que había extraviado su llave y no podía entrar. Don Matías tenia copias de llave de su apartamento, le fue a hacer un juego nuevo y así se resolvió el tema. Pasaron dos meses más y Ana al regresar de su trabajo llamó a la puerta de Matías, se hallaba desconsolada. Mire Don Matías, estoy llegando y encontré la puerta de mi apartamento arrimada, sin llave, me asusté, luego entré y vi que me faltaron cosas. Veamos Ana – afirmó Matias,  acompañándola hasta su apartamento. Allí, ella verificó que le faltaban dos Noteboock, el dinero que tenían y una campera de cuero muy cara de Lucas. Matías llamó de inmediato al cerrajero, para cambiar la combinación de la cerradura. Niña, si entro y salió sin forzar nada, tenía llave, por eso cambiamos la combinación. Alguien utilizó la llave que perdió Lucas hace tiempo, para mí, el ladrón está en su círculo de amigos, además el perro que tienen no había hecho nada, aunque era grande pero cachorro. Quedó todo nadando en un  mundo de posibilidades, Matías les prestó dinero, hasta que les llegara un giro de su familia. Así pasaron otros cinco meses más, estaba quedando como un mal recuerdo. A Matías le molestó la situación porque el que tenía copia de la llave era él, y parecía el único sospechoso.

 Un día viene a verlo Lucas y le dice. ¡Sabe que apareció mi Noteboock!  ¡No me digas! Si, resulta que en el sanatorio, Mario mantenía una relación con una enfermera, su esposa Lucia se enteró, despechada me llamó y me dijo que pase por su casa a buscar mis cosas. ¿Qué cosas? Me preguntaba. Cuando llegué a su casa, llamé y nadie me abrió. Al otro día en el sanatorio Mario me entrega una Noteboock, me dice que le gustaba una como la mía y que la había comprado en un local del centro que vendía usadas. Como se dio cuenta que podía ser la mía me la daba. La tomé, era la mía, pero no le creí, pienso que él habría tomado la llave de mi guardapolvo en su momento y conociendo nuestros movimientos esperó la oportunidad y nos robó. No quiero denunciarlo ante las autoridades y compañeros, él me consiguió este trabajo y me hospedó, pero la amistad quedó rota totalmente. ¿Pensabas que podría haber sido él? Jamás, es del que menos hubiera pensado. ¡¡ Flor de garante tienes!! – espetó Matías a la vez que entraban a reír los dos.


Quién iba a pensar que un médico, un considerado amigo, podía haber sido el delincuente, la conclusión es que el hábito no hace al monje, y  hay que tener cuidado  con los amigos circunstanciales. 

martes, 26 de agosto de 2014

Vigente a través de los tiempos.

--- En la Desiderata dice ----

…”vive en buenos términos con todas las personas, todo lo que puedas sin rendirte. Di tu verdad tranquila y claramente; escucha a los demás, incluso al aburrido y al ignorante; ellos también tienen su historia. Evita a las personas ruidosas y agresivas, son vejaciones al espíritu. Si te comparas con otros, puedes volverte vanidoso o amargo; porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Sé tu mismo. Especialmente no finjas afectos. Tampoco seas cínico respecto del amor; porque frente a toda avidez y desencanto, el amor es perenne como la hierba.
Nutre su fuerza espiritual para que te proteja en la desgracia repentina. Pero no te angusties con fantasías. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Junto con una sana disciplina sé amable contigo mismo. Mantente en paz con Dios, de cualquier modo que lo concibas y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones, mantén en la ruidosa confusión, paz con tu alma.
Ten cuidado. Esfuérzate en ser feliz”…


(Extractado de Desiderata – Iglesia de Saint Paul Baltimore – 1693)

Amigo visitante le estoy tomando la mano a herramientas nuevas, saldrá lo mejor que pueda con lo que cuento. Te saludo!

sábado, 23 de agosto de 2014

Dejar atrás recuerdos que duelen..


 En el transcurso de nuestra vida suceden cosas, unas pueden ser recuerdos de momentos muy  felices, otros producirnos dolor cada vez  que vienen a nuestra memoria. Por otra parte….  visualizamos cada año  como en otoño las hojas caen, con distintas formas y  colores, hermosas en su ciclo de finitud, dejando paso a las nuevas que llegarán en la próxima primavera.

