miércoles, 22 de septiembre de 2010

Silencio que duele ¡Industrias paradas!


El trabajo genera recursos que mantienen familias, las personas no somos islas, dependemos unos de otros, como vasos comunicantes. Necesitamos generar nuestro propio ingreso, cada uno se realiza con y en lo que hace, el trabajo nos dignifica. Los subsidios son una solución temporal para los que necesitan utilizar su intelecto, artesanía, creatividad, dinámica. De lo contrario pueden enfermar, tener problemas en su casa, etc. “El ánimo de las personas cambia si no tiene empleo” estando en condiciones de salud para hacerlo.

Si bien me gusta el silencio nocturno en días de semana o en amaneceres, cuando se va poniendo lentamente en marcha la actividad laboral. No puedo olvidar el silencio de la no producción, con disminución de servicios, ése si que duele, por cierre de establecimientos. Sobreviene en las épocas de crisis, como consecuencia de políticas económicas mal dirigidas ya sea por ineptitud, obedecer directivas externas, erróneas, interesadas. Efecto dominó no previsto. O bien por contemplar los intereses de los gobernantes de turno y no por el del bienestar general del ciudadano común. Ese silencio duele por lo que representaba, con todas las consecuencias que seguiría originando en la gente, hasta retomar rumbo hacia adelante retomando la estabilidad y el desarrollo.

En estos días mientras me movilizo aquí por mis actividades, veo el movimiento de la gente, hacia o en sus distintas ocupaciones con buen ánimo...(¿será que influye la llegada de la primavera?) Al margen de convivir con una cantidad de problemas en común, que siempre faltan por resolver, cada uno de nosotros tenemos los propios. Cada país también los tiene, en general son similares o los mismos, solo difieren a veces en las épocas en los que se originan. Estamos muy lejos de lo ideal requerido, pudiendo éste ser posible. ¿Seguirá siendo una utopía? Es un comentario mío, procurando no extenderme. ¿Tu que opinas?

2 comentarios:

María Dorada dijo...

Hola, Miguel:

Pero qué alegría me has dado, con un nuevo post, pensé que no tenías nada nuevo, por tus obligaciones que te ocupan tiempo.

El trabajo es necesario, no sólo para generar recursos económicos, sino para mantenernos activos tanto física como psíquicamente, yo creo que es una fuente de salud, te lo digo en serio, el que tiene un trabajo tiene más vida.

Personalmente, cuando estaba todo el día trabajando, me sentía estresada, pero me sentía con esa inyección de vida que te da la ocupación.

Ahora que estoy en el paro, al serntirme inactiva, me hace sentirme inerte hacia esta sociedad, y también hacia mí misma, y como yo, muchos parados, es una situación dificil, no ya por la economía, sino por uno mismo interiormetne.

Según la Constitución Española, es un derecho de toda persona tener un trabajo.

Según María o sea yo jajaja tener un trabajo es es fuente de vida, porque estar ocupados, y activos, es mantener el espíritu joven.

Un beso, amigo, y feliz fin de semana.

Migue dijo...

Muchos tenemos almas gemelas en ese sentido,trabajar,producir,crear nos hace sentir bien. De lo que tengo que tener cuidado yo, es de no pasarme,ya que tiendo a excesos en abarcar distintas responsabilidades.

Aquí tambien el trabajo es un derecho.Aunque tuve problemas de paro en su momento,hoy no estoy inactivo por hacer actividades independientes.

Un beso amiga.