sábado, 16 de agosto de 2014

La muchacha del río.



Marcos colgó el teléfono, todos sus compañeros de oficina le miraban expectantes. Siiiiiii!!! Dijo en un grito de alegría, ellos se levantaron de sus asientos, hubo abrazos y besos. Aprovechó a besar en la mejilla a su secretaria,  Diana, que era un fruto prohibido. Tenía una firma de publicidad,  y se le había otorgado un importante contrato para una compañía de calzado.

 Levantó el volumen de la música funcional, y bailaron entre los escritorios, parecían todos locos, pero en todo caso eran locos felices. Bueno – dijo  Marcos,  esta noche cena para todos en el restaurante de Puerto Madero. Ahora voy a correr un rato para distenderme, los dejo a cargo.

Tras decirlo, en el vestuario se quitó su ropa de ejecutivo, pasando a una deportiva, pantalón,  zapatillas y un buzo con capucha.
Salió a la calle, era un día de otoño, el cielo se veía gris oscuro, amenaza lluvia –pensó. Caminó a paso ligero hasta la costanera sur, una vez en el veredón se arrimó a la pared de un metro treinta que lo separaba del Río de La Plata, abajo, las aguas estaban agitadas, las olas golpeaban el murallón con fuerza. Luego de alongar sus piernas  comenzó a correr a paso medio.

Siendo las dos de la tarde, no se veía prácticamente a nadie en los alrededores. Comenzó a caer una lluvia tenue, se colocó la capucha y continuó. Hacia delante,  a unos 150 metros  alcanzó a ver a una persona sentada sobre la pared con los pies hacia el río. Cuando la alcanzó vio que era una joven con la vista fija en el río. En principio siguió de largo, pero en seguida volvió sobre sus pasos. Se arrimó hasta un metro de ella, apoyándose sobre la pared. Había comenzado a lloviznar con más intensidad.

 –Disculpa ¿Estás bien? ¿Necesitas algo? Ella no se inmutó, siguieron unos minutos de silencio, luego la ve tensar sus brazos sobre la pared, era el momento, lo ve venir,  él se arroja sobre ella cuando su cuerpo buscaba las aguas, alcanza a cruzar su brazo por su cintura, la toma con ambos y la levanta hasta que queda de pié en la vereda. La joven rompe en llanto y golpea con sus puños el pecho de Marcos. ¿Por qué? ¿Por qué no me dejaste hacerlo? Él la mantuvo abrazada unos minutos hasta que se calmó. Muchacha, nada justifica que pierdas la vida – espetó. Vamos hasta un bar cercano y me cuentas. La tomó del hombro y llamó a un taxi que pasaba, ella no ofreció resistencia,  en tres minutos llegaron, buscó una mesa en un rincón que daba a un ventanal. Pidió dos cafés dobles, cortados.

La miró, era bonita, bien vestida, sus ojos y pestañas sobresalían en su rostro alterado. Dime que ocurre ahora – inquirió. Luego de un silencio ella respondió. Estoy embarazada, no debió ocurrir, cuando se lo dije a él, me dijo que yo tenía la culpa, se borró dejándome con el problema. Mis padres son muy severos, ortodoxos, ni saben que tenía una relación, me van a echar de casa. No pude enfrentarlos además por la vergüenza dijo antes de volver a sollozar.

 ¿Cómo se llama él y cuanto hace que salían? Preguntó Marcos - Andrés, y llevamos tres meses saliendo, lo conocí en un boliche bailable, me decía lo felices que seriamos, que tendríamos niños y una casa hermosa. – ¿Tú lo amas? – Si, pero estoy destrozada, no entiendo su actitud. – ¿Cuántos años tienes? – 19 replicó ella. Te comprendo… ¿Cómo te llamas? María – Contestó. ¿Es tu primera relación? Si, si,  mi primera vez…
Disculpa tanta preguntas pero… ¿Cómo se forma tu familia? Mis padres mi hermana de once y mi hermanito de seis, también tengo a mi abuela que no vive con nosotros. Ah! -¿Cómo te llevas con tu abuela? Me adora, afirmó María, mientras unas lágrimas descendían por sus ojos azules.  
Mira niña, llevas una vida dentro de ti, que es parte tuya, cuando nazca la vas a amar más que a nada en el mundo, no vuelvas a hacer esta locura. Todo se va a resolver de a poco, no eres la única chica que le sucede esto – afirmó Marcos. Ahora te acompaño hasta la casa de tu abuela, allí le explicas todo a ella y le pides interceda ante tus padres, ella sabrá hacerlo. Te pido el móvil de tu novio, yo lo llamaré al trabajo y hablaré con él. ¿Por qué haces todo esto por mí? - Preguntó   ella. Porque debo hacerlo – replicó Marcos. Además te dejo mi móvil, pásame el tuyo para contactarnos.  

