miércoles, 4 de noviembre de 2015

Aprender a respetar.


Estoy caminando  por la avenida H. Irigoyen hacia la estación Lanús, cruzo la avenida, veo un mundo de gente esperando a  las distintas líneas de colectivos que salen o llegan allí. Una mujer joven lleva un cochecito de bebé que duerme plácidamente, la ayudo a subir el coche a la vereda. Ella emite un – ¡Gracias! Sigo,  llego a la plaza, la voy atravesando entre  la mucha gente que viene y va. Arribo a la estación subo una escalinata corta, entre una multitud de gente  bajo por otra escalera que  conduce a un pasillo que atraviesa las vías del tren por debajo.  El pasillo tendrá unos dos metros y medio de ancho, pegados a la pared vendedores ambulantes ofrecen sus productos. Buena parte de la gente que viene de uno y otro lado, asciende por escaleras que están en el medio del pasillo hacia el andén del tren que lo llevará hacia la estación Constitución o hacia el sur. Los demás seguimos por el pasillo al final del cual nos encontramos con otra escalera  que nos lleva a la superficie del otro lado de las vías.
Si alguno es claustrofóbico no pasaría jamás por este túnel, también hay escaleras por arriba de las vías pero poca gente las elige. 
Todos caminamos rápido, aunque algunas personas mayores lo hacen lentamente tomándose de los pasamanos.  Apenas salgo a la luz y avanzo por la vereda, veo a unos 50 metros que el ómnibus que debía tomar, allí en la terminal, estaba saliendo, me apresuro, corro, haciéndole señas. El chofer, se detiene en la calle, abre la puerta y subo. Le doy las gracias y pago con mi tarjeta. Hay choferes que con buen gesto se detienen  permitiéndote subir, otros, si no estás en la parada te dejan de  a pié y siguen viaje.  Me siento en la mitad del colectivo, en quince minutos estaré en mi destino. Poco después de la partida, se detiene y sube un grupo numerosos de niños estudiantes, seguramente de escuela privada deduzco  por sus uniformes, abonan el viaje con sus tarjetas, son unos 14 entre chicos y chicas, calculo que serán de sexto grado de la primaria o primer año del secundario, algunos se sientan adelante,  otros se corren para atrás, muy bulliciosos. En la siguiente parada sube una señora mayor, una de las chicas se levanta y enseguida le cede el asiento, en otra sube una mujer joven con un bebé, otros de los chicos se levanta y le cede el asiento. Más adelante se bajan todos juntos, estos niños están educados, son consientes de valores que les han inculcado, seguramente los padres y maestros. Para mí, árbol que nace firme y derecho, difícilmente se tuerza. Aún recuerdo, cuando tenía 9 años, venía con mi padre de pescar en el río, estaba sentado, el colectivo se fue llenando y mi padre me dice – Dale el asiento a la señora, sonó como una orden. Lo hice de inmediato y el mandato quedó grabado.

 Los valores, la honestidad, se aprenden en casa y sobre todo con el ejemplo de nuestros mayores, padres, abuelos, tíos. Algunos no tienen esa  escuela, pero tienen discernimiento, razonabilidad para saber qué es lo correcto y que lo incorrecto.  Aprender a respetar involucra infinidad de cosas, a los derechos de las personas, las normas y leyes, al cuidado del medio ambiente, a la propiedad y la vida privada etc. Etc.  Que otros no lo hagan no es excusa para hacer lo mismo que ellos. 


Bueno después de esta salida se me ocurrió escribir al respecto, te saludo amigo visitante, deja tu comentario si gustas. 

31 comentarios:

Inma_Luna dijo...

A mi me gusta observa este tipo de cosas , acciones que estan en exticion desgraciadamente.
Te educan si quizas, pero se pierde o no se emplea...
Pq vamos a lo que vamos incluso me incluyo yo, aunque ceda mi asiento y ayude al proximo ...aunque la verdad no solo lo hago pq es lo que sé hacer , si no por que me hace sentir bien...
Besos

Migue dijo...

