viernes, 8 de octubre de 2010

Convivir es vivir con....


La convivencia comienza por casa, en la familia. Ésta debería ser el núcleo, la esencia de la misma. Antes estaba la casa grande, en la que convivíamos abuelos hijos casados, nietos, era normal, teníamos cocinas y dormitorios separados. Recuerdo cuando era chiquillo, con mis amigos, juntábamos leña que todos los vecinos aportaban, para hacer una gran fogata en la noche de San Juan. El carnicero aportaba los chorizos, el panadero y el almacenero el pan y las gaseosas. A la noche, luego de prender esa fogata de varios metros de altura, cuando quedaban brasas, terminábamos sentados alrededor, hasta entrada la madrugada, eran momentos mágicos compartidos. .

En el vientre de nuestra madre comenzamos a convivir, teníamos alimento, abrigo, dormíamos, cuando nos movíamos dábamos “las pataditas”, que tanto alegran a los padres de ahora, al igual que ayer... son señales que una vida nueva viene. El mundo fue cambiando, en realidad el globo terráqueo sigue girando igual, los cambios están en los estilos de vida. Hoy todo va más de prisa, hay más presión, menos tiempo para compartir. Los círculos familiares y de amistades se van reduciendo. De allí surgen el estrés, y otras enfermedades originadas en la “mala sangre”, que se lleva o deteriora de manera temprana, vidas que tendrían que haber continuado junto a nosotros. Se puede seguir el ritmo de la vida, mientras se mantenga el amor, el respeto, hacia el otro. Hay ingredientes básicos elementales para convivir: paz, libertad, seguridad, acceso a la educación, salud, trabajo, igualdad de oportunidades. La no discriminación, hacia nadie por color de piel, creencia, situación económica, país de origen.

Los seres humanos somos criaturas sociales que necesitamos de los demás para desarrollarnos como personas. Escuchar, comprender al otro hace a la convivencia. La preocupación por uno mismo, es egoísmo, el que junto con la soberbia, levanta un muro que nos hace ver solo nuestros propios ombligos. Es normal ocuparnos de nosotros para estar bien, estando así podemos ayudar a nuestro entorno y a los otros. Formando una cadena con eslabones en la que no puede, ni debería convivir la pobreza extrema, con la riqueza extrema. Tolerancia, paciencia, perseverancia, flexibilidad, adaptación a los cambios, este último es más necesario que nunca debido a que los cambios se producen con una velocidad vertiginosa. Sin embargo la flexibilidad pasa por adaptarse sin perder los valores humanos, trabajando para recuperar muchos que se han perdido en el camino.

Convivimos también con el medio ambiente, al que debemos cuidar. Con enfermedades, alegrías, tristezas. El mundo dista mucho de ser perfecto, solo podemos, desde nuestro lugar, trabajar con los elementos de que disponemos, para procurar mejorarlo. Para eso además de nuestra actitud, tenemos el poder del voto, para que quienes nos gobiernan, piensen, se ocupen de el bienestar general, por sobre el individual, no solo diciendo lo que la gente quiere oír, sino que haciendo lo que la gente necesita.

Bueno el tema da para mucho, no se si lo he tocado medio enredadito, pero termino de escribirlo y lo edito ahora. Respondiendo a una iniciativa de hacerlo en el día de hoy 8 de octubre de 2010. Te saludo.

16 comentarios:

40añera dijo...

El tema es largo pero tu lo has hecho ameno,
Feliz día de convivencia blogueril amigo
Un saludo desde Sevilla

Cristina dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión sobre la convivencia tus palabras: "el egoísmo, el que junto con la soberbia, levanta un muro que nos hace ver solo nuestros propios ombligos", son una verdad como un templo, el ego que domina a las personas las deshumaniza hasta el punto de vivir solo para ellos mismos. Como dice Maria en un comentario que me ha mandado.
¿ Podríamos hacer algo aportando pequeños granitos de arena? DEBEMOS INTENTARLO.
Un gran abrazo para ti.

MA dijo...

Hermoso post de convivencia bloguera. Gracias por participar en el proyecto de blog sobre convivencia.

Viva la convivencia en paz y en armonía en todo el planeta tierra, todos somos hermanos y ciudadanos del mundo en la tierra para tener buena convivencia.

Un abrazo de MA para ti.

María dijo...

Yo también creo que desde la familia y en la niñez se van aprendiendo los valores humanos del respeto, cariño, tolerancia, es ahí donde se deben inculcar los valores.

Un abrazo de CONVIVENCIA BLOGUERA, amigo.

