lunes, 7 de septiembre de 2015

Historia de amor no correspondido.

Diciembre había llegado, el calor era denso, pesado, Leonardo no lo pensó más, decidió huir de Buenos Aires, tomarse unas vacaciones, alejándose de tráfico, ruidos, obligaciones laborales. Una vez en la ruta en su Volkswagen, recorrió los cuatrocientos kilómetros que lo separaban, hasta llegar a Tandil, la ciudad de las sierras bajas, tierra fértil, con olores a campos verdes y aguas claras del lago. Luego se desvió, avanzó cien metros por un camino de tierra, divisando a Don Basilio, un viejo amigo de su padre aguardándolo en la vereda. Detuvo el auto, bajando rápidamente para fundirse en un abrazo con el búlgaro.- Que bueno que viniste Leo, hace dos años que no lo hacías. -Pasa, pasa, tengo preparado un guiso hecho con perdices que ayer mismo cacé .-Usted se ve muy bien Basilio, debe ser el aire de aquí. - Ya lo creo, aquí todo es mas calmo.- Mira la cara que traes cada vez que vienes, ojeroso, blanco, flaco, de aquí te vas con el color de la salud. -Tiene razón, la gran ciudad mata, parece que uno no puede dejar de correr, por suerte termino con la universidad el año próximo, tendré más tiempo para esparcimiento. Luego de degustar el exquisito estofado, acompañado por un buen vino, siguieron charlando y riendo, mientras se contaban mutuamente anécdotas e historias.

A las cuatro de la tarde Basilio, lo invitó a visitar a Natalia su vecina, que vivía a continuación de un gran lote de tierra que separaba ambas casas. Al llegar, está los recibió con alegría, conocía a Leo desde pequeño, cuando llegaba en compañía de sus padres. Leo comprobó la presencia de una joven de cabellos lacios y ojos negros que lo miraba con atención. - Es mi hija, Mariana, afirmó Natalia, se recibió de Veterinaria en la universidad de aquí,  por ahora está todo el día en casa. - Ah, si, dijo Leo, mientras daba un beso en la mejilla de Mariana, recuerdo cuando eras pequeña, jugábamos a las escondidas, debes tener veinte y cuatro años ahora. - Si, y tú veinte y tres, ¡Qué alto que estás! ¿Tienes novia? No, no, nada formal, solo amigas, no he tenido tiempo para buscar mi alma gemela, jajaja. Luego, juntos los cuatro, continuaron tomando unos mates con bizcochitos salados, mientras conversaban de todo un poco.

Los días siguientes transcurrieron entre caminatas por senderos recorriendo el lugar, más de una vez Leo y Mariana, fueron hasta el pié del cerro “La piedra movediza”, ascendiendo hasta lo más alto, desde allí veían la belleza de los alrededores. Cuando los sorprendía la noche, le resultaba hermoso ver las luces del centro, así como el cielo plagado de estrellas que en Buenos Aires centro, ni podía verlas por los edificios cercanos. Alguna noche fueron a cenar, otras a bailar con amigos y amigas de Mariana, Leo se integraba totalmente, eran todos jóvenes que se divertían sanamente. Habían pasado quince días ya, el “porteño”, citadino, también le decían, había bronceado su cuerpo, por la exposición al sol, se veía completamente distinto al día en que llegó. Había aprendido hasta a ordeñar sentado en un asiento bajo la vaca lechera que Basilio tenía, también degustaba frutas en almíbar, leche fresca recién ordeñada, quesos y yogur hechos en el lugar.

Mariana le pedía a su madre que hable con Basilio e intervinieran, porque Leo le había dado su amistad pero de amor no decía nada, y ella estaba locamente enamorada de él. Una tarde Basilio le dijo a Leo, sabes que te aprecio mucho, quisiera regalarte la fracción de tierra de al lado, podrías venir a vivir aquí, ir construyendo tu casa de a poco. Natalia y yo te ayudaremos, nos gustaría que formes pareja con Mariana, se ven muy bien los dos. Leo se quedó sorprendido ante el ofrecimiento, tratando de elegir las palabras que no hieran la sensibilidad del búlgaro, le contestó. – Le agradezco infinitamente, pero no puedo aceptar, aquí no hay trabajo para desarrollar mi carrera, no quiero vivir haciendo lo que no me gusta, por otra parte a Mariana, la considero una amiga, no estoy enamorado de ella. –El amor es así, afirmó Basilio, se puede querer y no ser querido, pero el darte la tierra sigue en pié, avísame y te la transfiero cuando quieras. – Nuevamente gracias, tengo en cuenta su ofrecimiento amigo.

