jueves, 12 de septiembre de 2019

La separación

Los 30 años de matrimonio habían sido demasiados, Pablo tenía que volver a tomar la decisión de su vida, separarse de Mariana. Llevaban años durmiendo en camas separadas, ya se había separado tres años antes, pero volvió ante una enfermedad de ella que pasó a ser crónica... una diabetes. El siempre había sido sobreprotector, pero estaba harto de sentirse solo estando acompañado. Ella era el polo opuesto, nada sociable, muy posesiva, con tildes neuróticos depresivos. 
Cuando vacacionaban en bellos lugares con mar, lagos o montañas, él salia a recorrerlos y ella se quedaba en el hotel o el departamento que ocupaban. 
En su casa ella le pedía que no traiga personas desconocidas, también le molestaba el tiempo que él pasaba en su escritorio y computadora con papeles relacionados con su trabajo. 
Pablo padecía episodios de gastritis, esofaguitis y colón irritable, las tenía todas el pobre. Producto del estrés que le estallaba en lo corporal.
 Se le hizo la luz recordando todas las situaciones vividas, hasta la psoriasis que tuvo años antes, pudo deberse a la misma causa... su mujer.!! 
Basta!! se dijo para si, salió esa mañana de marzo hasta el broker inmobiliario, llevaba la documentación necesaria, la garantía con su propia casa, el dinero para el depósito y mes adelantado del apartamento que había visto por Internet. 
A la mañana del día siguiente, era un sábado, a las 8 horas tomó su desayuno, lavó su tasa, y le dijo a Mariana. -Me voy! ¿Cómo que te vas? inquirió ella. - Si, mujer, me mudo otra vez, para largo ya, viene Pedro a darme una mano y me llevo lo mínimo necesario. Ocúpate de ti, yo me ocuparé de mi. Tienes tu ingreso económico, te pasaré un adicional para que no te falte nada.Ella se quedó callada, ante el rostro tenso de él.  Sonó el timbre, era Pedro, Traía cajas grandes, embalaron platos, cubiertos, ropas, algunas sillas, sus libros, la Notebook. El resto lo tenía en su nuevo domicilio, al llegar bajaron y acomodaron todo, finalmente se sentaron en el patio a tomar unas cervezas. Pablo comenzó a reír de felicidad, y no paraba, abrazando a su amigo. Comenzaba una nueva vida, libre, libre...

Visitante, aquí aparecí luego de tanto tiempo, espero traer historias más cortas la próxima vez.

lunes, 15 de abril de 2019

La lluvia los unió.

El reloj marcaba las 18 horas, ella sale de su trabajo con su trajecito rojo y sus tacones altos.El cielo había estado azul durante la mañana, ahora densos nubarrones amenazaban lluvia, que en ese instante comienza a caer. Apura sus pasos buscando refugio, de pronto un hombre se acerca por detrás cubriéndola con su paraguas.
- Voy en tu misma dirección afirma. ¿Me permites que te acompañe? - Oh !Si, gracias!Continúan caminando en silencio. De pronto comienza a caer granizo. Él le dice. - Oye, ¿Porqué no entramos a ese bar y esperamos que amaine la lluvia? 
Ella lo mira a los ojos, observa su sonrisa que es amplia y franca. - Creo que será lo mejor responde.
Y, allí quedan los dos conversando y riendo mientras toman un café. La lluvia para pero ellos siguen allí con sus rostros resplandecientes,,,
Este encuentro puede ser el comienzo de una historia de amor...¿No lo crees así?

Te saludo visitante, hasta la próxima. 

lunes, 18 de marzo de 2019

Decires...

Él le dijo, pongo un jardín de amor a tus pies, tú solo riégalo con sonrisas y me harás feliz...

Él le dijo, quisiera ser el espejo en el que todos los días te miras...

Él le dijo, te miré, me miraste y al instante supimos que tendríamos un destino juntos...

Creo que aquí esta pasando algo importante...No lo crees así?

Te saludo visitante.!

lunes, 11 de marzo de 2019

La mujer depresiva..