Senovilla dijo...

Hoy es un día para aprender los unos de los otros y entendernos un poco más.

Gracias por estar en Convivencia y te dejo un abrazo muy agradecido.

Migue dijo...

Gracias a ustedes amigos,40añera,Cristina,MA,María,Senovilla por sus saludos,abrazos y comentarios.A través de María me enteré, sumándome a participar.Siendo que sentimientos comunes nos unen en lo simple que podría ser la convivencia. Amor con mayúscula, tolerancia y fortaleza conformando una base sólida.

Lo que me preocupa es...(lo que han gastado para venir a visitarme desde tan lejos)...es un toque de humor,nuevamente. GRACIAS a ustedes.

Mery Larrinua dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada!!!!
un abrazo

María dijo...

Jjajaajaj gracias por hacerme sonreir con lo que dices al final del comentario.

Un abrazo bloguero.

Migue dijo...

A Mery la he ido a visitar a Miami para agradecerle su visita,quedándome en su blog que es un mundo,he vuelto al instante para reencontrarme contigo María.Como ves, no me fijo en gastos cuando el viaje vale la pena,jajaja.El humor ayuda a convivir ¿verdad?

Un abrazo a las dos,amigas blogueras.

lisebe dijo...

Un placer poder conocer a personas como tu y disfrutar de esta magnifica convivencia leyendo.

Me ha encantado el post Migue.

Un saludo cariñoso desde mis dos blogs

Sil dijo...

Migue, es un verdadero honor tenerte entre mis lectores. Tu gentileza en escribirme me emocionó.
Me detuve a no solo seguirte en el blog sino también a leer tus artículos, de por sí más que interesantes. Te mandé dos mail si no me equivoco, espero que te hayan llegado.
Tu entrada de "Convivencia" me parece increible.
La parte que expresás: "La preocupación por uno mismo, es egoísmo, el que junto con la soberbia, levanta un muro que nos hace ver solo nuestros propios ombligos"... Es justamente esa la que hace que se desarmonice todo a nuestro alrededor. No hay peor cosa que el creer que lo de uno es lo más válido.
Gracias por estar presente en mi vida

Migue dijo...

lisebe,soy nuevo en el mundo bloguero,pero no en vivencias y forma de ver las cosas de todos los días.Lo que no deja de sorprenderme gratamente, es la presencia fuerte de la mujer,poseedora de una gran sensibilidad,cuya pluma corre expresando sus sentimientos.

El placer en conocerte también es mio.

Te envío un fuerte abrazo

Migue dijo...

Sil,gracias... por considerar el hecho de leer tu blog un honor,el honor es tuyo, lo ganas con lo que haces,de allí mi visita con comentario y el hecho de escribirte.Has ido más atrás, leyendo otras notas mías,también eso agradezco.Una frase corta no representa a una persona.Si, una continuidad de su pensamiento y sentimiento escrito.Aún no me han llegado tus mail,se habrán quedado en el éter,o alguna interferencia no quiere que me lleguen jajaja.

Un cariño grande para ti

Recursos para tu blog - Ferip - dijo...

Hola Migue! Me qué leyendo tus comentarios en el blog de Afa...esa jirafilla que ambos conocemos...
No está abandonado, para nada. Son momentos que surgen cuando quieren, y conviven con nuestros sentidos y sentimientos.
Al leerte recordé mi primera convivencia, con mi hermana, en la panza de mi mamá. Será por eso que es tan entrañable hasta hoy?
Convivir es algo bello o tormentoso, depende del matiz de cada vivencia.
Intentar elegir las que nos permitan crecer y generar aquellas que nos fortalezcan será cuestion de habilidad, inteligencia... y fe, mucha fe.

Un abrazo!

RECOMENZAR dijo...

Que suerte que nos encontramos te espero siempre me gusta tu blog y la plataforma que tienes es igual a la mia...Escribes hermoso
Un beso y te espero

Migue dijo...

Ferip,conviviste con tu hermana,nacieron mellizas?.Mira,no se si será por eso,pero ser entrañable la amistad o convivencia contigo,no me sorprende ni lo veo difícil!¿Ella eligió la docencia como tú?
Es cierto, elegir bien requiere lo que tú dices,habilidad,inteligencia,fe. Sumo darse tiempo para elegir con quien convivir.Aunque en la convivencia, como para bailar hace falta al menos dos.Eso hace a la posibilidad de bello o tormentoso el convivir.Pudiendo ser fácil,puede terminar siendo complejo.

Dos Abrazos!