Como todo ciclo vital, deberíamos asimilarnos al de la naturaleza, creando recuerdos nuevos a medida que los días se suceden, el pasado seguirá en nosotros, no sufriremos de amnesia, si alguien nos hirió o lo herimos, si perdimos un ser amado. El vivir nuestro presente con actividades, personas que nos ocupen, exijan y por que no, también  amemos, no nos dejará espacios ni tiempo para esos recuerdos que se debilitarán hasta caer.
 Siempre tenemos la posibilidad de decir para nosotros mismos, te perdono, o perdonándonos, también te dejo ir, con aceptación. Soltar aquello que nos duele de una vez y seguir una vida en plenitud, renaciendo como los árboles. Diciendo… aquí estoy a quien o quienes estén a nuestro lado para ser felices juntos.  

Te saludo amigo visitante, deja tu comentario si gustas. 

miércoles, 20 de agosto de 2014

¿Un milagro? ¿La mano de Dios?



Relato corto// Ayer por la tarde una jovencita de 16 años iba con su bicicleta a la escuela, como todos los días lo hacía. Llevaba casco reglamentario, al llegar al cruce del ferrocarril, a nivel de calle con barreras bajas, se detuvo, aguardó que pase la formación y tras ello se adelantó. No vio un tren que venía del lado contrario, éste venía a media velocidad, la arrolló, su cuerpo voló quedando entre las dos vías. El tren le pasó por encima… un poco más adelante se detuvo la formación, bomberos, policía, ambulancias, concurrieron en minutos cercando el lugar. Desde la pantalla de mi televisor pude ver como dos bomberos  se metían bajo el tren, luego de que un médico viera su estado e informara que estaba bien, con muchas magulladuras pero sin huesos rotos. Introdujeron una camilla, la subieron a ella, y la retiraron de debajo del tren. De inmediato una ambulancia la llevó al hospital más cercano. Las cámaras me permitieron ver el casco roto a un costado de su cabeza. El final podría haber sido otro de no contar con casco. La niña está bien, recuperándose y en un par de días será dada de alta.   

 Los descuidos, las distracciones, la prisa, provocan cientos de accidentes que podrían haberse evitado, luego vienen, muertes, heridos, discapacidades de por vida, familias destruidas. Cuando se maneja la atención debe estar en el volante y el tráfico, tener el vehículo en condiciones técnicas,  llevar cinturón de seguridad, no haber bebido alcohol, ni comido comidas pesadas, diría que con el móvil apagado. Casos como este, por lo menos yo, es el primero que veo, parecería un milagro o mucha suerte ¿Tú que opinas?


Te dejo mi saludo amigo visitante….     

sábado, 16 de agosto de 2014

La muchacha del río.



Marcos colgó el teléfono, todos sus compañeros de oficina le miraban expectantes. Siiiiiii!!! Dijo en un grito de alegría, ellos se levantaron de sus asientos, hubo abrazos y besos. Aprovechó a besar en la mejilla a su secretaria,  Diana, que era un fruto prohibido. Tenía una firma de publicidad,  y se le había otorgado un importante contrato para una compañía de calzado.

 Levantó el volumen de la música funcional, y bailaron entre los escritorios, parecían todos locos, pero en todo caso eran locos felices. Bueno – dijo  Marcos,  esta noche cena para todos en el restaurante de Puerto Madero. Ahora voy a correr un rato para distenderme, los dejo a cargo.

Tras decirlo, en el vestuario se quitó su ropa de ejecutivo, pasando a una deportiva, pantalón,  zapatillas y un buzo con capucha.
Salió a la calle, era un día de otoño, el cielo se veía gris oscuro, amenaza lluvia –pensó. Caminó a paso ligero hasta la costanera sur, una vez en el veredón se arrimó a la pared de un metro treinta que lo separaba del Río de La Plata, abajo, las aguas estaban agitadas, las olas golpeaban el murallón con fuerza. Luego de alongar sus piernas  comenzó a correr a paso medio.