Dos noches después Leo se había quedado a dormir en una habitación en casa de Natalia, cerca de las dos de la madrugada escuchó la puerta abrirse lentamente. Era Mariana que en su fina enagua rosa entraba. ¿Qué haces aquí? Preguntó. - Es que mañana te irás, quiero dormir esta noche contigo, así conservaré un recuerdo feliz de ti. ¿Estás segura? Sabes que lo nuestro no tiene futuro, no estoy enamorado. – Lo sé, siempre has sido sincero conmigo, pero regálame esta noche, quiero guardarla en mi arcón de recuerdos. -Bueno, ven, le contestó, dejando que ella entre bajo las blancas sábanas. Sucedió lo que tenía que suceder entre dos vidas jóvenes pero adultos, sin compromisos. A la mañana siguiente parecía que los pájaros cantaban más alegres que nunca. Luego de desayunarse juntos, Basilio, Natalia, y Mariana lo despidieron. Leo subió a su auto emprendiendo el regreso hacia la maraña de su ciudad, pero llevaba un secreto guardado…que le hacía sonreír y cavilar.

Diez años más tarde Leo volvería ya casado, con su mujer Laura, y su pequeño hijo de seis años Nicolás, Basilio y Natalia salieron a su encuentro, felices de verlo, minutos después apareció Mariana. Luego de darle un abrazo Leo le presentó a su mujer y su hijo, enseguida le preguntó ¿Qué es de tu vida? Bien, bien, replicó ella. En ese momento se acercó un niño rubio de ojos verdes como los de Leo, Este es mi hijo Diego,  dijo Mariana, tiene 9 años. ¿Te has casado? inquirió él, -No, nunca encontré el hombre que me enamore lo suficiente - contestó Mariana. Leo abrazó al niño, ¿Sería suyo pensaba para si? Durante su estadía nunca le preguntó a Mariana ni ella le dijo nada al respecto. Cuando llegó el momento de la partida, se despidieron, pero el se iba con un sentimiento de culpa por no haberse atrevido a preguntar. La presencia de Laura tal vez tuviera que ver con su inhibición, pero se prometió que no pasaría mucho tiempo sin salir de la duda. 

Este es otro post que rescato de tiempo atrás, con alguno ajustes en el final.
Si pasas por aquí, agradezco tu visita....

36 comentarios:

Anónimo dijo...

El joven no debería quedarse en la duda de si el hijo de Mariana es o no es hijo de el, no estará tranquilo hasta que lo haga.

Saludos Migue!

Ame dijo...

Hola, Migue
Bueno, suele suceder con mucha frecuencia que amamos a quien no nos ama.
Considero que los hijos son de quien los guía y educa, quien apoya su camino y sobre todo, quien los ama

Un abrazo, Migue

Migue dijo...

Anónimo

Ante la posibilidad de haber sido padre sin saberlo durante tantos años, le creó a Leo una situación que lo desconcertó. Tendrá que ver que actitud toma.
Saludos.

Migue dijo...

Ame
¿Cómo estás amiga? Es cierto lo que dices, pero Leo si hubiera sabido que tenía un hijo tal vez se hubiera hecho cargo, aunque no amara a Mariana.Ella lo tuvo y lo crió sola, fue su decisión.

Un abrazo.

Chaly Vera dijo...

Un polvacho productivo para una mujer que encontro una fuente de amor eterno

Genín dijo...

Historias tan rreales como la vida misma... :)
Salud

Migue dijo...

Chaly

El amor de una madre por su hijo es eterno y viceversa también debería ser.

Migue dijo...

Genin

Todo puede suceder...y sucede...

Un abrazo.

Doris Dolly dijo...

Migue ... hermoso tu relato !! me he quedado
con deseos de un final feliz, llegando a la verdad,
pero muchas veces no se puede.

Recibe mi saludo desde Rosrio

Doris Dolly dijo...

Migue ..te envie un msm nosé si te llegó

Migue dijo...

Dorys Dolly

Como ves, me llegó tu comentario amiga, los finales muchas veces no son como quisiéramos.Mariana es feliz con su hijo y Leo se quedó con la duda de indagar o no, si era suyo. La toma de distancia lo hará reflexionar seguramente.

Saludos para ti en Rosario, que hace tiempo mucho visitaba.

TORO SALVAJE dijo...

Vaya...
Menudas sorpresas da la vida...
Fijo que era suyo.

Saludos.

Abuela Ciber dijo...