Inma_Luna
Esta bueno que este tipo de acciones y cualquier otra que tenga que ver con asistir a los más frágiles, lo hagamos no por obligación sino porque nos hace sentir bien como dices.
Besos.

Genín dijo...

Tal cual, si no hubiera respeto mutuo y se respetaran las reglas, no podría haber una convivencia civilizada... :)
Salud

Migue dijo...

Genin
Es grato que se cumplan hacen a la convivencia, pero no escapando a la realidad hay lugares y personas que les importa un bledo el prójimo.En lo que me toca ver de cerca son los menos por suerte.
Salud.

Abuela Ciber dijo...

De acuedo Migue viene de los padres
A mis hijos y eso que teniamos omnibus de trayecto largo siempre se levantaban y era para mi un rayito de luz cuando las vecinas me lo comentaban
Ahora parece que las normas de ciranza de los niños es dejarlos hacer de todo.
Con los años esos padres recibiran lo que les dieron
Cariños y gratisimo leerte

Migue dijo...

Abuela Ciber

Es cierto que muchas madres les dejan hacer lo que quieran a sus hijos, no les ponen límites, ni normas de conducta social. Muchas lo hacen porque trabajan, están poco con ellos y se sienten culpables por lo que luego permisivas. Este post si bien menciona lo de ceder el asiento, el respeto debe extenderse a todas las normas y leyes.
Por aquí estamos en tiempos de cambio electoral, espero que el cambio incluya la educación de buen nivel en las escuelas como era antes.
Abrazos querida Abu.

Chaly Vera dijo...

Yo a mis hijos les enseñe a ceder el asiento a las personas mayores, pero si veo que uno de ellos no lo hace ¡NO LE ORDENO! él sabrá porque no lo hace. A mi, mi abuelo me ordenada que ceda mi asiento y a mi me desagradaba que hiciera notar mi falta ante extraños.
En una oportunidad cedi mi asiento a una señora a los minutos se desocupo un asiento al lado de ella y la señora llamo a su marido y los dos sentaditos continuaron viaje y yo de pie como un tonto.
En este mundo globalizado y calenturiento nadie esta obligado -por la cortesia- a ceder su asiento y mas aun a esas señoras que salen de paseo y retornan en las horas pico cuando los vehiculo van llenos.

Migue dijo...

Chaly Hay una edad en que a los hijos les enseñamos una cantidad de cosas, cuando pasan la adolescencia son dueños de sus actitudes. Cuando hablamos de ceder el asiento nos referimos principalmente a personas mayores, embarazadas, con criaturas en brazos. Si vienes de trabajar y estás muerto de cansancio, o tienes una dolencia es lógico que te retraigas a cederlo. La mala actitud de esa señora que te dejó de pie compartiendo el asiento con su marido merece desaprobación, otra persona con más don de gente te lo hubiera cedido a ti.
Actualmente no estoy viajando en las horas pico, en esas horas se viven toda clase de situaciones y la cortesía tal vez brille en muchos casos por su ausencia. He visto choferes de colectivo decir al aire, hay una señora embarazada ¡por favor alguién que le de el asiento! y alguién lo cede. Esta bien que en los ómnibus hay un asiento destinado a los discapacitados, pero a veces no es suficiente. Vuelvo a decir que cuando hablo de respeto me refieron a un sin fin de cosas como figura en el post.
Mis saludos para ti.

Doris Dolly dijo...

Migue ...es muy importante lo que has escrito sobre el respeto hacia los demás... se viajar en colectivo como tu ...te cuento..sola en una parada esperando el cole por varios minutos. llegó una joven señora con sus dos nenas, más o menos 6 y 8 añitos ( además conocida por ser vecina)llegó el cole,le doy paso a que suba, detrás yo señora mayor que ella, saco el boleto y me doy vueltas para sentarme, no quedaba asiento, las dos nenas juntas en un asiento y detrás junto a otra persona la mamá con la cabeza gacha mirando el celular,haciéndose la tonta, a propósito me paré al lado de las nenas que me miraban como con lástima, segui parada un largo trecho,hasta que se desocupó un asiento, me daba verguenza y dolor ante la mirada de los demás ... no le deseo ningún mal, solo que pase un momento como el que me ha hecho pasar, cuando tenga años para regalar.
un beso

Doris Dolly dijo...