Siendo las dos de la tarde, no se veía prácticamente a nadie en los alrededores. Comenzó a caer una lluvia tenue, se colocó la capucha y continuó. Hacia delante,  a unos 150 metros  alcanzó a ver a una persona sentada sobre la pared con los pies hacia el río. Cuando la alcanzó vio que era una joven con la vista fija en el río. En principio siguió de largo, pero en seguida volvió sobre sus pasos. Se arrimó hasta un metro de ella, apoyándose sobre la pared. Había comenzado a lloviznar con más intensidad.

 –Disculpa ¿Estás bien? ¿Necesitas algo? Ella no se inmutó, siguieron unos minutos de silencio, luego la ve tensar sus brazos sobre la pared, era el momento, lo ve venir,  él se arroja sobre ella cuando su cuerpo buscaba las aguas, alcanza a cruzar su brazo por su cintura, la toma con ambos y la levanta hasta que queda de pié en la vereda. La joven rompe en llanto y golpea con sus puños el pecho de Marcos. ¿Por qué? ¿Por qué no me dejaste hacerlo? Él la mantuvo abrazada unos minutos hasta que se calmó. Muchacha, nada justifica que pierdas la vida – espetó. Vamos hasta un bar cercano y me cuentas. La tomó del hombro y llamó a un taxi que pasaba, ella no ofreció resistencia,  en tres minutos llegaron, buscó una mesa en un rincón que daba a un ventanal. Pidió dos cafés dobles, cortados.

La miró, era bonita, bien vestida, sus ojos y pestañas sobresalían en su rostro alterado. Dime que ocurre ahora – inquirió. Luego de un silencio ella respondió. Estoy embarazada, no debió ocurrir, cuando se lo dije a él, me dijo que yo tenía la culpa, se borró dejándome con el problema. Mis padres son muy severos, ortodoxos, ni saben que tenía una relación, me van a echar de casa. No pude enfrentarlos además por la vergüenza dijo antes de volver a sollozar.

 ¿Cómo se llama él y cuanto hace que salían? Preguntó Marcos - Andrés, y llevamos tres meses saliendo, lo conocí en un boliche bailable, me decía lo felices que seriamos, que tendríamos niños y una casa hermosa. – ¿Tú lo amas? – Si, pero estoy destrozada, no entiendo su actitud. – ¿Cuántos años tienes? – 19 replicó ella. Te comprendo… ¿Cómo te llamas? María – Contestó. ¿Es tu primera relación? Si, si,  mi primera vez…
Disculpa tanta preguntas pero… ¿Cómo se forma tu familia? Mis padres mi hermana de once y mi hermanito de seis, también tengo a mi abuela que no vive con nosotros. Ah! -¿Cómo te llevas con tu abuela? Me adora, afirmó María, mientras unas lágrimas descendían por sus ojos azules.  
Mira niña, llevas una vida dentro de ti, que es parte tuya, cuando nazca la vas a amar más que a nada en el mundo, no vuelvas a hacer esta locura. Todo se va a resolver de a poco, no eres la única chica que le sucede esto – afirmó Marcos. Ahora te acompaño hasta la casa de tu abuela, allí le explicas todo a ella y le pides interceda ante tus padres, ella sabrá hacerlo. Te pido el móvil de tu novio, yo lo llamaré al trabajo y hablaré con él. ¿Por qué haces todo esto por mí? - Preguntó   ella. Porque debo hacerlo – replicó Marcos. Además te dejo mi móvil, pásame el tuyo para contactarnos.  

Tomaron un taxi nuevamente que los llevó a la casa de la abuela de María, una mujer sonriente les abrió la puerta. Una vez adentro Marcos solo hizo la introducción. Señora, su nieta esta atravesando un momento muy difícil, que no sabe como enfrentar, espero que usted la escuche y le brinde el apoyo que necesita ya que intentó hacer una locura. La suerte hizo que yo pasara y la evitara - terminó Marcos. Luego se fue, tres días mas tarde María lo llamó diciendo que dentro de todo, las cosas estaban saliendo bien, que sus padres le apoyaban para que el embarazo siga su curso. Me alegro por ti, le dijo, se fuerte que toda te va a ir bien en la vida.

