jueves, 16 de octubre de 2014

Mi padre y yo...



Siempre pensé que todo el que trabaja o ha trabajado mucho, tiene derecho a tomarse unas vacaciones, cambiando de ambiente, viajando adonde sus posibilidades le den. Cuando mi padre vivía y contaba con 84 hermosos años lo llevé a la costa atlántica a disfrutar del mar. Hubiera querido llevarlos a las aguas termales, pero en ese tiempo solo pensaba en las Termas de Río Hondo que quedaban a unas 20 horas de viaje de Buenos Aires. Era demasiado viaje y él tenía problemas de espalda. Hace años que el partió al cielo de los hombres buenos a reunirse con mi madre, ella lo había hecho seis años antes. Ahora a cinco horas de aquí tengo para visitar unas termas preciosas que han proliferado en la provincia de Entre Ríos. Cuando voy las disfruto como si él estuviera conmigo. Aunque ya no estén con nosotros se me ocurre pensar que nuestros seres queridos se siguen alegrando cuando estamos bien, así como que se apenan si nos ven con problemas.
 Acompaño unas imágenes del lugar que visité…

El  hermoso tobogán de tres pisos de arriba, deleita a niños y adolescentes que no paran de arrojarse desde él, se encuentra en la Termas de Colón, provincia de Entre Ríos, Argentina.

Esta es una vista panorámica del lugar, la temperatura era de 30º C,  por ser comienzo de primavera, elevada.Al fondo se ve el Río Uruguay, que nos separa del país hermano y estaba tres metros por arriba de su nivel normal
Esta foto está tomada en el parque del complejo turístico en el que nos alojamos para dormir y desayuno, Complejo Don Juan, atendido por sus dueños de tal manera que invita a volver... 



Contrariamente a lo que se supone, la mayoría de gente que concurre son matrimonios con niños pequeños y adolescentes, adultos y pocos ancianos. El agua termal es sur gente a través de bombas, tiene unas 15 piletas externas y dos grandes cubiertas de 1,50 mts de profundidad.

Bueno, hoy me salí del molde editando este post, pero en la variedad está la sal de la vida.Mi padre estaría feliz de verme sin duda. 
Te saludo amigo visitante, deja tu comentario si gustas....  










16 comentarios:

Migue dijo...

genessis
Es como dices, si los hacemos partícipes de nuestros momentos de alegría, es como recordarlos con su mejor sonrisa.
Otro abrazo grande para ti.

Ilesin dijo...

Tu cumpliste un sueño que era compartir con el un momento especial y ahora cada vez que vas a un bello lugar el sigue estando contigo por que el amor es eterno.
Besos.

Migue dijo...

Ilesin
Que mayor alegría que sentir que él disfruta conmigo los bellos lugares a los que voy.
Besos.

Migue dijo...

Genessis
Te pido disculpas amiga, pero se me borró el comentario que habías hecho. Solo quedó mi respuesta al mismo.
Abrazos.

Amatista Amatista dijo...

Gran homenaje a tu padre,ellos viven mientras están en nuestro recuerdo,saludos.Amatista

Tramos Romero dijo...

Es todo un placer tu entrada Migue, por tus sentimientos, tu corazón abierto que comparte y tu humanidad.
Me alegro de conocer personas como tú.

Bello sitio ¡desde luego que si¡

Besos muchos

tRamos

Migue dijo...

Amatista
Amamos a nuestros hijos con un amor infinito, de la misma manera lo hacemos con nuestros padres, que quisiéramos conservar eternamente con nosotros.

Abrazos

Migue dijo...

Tramos
Gracias amiga, en tu comentario se nota esa enorme sensibilidad que tienes. Ten la seguridad que también a mi me alegra conocer personas como tú.

Besos.

Camelia dijo...

Que lindo como recuerdas a tu padre.....hermosa entrada.....me encantó leerte Migue....Un besito y buen fin de semana...

Migue dijo...

Camelia
¿Cómo estás amiga?.Pienso que a nuestros padres aunque hubieran partido, los recordaremos hasta el fin de nuestras vidas.
En realidad tuve... puede decirse que suerte, porqué los dos pasaron los ochenta años... para disfrutarlos.

Besos y buen fin de semana para ti también.

Boris Estebitan dijo...

Tienes razon, siendo felices y estando bien es la mejor manera de rendir tributo a nuestros seres queridos, saludos desde El Blog de Boris Estebitan.

Migue dijo...

Boris

Que más podemos querer nosotros mismos como padres...que la felicidad de nuestros hijos.
Saludos.

María dijo...

Pero qué hermoso lugar, amigo Migue, el que compartiste con tu padre, en esas aguas termales, y aunque ya no esté contigo, siempre le llevarás en tu corazón, ahí eternamente, amigo mío.

Un beso.

Migue dijo...

María
Así es amiga, él está en mi corazón. Hay muchos hijos que no llevan de paseo a sus padres mayores,es comprensible cuando están con su propia familia, mujer hijos. Pero llega una edad en que, que mejor que viajar con nuestros padres y tener tiempo de compartir charlas que nunca se habían dado. Y de verlos felices...
Un beso.

Nicolás dijo...

Seguro que al ller estas lineas desde ese lugar donde están los hombres buenos habrá sonreido

Migue dijo...

Nicolás

Como dices,también estoy convencido que desde ese lugar de los hombres buenos, disfruta con mi disfrute.
Un abrazo amigo

PD. Te faltó leer el post anterior sobre Los amantes, me hubiera gustado tu comentario con experiencia.