Migue ...no quiero ser molesta...recuerdo a mi papá decirnos en una reunión...cuando llega un señor o señora mayor, si están sentados deben levantarse cuando se acerquen a saludarlos....mis hermanos como yo éramos chicos, me acuerdo que le dije y como sabemos si son mayores ? jajajja

Migue dijo...

Doris Dolly
Hay de todo en la viña del Señor. Siendo mayor y la mujer joven con dos chicos que pueden estar en pié tendrías que haber subido primero. La amabilidad tiene un límite y no todo el mundo la reconoce y la sabe agradecer. Cuando estoy mucho tiempo esperando el colectivo, cuando llega...subo, no me fijo quien viene detrás mío... y me siento atrás de todo si hay asiento. Nunca adelante porque seguro le voy a tener que ceder el asiento a alguien. Es lamentable ver como los adultos le dan malos ejemplos a sus hijos, y así seguirá la cadena. Tal vez eso te pasó porque te ves muy joven jajaja.
Un beso.

Sindel Avefénix dijo...

Y uno se admira de estas cosas, como si fuera algo raro, cuando tendría que ser algo natural. A veces los jóvenes nos sorprenden y eso es bueno, porque son el futuro, que espero sea mejor.
Un abrazo.

Migue dijo...

Sindel
Yo lo veo casi a diario, aclaro que no viajo en las horas pico, en los que la amabilidad puede estar afectada. Pero estos chicos estudiantes o vienen de padres que les han inculcado el respeto. O no descarto muchos otros casos en que los jóvenes educan a los padres. Tengamos confianza y esperanza en que el futuro sea mejor. Agradezco tu visita.
Un abrazo.

María Perlada dijo...

Hola amigo Miguel, me alegra mucho leerte aunque tenga que hacerlo a través de la pantalla de mi móvil por falta de tiempo pero me he alegrado tanto tenerte entre mis comentaristas en mi primera experiencia de relatos jueveros que saco tiempo de estos minutos mañaneros para leerte amigo mío y a la vez te animo como a mi me han animado a que participes en un relato juevero animate amigo mío que lo tuyo es escribir y lo haces genial.

Me ha encantado tu relato , he viajado contigo y he ido observando a la gente desde tus letras, oye parece ya real cuando ya bien esta descrito como tu lo haces, te lo digo en serio eres un Maestro de los relatos.

Un placer leerte y acompañarte amigo Migue y aprovecho para desearte un muy feliz día.

Un beso enorme dulce de seda.

Migue dijo...

Hola Maria Perlada, has estado magnífica en tu relato juevero, para escribir historias de amores pasionales ya tienes todos los ingredientes en tu pluma. Sera muy bueno encontrarte en otras.
Con respecto a mis relatos he comentado en la red, que los problemas de espalda solo me permiten estar sentado frente al ordenador poco tiempo. No uso móvil, esa es la razón principal de que visite poco y nada a blogs amigos, y edite poco.

Gracias amiga por siempre alentarme, se feliz como dice Karras y cuídate.

Un beso para ti.

Migue dijo...

Queridos amigos y amigas, mi aprender a respetar se limitó a las vivencias de un momento pero el ceder el asiento no es el principal problema.

Cuando once personas de vigilancia del Metro se sientan sobre las vías y hacen un paro de 11 horas, le faltan el respeto a los 400.000 pasajeros que a diario lo utilizan creándoles toda clase de problemas y consecuencias.

Cuando 3 ,5 o 7 personas hacen un piquetes en alguna de las principales avenidas de la ciudad, por el motivo que sea, creando desvíos y caos de trafico es una falta de respeto hacia los demás, sin que nadie intervenga.