Marcos llamó por su móvil a Andrés en su trabajo, se hizo pasar por el tío de María, y lo invitó a conversar a la salida. Ya juntos en una mesa de bar le planteó. María va a ser madre y tú eres el padre biológico cuando nazca, te pido que te hagas cargo de apoyarla durante el embarazo, acompañándola alguna vez a sus controles ginecológicos, además debes hablar con ella por si quiere que le des tu apellido, aunque ustedes no vuelvan a juntarse. Completando, cuando nazca, te harás cargo de pasarle el dinero que corresponda para tu hijo hasta que cumpla su mayoría de edad. Andrés amago protestas, ante las cuales Marcos le dijo. Si no te haces cargo de todo lo que te he dicho, te haré pedazos, te denunciaré ante tus compañeros, perderás tu empleo, tus amigos, y nadie hablará bien de ti. Tengo las herramientas para hacerlo. Andrés agachó la cabeza y terminó diciendo que se haría cargo de todas esas cosas, que había estado mal en aprovecharse de una muchacha inocente. Se dieron la mano despidiéndose, Marcos le recordó, confío en que cumplirás tu palabra, o no me verás tan amistoso en una segunda vez.

Pasó otra semana y Marcos recibió otro llamado de María,¡¡¡ estoy muy feliz!!! Afirmó ella, Andrés también me esta apoyando. Me alegra saberlo muchacha, cuídate mucho y esfuérzate por ser feliz siempre…
Meses más tarde Marcos terminaría siendo el padrino de bautismo del niño que resultó varón,  a pedido de María y Andrés que se habían arreglado entre ellos. Esta historia tuvo un final feliz…


Lamento que salgan tan largos los relatos, si los lees y  te gustarían más cortos, dímelo, te lo voy a agradecer….  

lunes, 11 de agosto de 2014

El sobre perdido...

Antonio llevaba casi ocho años trabajando en esa empresa metalúrgica, hacía la gestión externa, pagos, cobranzas, bancos, trámites varios. Ese día de invierno pasó por las oficinas recolectando documentación. Tenía que ir a tres bancos en el micro centro porteño...a último momento Carmen le dio un sobre marrón...era para entregar en un  estudio de contaduría externa. Con su maletín y carpetas en la mano, salió al exterior, eran las 12 y  treinta horas, el aire helado le pegó en el rostro, refunfuñó algo y siguió. Se dirigió al estacionamiento, allí estaba su moto, iba a guardar lo que llevaba en el compartimiento bajo el asiento.... cuando un estampido le hizo girar el rostro y mirar hacia el oeste. No alcanzó a ver nada, guardó todo  bajó el asiento, se colocó el casco y partió.

Cuando llegó al estudio contable, buscó el sobre que le dio Carmen, no lo encontró arriba de todo donde solía ponerlo, revisó bien el bolso sin encontrarlo. Se sorprendió, desconcertado avisó allí que volvería al día siguiente. Siguió su recorrido hasta completar su gestión con los bancos.
Al día siguiente, cuando ingresó a su trabajo a las 8 horas, preguntó en las distintas oficinas si no habían visto el sobre, sus compañeros le dijeron que no, le quedaba decírselo a Carmen, la que tenía pocas pulgas.  Así fue -¿Cómo que no lo tienes? ¿No me digas que lo has perdido? Y salió como loca a preguntar también ella por el sobre…

 Antonio comenzó a acalorarse, pero se le ocurrió preguntarle a Marcos de seguridad, si podría mostrarle por las cámara que estaban por todos lados el momento en que el llegó a su moto el día anterior. Marcos retrocedió la filmación hasta verse claramente cuando Antonio llega a su moto, escucha el estampido, desvía la vista y el sobre se desliza de su carpeta y va a parar al suelo, él no se dió cuenta. Allí quedó cuando se fue. Marcos decide seguir con la filmación para ver si alguien de la empresa lo levantó. Así, llega la hora 14, salen numerosos operarios, pasan al lado del sobre, incluso alguno lo pisa pero nadie lo levanta. Se detiene un Fiat, estaciona, baja un hombre, es Juan, que trabaja contratado para hacer trámites también. Se agacha, levanta el sobre lo eleva y mira a tras luz, luego sigue caminando para la fábrica, atraviesa la puerta de rejas, luego otra blindada, ingresa a las oficinas, camina saludando a los empleados que lo conocen, llega frente a una puerta que conduce a otra oficina, allí antes de entrar, rasga el borde del sobre, mira su interior, mete la mano y la saca, luego lo dobla y se lo mete en un bolsillo de su campera.

