domingo, 18 de octubre de 2015

El violador - Noche de terror.


Esta historia es dura pero sucede en la vida. Carmen y Ofelia habían disfrutado de una noche espectacular en el boliche bailable al que habían concurrido. Bailaron a morir y tomaron algunas copas de más de coca con Fernet.  A las cinco de la madrugada se retiraron del lugar, al llegar a la esquina, ven acercarse el bus que las llevaría a sus casas. Vamos, vamos, rápido -dijo Carmen, nos salvamos del taxi… al momento estaban cómodamente sentadas en el colectivo que llevaba a  solo seis pasajeros adormecidos. En 30 minutos llegaron a destino. Descendieron y caminaron juntas por dos calles, allí,  frente a la casa de Ofelia se despidieron. Carmen debía caminar una calle y media más para llegar a su edificio de apartamentos. Así, iba caminando un tanto obnubilada por el cansancio y las copas de más, la calle estaba desierta, una fina llovizna comenzaba a caer, apuró sus pasos. Al pasar por el Hall de entrada de un edificio, una mano brutal la tomó del brazo, mientras que con la otra  le tapaba  la boca y la atrae bruscamente hacia adentro del hall manteniéndola apretada contra la pared.  Un hombre que le llevaba una cabeza de altura le dice. –Nena, no digas nada o te aplasto la cara.

Mientras con la mano izquierda le tapaba la boca, su derecha la introduce por su escote para acariciarle los senos. Luego la besó brutalmente, introduciendo la  lengua en su boca,  ella atinó a mordérsela.  Él con un gruñido le dio un fuerte cachetazo que la dejó totalmente  aturdida y con los labios sangrando. Carmen sintió que  le bajaba la corta pollera roja, rompió en llanto - ¡No! ¡No! ¡¡Por favor!!  Alcanzó a decir, la bestia le pasó la lengua por la cara. Cuando estaba por bajarle la otra prenda… en ese momento se escuchó  un  chasquido y un golpe seco, ella alcanzó a ver que algo golpeó en la sien del hombrón. Este trastabilló para un costado, recibió enseguida  un segundo golpe de cachiporra del otro lado de la cara que  terminó desmayándose sobre el piso. Carmen no salía de su conmoción, había estado a punto de ser violada, mientras subía sus ropas, ve a un hombre joven parado en la vereda que guardaba una cachiporra. ¿Estás bien? Le pregunta. Ella no puede hablar del susto. No temas, repite el hombre, me llamo Juan, soy el sereno de la obra de aquí cerca, me da por caminar y vi lo que te pasó. ¿Quieres ir a tu apartamento sin más? ¿O quieres que llame a la policía para denunciar a este hijo de perra? - Quiero lavarme la cara y bañarme - afirmó ella, pero esté canalla no puede quedar libre para atacar a otra, llámala por favor.

Juan marcó el 911 hizo un relato corto de los hechos, a los cinco minutos un móvil de la policía estaba en el lugar. Todos juntos fueron a parar a la comisaría, al atacante, ya medio despierto lo llevaban en otro vehículo policial. Un policía quedó en lugar de Juan custodiando la obra mientras él iba a prestar declaración. Después  salió a relucir que el atacante  tenía antecedentes penales  por robos y  que estuvo preso por violación, hacía una semana que había salido de la cárcel.   Carmen le dijo a Juan, - de   no ser por ti, me habrían arruinado la vida. Le dio un beso en la mejilla y terminó diciendo – menos  mal que hay hombres como tú. Mira las tontas como yo, que por no tomar un taxi me pasó lo que me pasó.
 – Tú  no eres tonta, has hecho lo que debía ser normal, lo malo es que las bestias como la que te atacó, anden sueltas por la ciudad. Un violador debe tener prisión perpetua, es como un adicto, pero no se recupera jamás  y vuelve a violar, creen que la mujer es un objeto del que ellos pueden disponer. - Lo que han violado son tus derechos a ser libre. Un coche policial los llevó a sus domicilios, ya eran las 11 de la mañana del domingo. Un día que Carmen jamás olvidaría…

Amigo visitante esta es la primer historia que escribo luego de unos meses, las últimas eran tomadas de mis archivos. Deja tu comentario si gustas…



31 comentarios:

AMBAR dijo...

Es cierto Migue, estas cosas pasan, y la vida no es mala ni la culpable de que haya personas que no saben respetar, por eso hay que tener más cuidado, eso le puede pasar a cualqiera.
Los encierran pero luego salen y siguen aciendo lo mismo,triste pero real.
Una buena semana y un abrazo.
Ambar

Genín dijo...

La verdad es que podrida ser una historia de la vida real, ocurre muchas veces e incluso aun peor...
Salud

Chaly Vera dijo...

Para los violadores, pedofilos debe ser la pena de muerte. la carcel no los reforma.

Migue dijo...

AMBAR

Si nosotros como ciudadanos comunes lo vemos, no se entiende porqué la justicia los libera en poco tiempo para que vuelvan a atacar. Deben cambiar las leyes sin duda.
Agradezco tu visita, también deseo una buena semana para ti.

Un abrazo.

Migue dijo...

GENIN
Esta clase de hombres son enfermos que no tienen cura, son cobardes que atacan mujeres, las leyes no son suficientemente duras con ellos.

Salud

Migue dijo...