Cuando a 3 domingos de la elección presidencial, un ministro de salud de la Nación sale a decir que si no se vota al candidato del gobierno se van a perder los l2 centros de ayuda para el enfermo de cáncer, a través de su cuenta de Twiter, es una campaña sucia, para meter miedo, para forzar a votar a su candidato. Esto es mentira! nadie va a quitar derechos adquiridos y menos en este tema que implica la vida de las personas. Esto es coacción y una falta de respeto.
Cuando en los organismos públicos le dicen a los empleados que si no votan a su candidato van a perder sus puestos de trabajo. Esto es una falta de respeto hacia los argentinos que ya no comen vidrio.Aunque generan miedo, y esta campaña puede volverse en su contra como un bumerang.
Cuando el número de accidentes de tránsito el el doble que el año anterior, y los controles de alcolemia se hacen sobre accidentes consumados y con muertos y/o heridos en lugar de controles permanentes en distintos lugares como establece la ley. Esta es una falta de respeto hacia la seguridad de los ciudadanos.El que mata a otro por cruzar un semáforo en rojo y a alta velocidad, debería salir de la cárcel a los 80 años, esto no sucede y los mal llamados accidentes siguen ocurriendo.Yo los llamo actos criminales.
Cuando se matan mujeres por sus parejas o ex parejas, esto era inédito en el país, las denuncias no tomadas con la debida seriedad, y cuidado de la mujer.Terminan de manera trágica.

Cuando criminales al volante, atropellan y matan a mujeres y niños, si tienen dinero las penas son cortas y tardan en aplicarse.
La inseguridad es de los que más preocupa a los argentinos, el que asuma tendrá que construir muchas cárceles, porque lo que sobran son delincuentes, que atacan en zonas supuestamente liberadas. También necesitan lugar para los funcionarios corruptos que una vez que pierdan sus fueros puedan ser juzgados.
En fin habría para escribir un libro, este gobierno hizo muchas cosas buenas, pero no podemos dejar de ver las malas que perjudicaron al país.

En la reciente elección primaria no vote a ninguno de estos dos candidatos de ahora, pero en este momento si tengo en claro que no voy a votar al de la campaña sucia, además por los colaboradores que lleva que quieren perpetuarse en cargos para obtener fueros y no ser juzgados.

La falta de respeto, está en un país en el que falta orden, en el que cada uno hace lo que quiere, a ese estado lamentablemente nos han llevado. Pero esto puede cambiar, volver a ser lo que alguna vez fuimos y superarnos aún más con honestidad, respeto a la Constitución, y personas idóneas en los cargos.
Disculpen lo extenso pero hablar de la falta de respeto llevaría hojas y hojas.

TORO SALVAJE dijo...

Hay que respetar y cuidar a los mayores.
Claro que si.

Saludos.

Ilesin dijo...

los valores han de seguir enseñándose, para que las nuevas generaciones aprendan a tener en cuenta todo lo que tienen a su alrededor y a respetar a quienes van por delante de ellos.
Besos

Migue dijo...

Toro, nosotros somos de la vieja escuela, claro que respetamos a los mayores, y así nos vieron hacerlo nuestros hijos.

Saludos.

Migue dijo...

Ilesim, siempre ponemos lo mejor de nosotros para hacerlo y veo que son muchos los padres que se preocupan por transmitirles valores y respeto. Aunque también hay de los otros pero abundan menos.

Un beso

Migue dijo...

Doris Dolly, disculpa la demora a tu último comentario, así que le preguntaron como saber si son mayores. Bueno serían muy pequeños, aunque hoy hay mayores de la tercera, de la cuarta y no se si más. No estoy seguro si la tercera edad comienza en los 70 y la cuarta en los 80 pero conozco vecinas de más de 90 con excelente estado mental. Esa debe ser la quinta edad jajaja.

Un beso.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Migue, gracias por tu visita, amigo...He leído atentamente tu relato y estoy de acuerdo en que debemos ser solidarios y respetuosos con todo el mundo y también enseñárselo a nuestros hijos...Hoy día la falta de valores humanos escasea y de ahí vienen las crisis en las familias y en la sociedad.
Es importante que en los colegios impartan una asignatura de urbanidad y buenas maneras, como existía antes...Por supuesto la familia debe cuidar la educación en primer lugar.
Te dejo mi gratitud por compartir y mi abrazo de luz, amigo...Y espero que se mejore tu espalda.
M.Jesús

Migue dijo...