Entré a la sala de espera, vi a una mujer sentada en una silla alta.Tomé asiento a su lado.
Observé su mirada perdida, aislada. Calculé que tendría mas de 80 años.
Viene para la psicóloga o para el psiquiatra?- Pregunté.
Giró el rostro hacia mi y contestó.- Para el Psiquiatra.
De que la trata, inquirí?. 
Depresión, contesto. - Lleva mucho tratándose? - Dos años afirmó.
Le fueron cambiando la medicación.- Pregunté.?
Si.! Y sigo igual replica. 
Tiene familia en su entorno.- Consulté.? No, mis hijas murieron y mi esposo también.
Quedé en silencio dos minutos ante su dolor y soledad.
A veces hay que probar caminos nuevos.Comenté

A un miembro de mi familia en su tiempo la llevé a médicos y curanderos de toda clase. -Seguía igual.
No importa de la religión que usted sea. Yo la llevé finalmente a una Iglesia Evangélica Pentecostal.
Las hermanas la recibieron con amor, luego la visitaban en su casa. Compartían lecturas. 
Fue aprendiendo los coros que siempre cantaban en la Iglesia. 
A leer y aprender pasajes bíblicos. Cuando la visitaba me hablaba de ellos, yo escuchaba.
Y, así, un día comenzó a sonreír. Pasó el tiempo y también la depresión, retomó su trabajo. 

A la mujer le sugerí: Sin dejar a quién la atiende hoy, busque ventanas nuevas para salir.
--En ese momento me llamaron, la dejé con un ¡Cuídese.!
Ella esbozó una sonrisa y me despidió con un ¡Gracias! 

Siempre que podamos hay que tender una mano al que más lo necesite. 
hacer el bien nos hace bien sin buscarlo. 

Te saludo visitante, gracias por tu visita.!!

miércoles, 6 de marzo de 2019

Amor o Pecado.

Eran las 10,30 de la mañana, Carmen leía un libro sentada en el living de su casa. 
Escucha un Toc, Toc en la puerta de calle. 
Se arrima y observa por la mirilla, con un tanto de sorpresa y alegría ve el rostro de Marcos.
Eran amigos de años, abre la puerta y pregunta. ¿Tú por aquí? que sorpresa, pasa, pasa.             Pasaba por aquí y se me ocurrió visitarte. (Vieja excusa pensó ella)
Siéntate en el living, gustas de un café, enseguida traigo para los dos. 
Cuando regresa, mientras saborean el café, Carmen le pregunta. ¿Tienes algo para decirme?
Si,pero ¿Puedes poner un poco de música? Ella pone una melodía lenta. 
El pasado sábado bailamos un lento en el cumple de Mirta, y ví como me mirabas, igual que yo a ti, espeta Marcos.
Bueno, con Lucas mi marido y Lucía tu esposa nos conocemos desde antes de casarnos.
Si, así es, yo estaba enamorado de ti, tú de Lucas y terminados casados. A hoy te sigo amando.
Y quiero cometer un pecado solo contigo. Por eso vine a esta hora, estamos solos los dos.
¡Que locura Marcos! No podemos, no somos infieles. 
Pero me amas, reconócelo Carmen. - Bueno, si, pero...Ese si, pero... fue determinante...
Marcos se puso de pié, la tomó de la cintura y la levantó suavemente,  quedando frente a frente.
Comenzó a bailar llevándola, ella inclino la cabeza sobre su hombro. Pasaron unos minutos juntitos y en silencio.
Él mirándola a los ojos le dijo, lo que se hace por amor, no es infidelidad ni pecado. Es amor puro. 
Lentamente arrimó sus labios a los de ella, un beso suave, que se ahondó luego. Continuando por su cuello y los hombros. Ella suspiraba, no podía detenerlo, se sumó a la pasión de él. 
En un momento se detienen, Marcos le pide que ponga traba a la puerta de calle, ella lo hace. 
Él la levanta entre sus brazos y la lleva hasta el dormitorio, rápidamente se quitan la ropa y tienen la relación amorosa mas exquisita de sus vidas. A partir de ese 5 de marzo seguirán teniendo encuentros una vez al mes por el resto de sus vidas. Sin dejar de amar a sus parejas....

Te saludo visitante, hoy hice acto de presencia por aquí.

domingo, 6 de enero de 2019

Cosas de amores.

Ella : ¿Tú me amas?
Él : Si
Y porqué nunca me lo dices?
Porque tengo miedo...
Pues, de qué hombre?
De que me contestes que tu no.
Cómo puedes suponer si no preguntas?
Él: Mira, te lo demuestro con mis besos, abrazos, como te trato...
Eso está bien, pero necesito un ¡Te amo! ¿Entiendes?
Mujeres, no se conforman hasta no salir con la suya. ¡TE AMO! en un grito lo digo.
Ella: Lo besa con un beso prolongado, luego mientras se quitan la ropa caminan presurosos a la cama que los espera.

Y Colorín colorado estos dos si que la seguiran pasando bien...

Te saludo visitante. Buen año para ti.