Es la vida,a veces es mejor dejar atras a seres que ya son felices con la vida que llevan,porque asi lo han querido
Saludos

Migue dijo...

TORO

Creo que si apuestas...ganas.

Saludos.

Migue dijo...

Abuela Ciber

Creo que hay mucha sabiduría en tu comentario.

Saludos.

Soñadora dijo...

Migue, casi me atrevería a pensar que no sólo es su hijo, sino que ella buscó engendrarlo, no se...
Quizás buscaba alguien a quien amar con todo su corazón.
Un abrazo!

Ilesin dijo...

A veces la vida nos pone circunstancias que nos enseñan a ver las diversas caras de un mismo sentimiento. Y es que el amor es una esencia pura de la cual cada uno absorbe aquello que necesita.
Besos

Migue dijo...

Soñadora

Mariana estaba muy enamorada de él,seguramente buscó el hijo, aunque no pudiera tener al padre.
En el reencuentro le dice que nunca se casó por no encontrar al hombre de su vida...posiblemente haya sido uno solo y fue su amor imposible.

Un abrazo.

Migue dijo...

Ilesim

El amor bien dices amiga, puede estar influenciado por las sentimientos de quien lo experimenta.

Un beso.

RECOMENZAR dijo...

El amor es asi de loco e intenso Es un estado de locura completo
me gustó tu texto

Migue dijo...

RECOMENZAR

Es cierto lo que dices el amor puede ser muy fuerte e intenso, bien loco también diría.
Agradezco tu visita.

Un beso.

Nicolás dijo...

es duro cuando amas y no es correspondido es duro cuando amas y el amor se va.. quizás tu protagonista deberia haberse parado a pensar si no queria amar o si en el fonodo quizas estaba enamorando, lo siento opr ella por que es duro cuando te dejan
Muy hermoso relato

Lore dijo...

¡Vaya que iba a conservar para siempre un recuerdo...¿feliz?!
Seguro, y es que el amor es loco.

Gracias por tu visita Migue.

Besos.

Migue dijo...

Nicolás

Es duro es cierto, cuando amas y el otro no, y parte, te deja. Pero me parece que en esta historia cada uno de los protagonistas es feliz en su vida. Agradezco tu comentario, te aclaro que el niño, Nicolás no tiene nada que ver contigo jajaja.

Un abrazo hasta tu Madrid Nico.

Migue dijo...

Lore

Como dices, flor de recuerdo conservó esta joven, y siguió una vida feliz con el niño. Son esas cosas del amor que es un tanto loco sin duda.

Me encantó visitarte.

Un beso.

José dijo...

Amigo Migue, uno vive tus historias como verdaderas, tienes unas magníficas dotes literarias, enhorabuena.
Un abrazo.

Migue dijo...

José

Agradezco tu comentario, es muy generoso. No soy escritor, solo un hombre que escribe. A veces los relatos tienen contenidos verdaderos, otros con situaciones totalmente imaginarias, pero que suceden en la vida.
Un abrazo.

Inma_Luna dijo...

Parece que tenemos como una especie de imán para a quienes nos repelen.
Besito

AMBAR dijo...

Hola Migue.
Un relato tan real como la vida misma, ella quería un recuerdo y seguro que esos ojos verdes delatan que es su hijo y él, no estará tranquilo hasta que lo sepa por seguro.
Así es la vida, el que quiero no me dan y el que me dan no lo quiero.
Un abrazo.
Ambar

Migue dijo...

Inma

Así es, el amor muchas veces se deposita en quién no lo corresponde.

Un beso.

Migue dijo...

Ambar

De todo sucede ya en la vida, las ficciones pasan a ser reales, y lo real a veces lo vemos como de ficción.
Esta historia bien pudo haber sucedido como se narra.
Agradezco tu visita.
Abrazos.

Lujan Fraix dijo...

Hola Migue
Amar a quien no nos ama es algo que sucede a menudo y solemos caer en esas trampas del destino.
Interesante trama como siempre.
Un besito

Migue dijo...

Hola Lujan

Cuando detectamos que quién amamos no nos ama, luego de intentar darle un vuelco a la relación, lo mejor es tomar distancia.
Esto, antes de que el dolor sea más grande.

Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Pase a visitarte y desearte que esta semana disfrutes plenamente a los que amas


Cariños

Migue dijo...

Abuela Ciber

Gracias! has viajado hasta aquí, tan solo para saludarme. Deseo lo mejor para ti amiga.

Abrazos.

Boris Estebitan dijo...

Me encanta el texto, no debió haberse quedado con la duda de si era su hijo.