Tomaron un taxi nuevamente que los llevó a la casa de la abuela de María, una mujer sonriente les abrió la puerta. Una vez adentro Marcos solo hizo la introducción. Señora, su nieta esta atravesando un momento muy difícil, que no sabe como enfrentar, espero que usted la escuche y le brinde el apoyo que necesita ya que intentó hacer una locura. La suerte hizo que yo pasara y la evitara - terminó Marcos. Luego se fue, tres días mas tarde María lo llamó diciendo que dentro de todo, las cosas estaban saliendo bien, que sus padres le apoyaban para que el embarazo siga su curso. Me alegro por ti, le dijo, se fuerte que toda te va a ir bien en la vida.

Marcos llamó por su móvil a Andrés en su trabajo, se hizo pasar por el tío de María, y lo invitó a conversar a la salida. Ya juntos en una mesa de bar le planteó. María va a ser madre y tú eres el padre biológico cuando nazca, te pido que te hagas cargo de apoyarla durante el embarazo, acompañándola alguna vez a sus controles ginecológicos, además debes hablar con ella por si quiere que le des tu apellido, aunque ustedes no vuelvan a juntarse. Completando, cuando nazca, te harás cargo de pasarle el dinero que corresponda para tu hijo hasta que cumpla su mayoría de edad. Andrés amago protestas, ante las cuales Marcos le dijo. Si no te haces cargo de todo lo que te he dicho, te haré pedazos, te denunciaré ante tus compañeros, perderás tu empleo, tus amigos, y nadie hablará bien de ti. Tengo las herramientas para hacerlo. Andrés agachó la cabeza y terminó diciendo que se haría cargo de todas esas cosas, que había estado mal en aprovecharse de una muchacha inocente. Se dieron la mano despidiéndose, Marcos le recordó, confío en que cumplirás tu palabra, o no me verás tan amistoso en una segunda vez.

Pasó otra semana y Marcos recibió otro llamado de María,¡¡¡ estoy muy feliz!!! Afirmó ella, Andrés también me esta apoyando. Me alegra saberlo muchacha, cuídate mucho y esfuérzate por ser feliz siempre…
Meses más tarde Marcos terminaría siendo el padrino de bautismo del niño que resultó varón,  a pedido de María y Andrés que se habían arreglado entre ellos. Esta historia tuvo un final feliz…


Lamento que salgan tan largos los relatos, si los lees y  te gustarían más cortos, dímelo, te lo voy a agradecer….  

23 comentarios:

AMBAR dijo...

hola Miguel.
Muy buen relato y si en la vida real siempre apareciera un Ángel como Marcos a nuestro alrededor, la vida sería más feliz, con una parte de comprensión y otra de compromiso, los problemas tienen mejor solución.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Migue dijo...

Bien lo dices AMBAR, comprensión y compromiso ayudan a resolver los problemas.
La actitud de Marcos fue altruista, en estos tiempos de prisas no abundan sin duda.
Buen fin de semana para ti también.
Abrazos.

María dijo...

Qué bueno que tuviese un final final, por eso me ha gustado tanto tu relato, al fin y al cabo, la felicidad, siempre se llega a encontrar.

Un beso, amigo mío.

Migue dijo...

María,
tiene sus dificultades en medio pero es bueno cuando los conflictos en la vida tienen un final feliz.

Un beso amiga.

Tramos Romero dijo...


