sábado, 5 de abril de 2014

POR INTERÉS BAILA EL MONO...

Pasa  y cada tanto veo que vuelve a repetirse en otros casos. Me disgusta que haya personas que sean así, egoístas, interesadas, despiadadas. Te cuento de Teresa, era una vecina que vivía sola en su antigua casa de construcción mixta. Cobraba una jubilación mínima por sus 35 años de trabajo en una fábrica de cuerdas de guitarra. Tenía que hacer malabares para que el dinero le alcance, una vez me contó que en los inviernos helados se pasaba gran parte del día en la cama para no gastar en calefacción. Yo solía pasar apenas pasado el mediodía por su vereda, ella estaba apoyada en la pared de cerco tomando un poco de sol. La saludaba y me contestaba siempre con una sonrisa, hablábamos durante unos minutos que no me cabía duda la sacaban de su soledad.
No sabría decir su edad exacta pero pasaba los ochenta y cinco seguramente. Por un tiempo deje de verla al pasar, hasta que un día veo un ejército de albañiles remodelando la casa. En un comercio cercano me entero  de que la abuela había fallecido hacía poco más de un mes. Aparecieron sobrinos,,,, esos que nunca la visitaban  a reclamar su parte de la herencia,  estaban preparando la casa para venderla mientras hacían los trámites sucesorios.
Duele ver la falta de amor y respeto a sus mayores, aunque no sean mayoría, abundan los casos en que sobrinos, nietos, y hasta hijos dejan a los ancianos librados a su suerte. Se los ve aparecer cuando fallecen, acercándose para reclamar su parte en la herencia que en general es al menos una vivienda. Sin ser familiar me resultaba grato cruzarme con ella y conversar un poco de todo, cada vez, ahora la guardo en mi recuerdo para que su alma descanse en paz. 

Si pasas por aquí, te saludo visitante…


15 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un texto emotivo para alguien que seguramente sufrió con esa soledad doblemente triste de la ancianidad.
Saludos!

TORO SALVAJE dijo...

Que asco de mundo.
Los ancianos molestan.
Sólo son queridos por sus posibles herencias.

Que pena.

Saludos.

Migue dijo...

Hola Neo,
he conversado con personas mayores que me cuentan hasta que punto les duele la soledad. En el caso del texto, a mayor edad mayor necesidad de compañía.
Estos casos al menos a mi me duele solo enterarme que lo estén pasando así.
Saludos!

Migue dijo...

Toro,
son lamentables también los casos en que los internan en asilos antes que tomarse el trabajo de cuidarlos el tiempo necesario.
No toda la sociedad es así, pero una parte está podrida.

Un abrazo.

José Núñez de Cela dijo...

Los ancianos en soledad reflejan una gran tristeza solo su explotaciópn por "seres queridos" supera la indignidad de una soledad inmerecida.

Enhorabuena por tu blog!

Migue dijo...

José Nuñez, bien lo dices, inmerecida soledad en una etapa de la vida que deberían ser cuidados y acompañados.

Gracias amigo, saludos para ti.

Rafa Hernández dijo...

Esa es otra y son muchos los ancianos a los que se les da de lado. Y lo peor es que a veces por los propios hijos.

Un abrazo Migue.

Migue dijo...

Rafa,
eso es lo que más duele, cuando el abandono en la soledad parte de los propios hijos. Hay corazones duros fríos y egoístas.

Un abrazo.

AMBAR dijo...

Hola Migue.
No sé que ocurre que no veo tus publicaciones me tendré que poner de seguidora de nuevo a ver si así funciona.
Estoy muy de acuerdo con tus letras, la vida es así de cruel, y parece que no va a mejor.
Te deseo una buena Semana Santa.
Perdón, por no poder visitarte tan seguido como antes, he tenido unos días muy irregulares y ajetreados, dejo un poema pero no actualizó.
Paso a saludar y despedirme, me ausento por un tiempo, te visitaré a mi regreso, sepas que no te olvido.
Un abrazo
Ambar

María dijo...

Cuando se es anciano parece que se es un estorbo y nadie se quiere hacer cargo de ellos, encontrándose solos, pero cuando se trata de heredar todos vienen a su vera, cuando ya han fallecido, qué pena da.

Me encantó volver a leerte amigo Miguel.

Te deseo unas felices vacaciones.

Un beso.

Migue dijo...

Hola Ambar,
estás disculpada por no visitarme como antes...porque yo tampoco escribo seguido como antes.
Espero que tus días mejoren, tampoco yo me olvido de ti, mis mejores augurios allí donde estés.
Un abrazo.

Migue dijo...

Hola Maria,
Has visto que triste que es, pero es una lamentable realidad que se da en muchas familias.
Agradezco tu visita y comentario.

Un beso

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Muy emotivo, he visto de cerca una historia parecida, y es muy triste, Migue siempre es un gusto leerte, un abrazo.J.R.

genessis dijo...

Triste, pero existen casos reales.
Un abrazo.

María dijo...

Y yo que pensaba que perdí el tren en tu blog y no has vuelto a escribir nada jajajaj.

Feliz comienzo de semana, amigo mío.

Un beso