Ma Jesús Yo soy recibido en escuela pública y era excelente la educación que recibíamos. Es doloroso ver que en tu país las cosas van para atrás. Bien dices que en las escuelas debería enseñarse la asignatura de urbanidad y buenas maneras como antes. Hoy aquí con este gobierno que tal vez se vaya definitivamente a través del voto popular.Si una maestra regañaba a un alumno por mal comportamiento, en muchos casos la madre iba a la escuela y golpeaba a la profesora.
Además las maestras tenían en la escuela pública la orden de hacer pasar a todos, que nadie repitiera.Bueno a ti que eres tan dulce y correcta te trasmito situaciones que alteran a los buenos ciudadanos de aquí.Espero que esta pesadilla, pase y tengamos un gobierno que ponga la educación, las salud y la seguridad de los argentino en primer termino.
Mi espalda está mejor con unas inyecciones naturistas que me han aplicado ayer. Agradezco tu visita que siempre es bienvenida.
Un abrazo enorme para ti.

karras dijo...

En la mayoría de las ocasiones el ser humano tiende a ser respetuoso,solo cuando se vuelve multitud empieza a perder valores. Bien cierto es que los tiempos de nuestra infancia son bastante distintos a la actual educación debido sobre todo a que al menos la madre pasaba tiempo con los hijos. Hoy debido a las demandas sociales ambos (si tienen suerte) tendrán que trabajar para un solo sueldo y compraran las carencias afectivas de los hijos a través de regalos u otras prebendas con la funesta consecuencia de inculcar lo poco que cuesta conseguir los caprichos.
Pero vuelvo a repetir, por norma general queremos ser buenos.
Un saludo Migue.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Migue, por qué te impactó tanto esta muestra de educación cívica? En el fondo es porque te recuerda a tu papá y a la orden que te dio cuando niño?

Migue dijo...

Julio David, la cita de que mi padre me lo enseñó de pequeño,no es más de lo que ocurre en la educación formación de cualquier niño. El tema surgió por la observación de ese día en que viajé.
En realidad en mi comentario tan extenso del 5 de noviembre en este post, hablo de infinidad de falta de respeto de unos a otros y menciono que se podría escribir un libro sobre como la falta de respeto a alcanzado niveles, nunca vistos en nuestro país.
Aplaudo todas las situaciones en que se respeta al otro, que los niños lo hagan es buena señal para el futuro en medio de tanta irrespetuosidad. Debería ser normal, pero muchas veces, en muchas circunstancia no se ve aplicar.
Saludos.

Migue dijo...

Karras, bien lo dices los tiempos han cambiado, los padres si trabajan los dos están en menos contacto con los hijos. Hay escuelas en las que las maestras tienen que hacer de madres, psicólogas, cocineras para que los niños coman algo y compartan sus preocupaciones. Eso se da en áreas de la sociedad, en otras no. Las que pueden le compran móviles y los niños en lugar de estudiar se la pasan con los jueguitos, es un mundo distinto en el que el gobierno de turno debe mejorar en las escuelas para retomar valores y estudios. Y los padres tengan en muchos casos un trabajo en lugar de un eternos subsidio por desempleo.
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Tu viaje me ha llevado a recordar a mi Buenos Aires querido
me ha encantado el sabor de tu texto

Migue dijo...

RECOMENZARL, no me cabe duda que habrá momentos en que añores tu querido Buenos Aires, que ha tenido y sigue teniendo muchos cambios.Los lugares céntricos muy concurridos ya no me agradan, me muevo más donde disfruto del aire y las buenas compañías.

Te deseo lo mejor en tu estadía en Miami.

Abuela Ciber dijo...

Que tengas una buena semana y que puedas decir buenos días...por mas que no lo sean
Cariños

Migue dijo...

Abuela, gracias, igualmente para ti. El día no tiene la culpa de los acontecimientos que ocurran en él. Es cierto que hay días complicados, hoy hubo algo de ello, pero las cosas llegaron a buen término.

Cariños.