lunes, 29 de junio de 2015

LA COINQUILINA


                                                                                                          Capítulo 1 de dos.

Marcos comenzó a preocuparse, llevaba tres meses sin trabajo, se estaba consumiendo el dinero que le dieron como indemnización en su último empleo. Llevaba tres años alquilando ese coqueto apartamento en el Barrio de  Palermo. Decidió poner un aviso para compartirlo pagando a medias el alquiler, escribió un cartelito que decía A persona sola comparto alquiler apartamento de dos ambientes. Fines serios, dando su dirección a continuación. A la mañana siguiente le tocaron timbre, al abrir la puerta se encontró con una joven de grandes ojos negros y bellas pestañas que lo miraba con curiosidad. Vengo por el aviso – dijo ella me llamo Alicia. Ah, sí, sí, me has sorprendido, pero pasa, pasa, échale una mirada haber que te parece.
 Ella avanzó por el amplio living, que tenía un sillón de tres cuerpos y dos de un cuerpo, todos tapizados en pana gris,  con almohadones de colores, un escritorio con alzada y muchos libros. Luego observó la cocina y el baño, se miró en el espejo de este último y sonrió.  Tienes todo impecable – espetó. Me gusta mucho la limpieza si es que voy a compartir con alguien. Pienso lo mismo que tú, replicó Marcos, para convivir la persona debe ser limpia y ordenada. Ven, mira el dormitorio, era una sala de cinco metros por cuatro. Ella entró, vio los pisos brillantes en madera, un enorme placar de doce puertas, una cama de dos plazas y media a la derecha y una de una plaza y media a la izquierda, terminó frente a un gran ventanal, descorrió las cortinas de seda blanca mirando hacia la calle que estaba dos pisos más abajo.
 Luego se dio vuelta y mirándose a los ojos se hicieron mutuas preguntas y respuestas, él le explicó a que se dedicaba y porqué quería compartir el alquiler. Ella le dijo que venía de una provincia del interior, que estaba estudiando psicología en la universidad de 18 a 22 horas, tenía un trabajo de camarera en un hotel céntrico  desde las 8 hasta las 16 horas. Llevaba  viviendo en una pensión para estudiantes desde dos años atrás,  pero eran muy ruidosos, por eso quería un lugar más tranquilo  aunque pagara el mismo alquiler.
 Luego de informarse del precio mensual ella preguntó ¿Cómo dormiríamos? Ehhh, se me ocurre poner dos percheros de pié dividiendo el dormitorio entrelazando dos sábanas que tapen dando intimidad, la cama de plaza y media sería para ti, la usa mi madre cuando viene a visitarme. Si me aseguras respeto, sin espiarme ni traerte compañía mientras estoy yo, me parece bien –dijo ella. No te preocupes conmigo no te ocurrirá nada que no quieras puedo asegurártelo –contestó Marcos. ¿Qué edad tienes? Preguntó él. 26 afirmó ella ¿Y tú? 32 aunque en un mes serán 33. Alicia decidida dijo, hoy estoy de franco,  si te parece, esta tarde me mudo, te adelanto la mitad del alquiler y vemos como funciona. Se dieron la mano y cerraron trato, ella se dio vuelta y se fue caminando por el pasillo, el miraba sus piernas y sus curvas por detrás. No puedo creerlo se decía, justo este bombón viene a vivir conmigo, tendré que darme duchas de agua fría y portarme como un caballero anfitrión jajajaja.


Bueno, esta historia está para dos capítulos no quiero aburrir, estoy retornando con las letras. Te saludo visitante….

18 comentarios:

Genín dijo...

Pues yo me quedo con impaciencia a esperar la accion del siguiente capítulo que espero sea intensa, bueno, no tiene mas remedio que serlo con un bombón así y un tipo de 32... o aunque tuviera 60...jajaja
Salud

Ilesin dijo...

Mi querido Migue has sabido dejar el relato en un punto interesante y por lo tanto esperare impaciente el final.
Besos

Rafa Hernández dijo...

La compañía de momento parece que será grata, Más vale ella, que no un compañero de piso, con greñas y barba. Pero bueno seguro que hay sorpresas; ya veremos.

Abrazo Migue.

Migue dijo...

Genin
Ni yo se que va a suceder, voy a ver que tinte le doy de manera que los lectores sientan vibrar sus emociones.

Un abrazo.

Migue dijo...

Ilesin
Razón tienes, esto es como la introducción, vamos a ver que hacen estos dos jóvenes conviviendo juntos.

Un beso.

Migue dijo...

Rafa
No me cabe duda que a ti, si ocuparas el lugar de Marcos, te sería grata una compañía femenina en tu apartamento jajaja.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Tiene pinta de acabar bien.
Veremos.

Saludos.

Camelia dijo...

Interesante relato Migue......a esperar la continuación...
Un placer visitarte nuevamente......feliz semana....un beso...

Inma_Luna dijo...

Pues me parece interesante la historia y tu blog.
Me quedo de seguidora.
Saludos

Lapislazuli dijo...

Que intriga!!!
Habra que esperar
Abrao

José dijo...

No Migue no, precisamente aburrir no aburres todo lo contrario, divertido entretenido e intrigante relato. Va a ser interesante ver el desarrollo de una situación un tanto peculiar. El personaje masculino ya piensa en duchas frías, humm, ¿en que iría pensando la doncella?
Un abrazo.

Chaly Vera dijo...

Para que una mujer acepte esas condiciones solo es posible cuando ella...

Eso lo sabremos en la proxima entrega ¿verdad?

Abrazos

Lujan Fraix dijo...

Eso se llama final abierto... da de pensar que va a pasar algo. Mucho misterio que deja la puerta abierta a la imaginación.
Un beso grande.

Migue dijo...

Amigos y amigas, agradezco su visita por mi rincón, a continuación de estas letras estaré editando la segunda parte y final de esta historia. Espero que les guste.

Abrazos

RECOMENZAR dijo...

me gusta como escribis y me gusta como los que te siguen te comentan

Migue dijo...

RECOMENZAR
Es grato que te guste,me siguen pocos pero los valoro, no tengo muchos porque no tengo tiempo de seguirlos a ellos.

Saludos.

Nicolás dijo...

Ummmm que buena pinta, me gusta como detallas todo, hace que lo vea en mi imaginacion... a ver como sigue

Migue dijo...

Nicolás

La introducción fue el anzuelo, lo que sigue se puede hacer de muchas maneras, pero finalmente hay que optar por una, espero que agrade a mis lectores.
Saludos.