Yo encuentro que no le sobra palabra alguna, ni intención, ni sentimientos...me lo leí de tirón y sabes? me agrado el final feliz, no me lo esperaba, ¿te das cuentas?, ¡es triste¡, por tanto muchas gracias de principio a fin,

Besos muy cariñosos

tRamos

Migue dijo...

Tramos,
Agradezco que me hayas respondido, a veces temo que los relatos largos no sean leídos y simplemente te digan me gusta por compromiso.
Historias como estas nos gustaría sucedan en la vida. Dos vidas fueron salvadas,por la solidaridad de una persona que se hizo responsable.

Gracias por leerme.
Un beso.

40añera dijo...

Bueno largo pero interesante hace creer en los ángeles de la guarda

Un besote

Migue dijo...

Hola Cuaren,

Para mí los ángeles de la guarda existen,a veces se hacen notar, otras no.

Un beso grande para ti.

Migue dijo...

CHARO,
Puede haber cuestiones que quisiéramos que la tierra nos trague, pero tomándolas con calma,las llevaríamos a buen término.
Me alegra que te haya gustado.
Saludos para ti.

CHARO dijo...

Me gustan las historias con final feliz así,tu historia me ha encantado.Saludos
CHARO

MaRía dijo...

Hola Migue
Un relato real como tantas historias, que por no tanta suerte acaban así de bien, pero siempre hay que tener esa esperanza, esa semilla que queda en nosotros y no ahogarla con la desesperanza

Un beso y un abrazo cercano

pd/ me alegra tu vuelta
:)

Feliz semana

MaRía dijo...

espero que no se borrara mi comentario, me dio error al final bueno estaré atenta a ver si sale
mas besos

Migue dijo...

Hola MaRía,
Publiqué tus dos comentarios para tener más besos para mi jajaja.
La esperanza a veces flaquea, somos conscientes de que no debemos perderla,aunque a veces la ayuda externa como la que brindó Marcos,da un final feliz a una crisis.

Gracias por la bienvenida.
Besos retornan para ti.

genessis dijo...

Hola Miguel,
es muy ameno el relato, con un final alentador. Ojalá que todos los casos tuvieran un desenlace feliz.
No es largo, el estilo es bien fácil y engancha fácilmente.
Un abrazo y gracias por tu visita a mi espacio.

Genín dijo...

Bueno, ya tu sabes que alguien insigne que ahora no estoy seguro de quién fue dijo, "Lo bueno si breve, dos veces bueno" :)
Este relato es bueno, al menos a mi me gusta, quizá con un final demasiado perfecto, pero a lo mejor los hay en la vida real, a mi no me consta :)
Salud

Migue dijo...

Hola Genín, esa frase me martilla en la cabeza."Lo bueno si ..." pero algunos relatos se hacen largos. Lo que tiene éste es un lenguaje llano, claro, que permite leerlo con continuidad y rápidamente.
Alguna vez me topo con algunos cortos que debo releerlos para interpretarlos.
Me alegro que te haya gustado,no siempre, pero a veces la vida da finales ideales.
Un fuerte abrazo para ti.

Migue dijo...

Genessis,
Para historias tristes tenemos los noticieros de la televisión.
Prefiero escribir relatos con finales felices, que también suceden en la vida.
Una persona serena como Marcos,pudo mover las piezas en el tablero y terminó saliendo mejor de lo que él esperaba.
Otro abrazo para ti.

TORO SALVAJE dijo...

Una buena historia y con final feliz.

:)

Saludos.

Migue dijo...

Toro,
Problemas surgen a diario, el hecho es que terminen bien.

Un abrazo.

Soñadora dijo...

Hola Migue, me ha gustado mucho tu historia, y que bueno que tuvo final feliz. Es que la intervención de Marcos fue precisa. Que importante que es involucrarse y no ser simplemente observador.

Besos!

Camelia dijo...

Que buen relato Migue...me encantó el final....Un besito..

Migue dijo...

Soñádora,
¿Cómo estás amiga? por suerte hay personas que se involucran, no son sordos y ciegos ante el problema del otro.
Agradezco tu visita.

Besos!

Migue dijo...

Camelia,
Haz visto, lo finales felices no solo están en las novelas...pasan en la vida.

Un beso amiga.