 Habiéndolo descubierto, Antonio va a la oficina de Carmen y le cuenta todo, ésta le dice que tenía dinero personal de ella en el sobre. Todos los empleados  se enteran. Delante de ellos, con el altavoz abierto para que lo escuchen,  desde su móvil Antonio, llama a Juan que estaba En el patio exterior del establecimiento. Hola Juan, soy Antonio, sabes que ayer he perdido un sobre, aquí pregunté a todos y nadie lo vio, ¿Tú por casualidad no lo has visto? – No, responde Juan, no he visto ningún sobre, sino te lo diría. Todos los que escuchan se miran entre sí…- Gracias Juan, hasta mañana. El comentario de los hechos llegan a Laura la jefa de personal y a Don Diego uno de los dueños de la empresa.
 Antonio sale por su trabajo nuevamente.
Al día siguiente se entera que habían grabado la parte de los hechos a un CD. En la oficina de Don Diego, junto a Laura, interrogaron a Juan, con las imágenes a la vista. Este negó las acusaciones y se desdijo al explicar su conexión con el sobre. Los compañeros de Antonio escucharon los gritos de la discusión interna. Más tarde,  cuando Antonio  va a ver a Don Diego, éste le dice que el telegrama había sido enviado, Juan había perdido la confianza de la empresa y el puesto  por una mísera suma de dinero. Poniéndole la mano en un hombre le dice, en cuanto a ti Antonio, Antonio…ten cuidado, sabes cuanto te aprecio. Si, Don Diego me hago cargo,  tuve una distracción que no se volverá a repetir.


Bueno amigo visitante, aquí termina esta historia que  me permite reencontrarme contigo. Espero que nos veamos más seguido.Te saludo!!        

lunes, 5 de mayo de 2014

Alivió su diabetes sin medicación...


Mariana se sintió mal ese día, como el cuerpo es sabio fue a la farmacia, no a tomarse la presión arterial sino que la glucosa en sangre. El resultado fue de 460 cuando lo normal esta entre 60 y 110. Esa noche fue a la guardia de su sanatorio, le tomaron nuevamente  con horas de ayuno y el resultado fue de 380, el diagnóstico fue que tenía diabetes. Se compró un aparatito para controlar diariamente su nivel de glucosa y tenía que tomar un comprimido diario para mantenerse en un nivel estable y dentro de la normalidad. Ya era celiaca por lo que no podía alimentarse tampoco con productos que tuvieran gluten, nada de trigo, avena ni centeno.
Un día, en uno de sus controles le dio L0, más tarde se enteró que eso daba cuando el nivel de azúcar estaba por debajo del mínimo. La hipoglucemia puede ser mucho más peligrosa que la hiper. Luego de días en que saltaba del mínimo a valores altos, terminó viendo a una nutricionista y una diabetóloga. Comenzó un tratamiento en el que caminaba 30 cuadras por día, tres días a la semana, a la vez la alimentación se limitó a dos yogures por día, sopa de verduras al mediodía, carnes y pescado en el almuerzo y la cena, junto a unas galletas de arroz. En poco más de un mes, bajó de 82 kilos a 70 y allí se mantuvo. A medida que hacía este tratamiento tuvo que dejar de tomar la medicación ya que el nivel de glucosa entró dentro de la normalidad. En sus controles, cuando le indicaban que tenía 170 por ejemplo, salía a caminar y a su regreso tenía 120. A veces tenía 90, siempre giraba en valores aceptables.
La dieta y el ejercicio le devolvieron la salud, no es fácil hacer la dieta de por vida que se impuso, pero la disciplina que llevó le evitó complicaciones a futuro, en una palabra le alargó la vida seguramente. Toda persona excedida de peso debería hacerse un análisis de sangre para evaluar su estado de salud.
Les cuento esta historia que es real, para quien le pueda ser útil, Mariana tiene 53 años y a esa edad le surgió la diabetes, antes era muy golosa, ahora se cuida en todo alimento que lleva a su boca y lleva una vida normal

sábado, 5 de abril de 2014

POR INTERÉS BAILA EL MONO...