Chaly

En nuestros países no existe la pena de muerte, pero a estos tipos habría que borrarlos del mapa. Con que les den prisión perpetua, y se pudran en la cárcel me conformaría. No deben estar libres...

Saludos.

Anónimo dijo...

Leyendo tu relato tan detallado, sentí el terror y la angustia de esa chica al caer en manos de ese depravado. Ni aunque les corten los genitales dejarán de atacar. Deben como dices ir presos de por vida.

Un saludo Migue.

TORO SALVAJE dijo...

Bien por Juan y por todos los hombres que defienden a las mujeres.

Saludos.

40añera dijo...

Una historia dura pero real que acaba con final feliz

Un beso caballero

Abuela Ciber dijo...

Te deseo buena semana y que en ella encuentres muchos momentos para sonreír y que te sonrían
Cariños

Migue dijo...

TORO
Es cierto, bien por Juan que el destino puso en el camino de esta jóven.Pero la justicia no debería liberar a los maltratadores...

Saludos

Migue dijo...

40añera

Bienvenida por mi rincón amiga.Estas cosas pasan en la vida real y pueden terminar con la vida de la mujer. Aquí tuvo un final feliz.

Un beso

Migue dijo...

Abuela Ciber

Gracias por tus buenos deseos, la vida, aún los problemas se llevan mejor con una sonrisa. Que la armonía te acompañe todos los días con serena alegría.
Cariños.

Sindel Avefénix dijo...

Un momento muy traumático, más allá de que la violación no se haya concretado en sí, ya el ser forzada es un abuso. Muy buen relato, menos mal que un final bastante liviano para lo que se veía venir.
Un abrazo.

Migue dijo...

Sindel
Agradezco tu visita.Este relato debería ser de ciencia ficción, pero lamentablemente ocurren estos casos, lo vemos en las noticias, parece que hubiera una locura colectiva por los casos de femicidios. Esperemos que las cosas mejoren y disminuya la violencia.
Un abrazo..

Rafa Hernández dijo...

Desde luego que puede ser muy real, y toda esa calaña de violadores, como mínimo deberían castrarlos. Hay gente muy mala, que no pueden estar en la sociedad ya que por mucho que se haga por reeducarlos no se puede con ellos.

Abrazo Migue.

Ilesin dijo...

Por desgracia mi querido Miguel estas cosas vuelven a estar demasiado a la orden del día y parece ser que la justicia no se hace cargo de que quienes hacen estos actos no se curan sino que vuelven a sus andadas así que pueden.
Un relato muy bien explicado.
Besos

Migue dijo...

Rafa

Vamos a unirnos y firmar una petición para que castren a estos mal nacidos, aunque no le van a dar curso. Por lo menos que les den prisión perpetua y trabajen en la cárcel.

Un abrazo Rafa

Migue dijo...

Ilesim

La solución debería estar en manos de la justicia, y las leyes aplicar prisión perpetua para los violadores.Gracias por tu visita amiga.

Un beso.

Patricia dijo...

Es una historia dura como bien dices; pero real...a demas de tener una forma exquisita de ser relatada y llamar a la consciencia a las personas me parece que es un llamado de atencion para un futuro, porque no siempre estara un "Juan" al lado y la prision al parecer no cambia esa esencia humana torturada en la maldad y brutalidad.
Gracias por compartir me alegra regresaras a escribir :)
Un beso, feliz dia!!

Nicolás dijo...

Dura historia, menos mal que acabó bien para la protagonista, a esa gentuza habria que encerrarla de por vida nada de soltarla al tiempo

Un saludo amigo

Migue dijo...

Patricia
Estos hechos suceden y como dices no siempre habrá un Juan dispuesto a jugarse. Los reclamos tiene que hacerlos la sociedad, para que las autoridades tomen medidas para cuidar a los ciudadanos de estos perversos y brutales personajes.Agradezco tu visita.

Un beso y feliz día para ti también.

Migue dijo...

Nicolas

No hay otro camino que ese que dices, ahora nos preguntamos, porqué no lo hacen. ¿Será porque ellos no están expuestos a esos riesgos?

Un abrazo amigo.

Abuela Ciber dijo...

Migue:
Deseo que esta semana seamos pacientes y escuchemos algún ser querido, que lo necesita pero, estamos a veces demasiado faltos de tiempo
Cariños

Migue dijo...

Abuela Ciber

Puedo asegurarte que la paciencia la tengo, más para escuchar y ayudar a seres queridos que lo necesitan. Actualmente lo estoy haciendo y doy gracias a Dios por poder hacerlo.
Cariños

Amapola Azzul dijo...

Estoy muy poco animada hoy.
Pero concuerdo con tu opinion.

Bs.

Migue dijo...

Amapola
Bienvenida,espero que tu ánimo se levante pronto. Trata de no hacerte demasiado problema por las cosas que no son como quisieras.
Un beso.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Voz bien alta.
Educación.

Un Abrazo

Migue dijo...

Olga

Bienvenida por mi rincón, respeto por el otro es lo que hace falta.

Un abrazo

Boris Estebitan dijo...

Es cierto, la culpa no es de ninguna mujer, es de esas bestias que andan sueltas.

Migue dijo...

Boris

Las mujeres no son objeto de nadie, deben ser respetadas y los maltratadores ser castigados con fuertes penas.
Saludos