domingo, 10 de noviembre de 2019

Cuando menos lo esperas...

Estacione mi vehículo y me corrí al sanatorio de mi obra social, exhibí el carnet de afiliado, luego tomé el ascensor y llegue a la guardia.  Había 10 personas esperando, me senté en un asiento libre. Dos doctoras iban llamando por sus nombres, los pacientes entraban y salían con rapidez. A los 20 minutos me llamó a mí, rápidamente le comenté que hacía tres días que sentía un dolor intermitente en el pecho a la altura del corazón. Que pensaba que no era muscular, ya que ya lo había tenido tiempo atrás y era distinto.

Para mi tranquilidad, extendió 3 órdenes, una para un E.C.G. otra para un análisis de sangre y una última para una radiografía de tórax. Con los resultados me vuelve a ver  -  afirmó. Volví a planta baja, entregué las órdenes, conservé la de radiografía, por las demás me dijeron que me iban a llamar. Había bastante gente sentada, pensé que iba a demorar, pero en diez minutos un enfermero me llamó por mi nombre, lo seguí, hasta una sala en que una médica primero me hizo un electrocardiograma y luego me tomó muestra de sangre. El resultado del primer estudio me lo dio para llevar a la doctora, el otro dijo que en dos horas estaría en recepción de P.B. Salí de allí, camine por una pasillo hasta llegar al lugar en que me sacarían la placa radiográfica.

La técnica en rayos después de pedirme que me quede en camiseta de algodón me sacó tres placas, cada vez que estaba por vestirme me decía que había salido movida, y sacaba otra, y así llegamos a la última que salió bien. La joven era muy simpática, y salí de allí para ver a la doctora en el piso superior, allí cuando salió otro paciente me asomé y me invitó a entrar, miró el E.C.G. diciendo que estaba muy bien. Me pidió que volviera en dos horas para ver los otros resultados. Como era la hora 12 y 30 del mediodía, crucé enfrente entrando en uno de esos restaurantes  rápidos.  Se me ocurrió comer un par de empanadas de pollo con una copa de cerveza. Después de las 13 horas el lugar se llenó de jovencitos que salían de sus escuelas, mientras almorzaban hablaban y reían como es propio de su edad.

Pasada una hora el local estaba casi desierto, un viejo sentado miraba a través de la vidriera el intenso movimiento de vehículos y personas en el exterior. De pronto, una hermosa y elegante  mujer de edad mediana, ingresa, pide algo en el mostrador y se sienta en una mesa cercana a la mía. Se quita el saco rojo que portaba y lo deja sobre el respaldo de una silla. Luego se pone a hurgar en su cartera, busca y busca, hasta que saca lo que parece un pequeño perfumero. Al hacerlo sin tomar cuenta de ello arrastra un billete de 500 pesos que cae debajo de su silla. Me levanté, me acerqué, y agachándome tomé el billete (aproveché para ver sus piernas bonitas) le entregué el dinero con una sonrisa  diciendo – No te has dado cuenta de que se te ha caído, - Oh! Soy una despistada, te estoy muy agradecida. –Bueno si me dejas compartir la mesa contigo me sentiría muy bien pago.  – Pues claro, con gusto, me hubiera dolido perder ese dinero. En tanto el mozo le traía unos sándwich de miga tostados con una bebida cola se presentaron. –Me llamo Migue ¿Y tú? – Yo Ana, replico ella. Y, ¿A qué te dedicas Ana? Soy Profesora de Ballet de niños, y, ¿Cuál es tu actividad?  Soy ladrón-respondí. Ella me miró perpleja. No, no, es broma, soy asesor de varias empresas, me llaman cuando tienen conflictos. ¡Ale! Qué interesante, has de tener experiencia y mucha labia. Debe ser, al menos me siguen llamando jajaja.  Seguimos conversando animadamente, ella se quedo la hora que yo estuve. 

Me da gusto cuando encuentro una persona educada y simpática para platicar y si es bonita mejor. Cuando nos despedimos ella me dio un beso en la mejilla, su perfume embriagó mis sentidos, y sus labios rojos también. Me fui con su número de teléfono, así que volví muy feliz al sanatorio. Esta historia continuará aunque no la escriba aquí.


Te saludo visitante, creí que no iba a escribir más, pero parece que vuelvo cada tanto.



8 comentarios:

Ester dijo...

He venido con mi silla, no leo lo que se escribe el domingo, (me tomo vacaciones blogueras ese dia) pero con tu invitación decidí buscarte. Cuando lo que leo es interesante o está bien escrito no se hace largo y además los lunes tengo unos minutos mas de tiempo. Espero que la historia continúe, que los resultados sean óptimos y que haya más sándwich de miga. Un abrazo

Tracy dijo...

Vuelve siempre porque es un placer leerte.

TORO SALVAJE dijo...

Ladrón de corazones eh...

:)

Saludos.

Migue dijo...

Ester, gracias por hacer una excepción conmigo y visitarme con silla y todo.
Tal vez haya un nuevo encuentre, aunque sea sin sanwich de miga, el volver a ver ese bombón me hará feliz.

Un abrazo.

Migue dijo...

Gracias Tracy, a veces un día rutinario se convierte en especial. Las musas se hacen presente, dando lugar a este relato.

Saludos.

Migue dijo...

Hola TORO, que se le caiga ese billete me dió la oportunidad.
Y bueno, ella estaba muy agradecida, yo soy de cooperar... vemos como sigue.
Un abrazo

Alís dijo...


Fue compensado el buen gesto de mostrarle que se le cayó el billete. Otro hubiera esperado para recogerlo del suelo y quedárselo.

Ojalá la historia tenga una buena continuidad. ¿De verdad no nos contarás?

Un abrazo

Migue dijo...

Es cierto Alis, no lo había pensado, otro tal vez hubiera esperado que se fuera y llevarse el billete. Pero uno no puede dejar de ser como es.

Contar como sigue no se si lo haré. Tal vez influyan los resultados en ello.

Un abrazo para ti en Santiago de Chile. (muy convulsionado hace días)