Pasa  y cada tanto veo que vuelve a repetirse en otros casos. Me disgusta que haya personas que sean así, egoístas, interesadas, despiadadas. Te cuento de Teresa, era una vecina que vivía sola en su antigua casa de construcción mixta. Cobraba una jubilación mínima por sus 35 años de trabajo en una fábrica de cuerdas de guitarra. Tenía que hacer malabares para que el dinero le alcance, una vez me contó que en los inviernos helados se pasaba gran parte del día en la cama para no gastar en calefacción. Yo solía pasar apenas pasado el mediodía por su vereda, ella estaba apoyada en la pared de cerco tomando un poco de sol. La saludaba y me contestaba siempre con una sonrisa, hablábamos durante unos minutos que no me cabía duda la sacaban de su soledad.
No sabría decir su edad exacta pero pasaba los ochenta y cinco seguramente. Por un tiempo deje de verla al pasar, hasta que un día veo un ejército de albañiles remodelando la casa. En un comercio cercano me entero  de que la abuela había fallecido hacía poco más de un mes. Aparecieron sobrinos,,,, esos que nunca la visitaban  a reclamar su parte de la herencia,  estaban preparando la casa para venderla mientras hacían los trámites sucesorios.
Duele ver la falta de amor y respeto a sus mayores, aunque no sean mayoría, abundan los casos en que sobrinos, nietos, y hasta hijos dejan a los ancianos librados a su suerte. Se los ve aparecer cuando fallecen, acercándose para reclamar su parte en la herencia que en general es al menos una vivienda. Sin ser familiar me resultaba grato cruzarme con ella y conversar un poco de todo, cada vez, ahora la guardo en mi recuerdo para que su alma descanse en paz. 

Si pasas por aquí, te saludo visitante…


sábado, 11 de enero de 2014

Amor en la primera cita.

Habían tenido su primera cita, luego de ver una película en El Alto, cenaron en el patio de comidas. Tras mucho conversar y reír Fernando sentía que esa muchacha era diferente a las anteriores, debía tratarla de otra manera.  

– Es la  una de la madrugada-comentó él- ¿Quieres que te lleve a tu casa? – Si… podemos regresar ya - Repuso ella. Salieron hacia el estacionamiento y de allí partieron. Al llegar Fernando detuvo el auto en el frente de la casa de Sofía. Descendieron, quedando de pié junto a la puerta. – ¿Te has sentido cómoda?- preguntó. – De maravillas-respondió ella con una sonrisa. –Se miraron un instante estaban  muy juntosella interrogaba con la mirada,  él la abrazó suavemente, dando  un beso en su pómulo izquierdo, se hallaban…  ¡tan cerca esos labios rojos! Su suave perfume le embriagó nuevamente, pero no era momento aún - Se separaron con un  ¡hasta mañana! -Ya habían cruzado sus celulares.

- Caminó unos pasos, ingresó al vehículo, lo puso en marcha, y arrancó con una picada que al instante redujo. -Vamos Fernando calma -se dijo -que hermosa noche has tenido. -Encendió su estéreo y siguió viaje escuchando una canción de Luís Miguel

Amarte es un placer.

El vino es mejor en tu boca 
te amo es más tierno en tu voz 
la noche en tu cuerpo es mas corta 
me estoy enfermando de amor. 

Quisiera caminar tu pelo 
quisiera hacer noche en tu piel 
pensar que fue todo un sueño 
después descubrirte otra vez. 

Y amarte como yo lo haría 
como un hombre a una mujer 
tenerte como cosa mía 
y no podérmelo creer 

Tan mía, mía, mía, mía 
que eres parte de mi piel 
conocerte fue mi suerte 
amarte es un placer 
mujer. 

Quisiera beber de tu pecho 
la miel del amanecer 
mis dedos buscando senderos 
llegar al fin de tu ser 
bailar el vals de las olas 
cuerpo a cuerpo tu y yo 
fundirme contigo en la sombra 
y hacerte un poema de amor 

Y amarte como yo lo haría 
como un hombre a una mujer 
tenerte como cosa mía 
y no podérmelo creer 
tan mía, mía, mía, mía 
que eres parte de mi piel 
conocerte fue mi suerte 
amarte es un placer 
mujer.

Me resultó grato cerrar este post con la letra de Luis Miguel en “Amarte es un placer”
El placer es mío al retornar y encontrarme con mis amigos de blogs. Te saludo visitante.!!